Profesor de Harvard alaba sistema de salud costarricense

Solo Canadá tiene una esperanza de vida como la de Costa Rica en América.

Ovidio Vargas. (BBC)- El sistema de salud costarricense fue expuesto como un ejemplo a seguir para Estados Unidos, por el profesor de la Facultad de Medicina de Harvard, Atul Gawande.

En el artículo “Los costarricenses viven más tiempo que nosotros. ¿Cuál es el secreto?”, destacó que a diferencia de la nación norteamericana, la salud pública en Costa Rica es una prioridad.

“Es extraordinario ver que un país pasó de tener una esperanza de vida 13 años menor que la de Estados Unidos a igualarla en los 20 años que siguieron al lanzamiento de sus programas de salud pública, con solo una sexta parte del ingreso per cápita de Estados Unidos”, señaló el médico.

En el estudio también se resalta que el país va en camino de acercase a los 81 años de esperanza de vida (en EE. UU. son 79 años); la segunda más alta del continente solo por detrás de Canadá.

En el aporte del médico de Harvard se relata la historia y labor de la Caja Costarricense de Seguro Social para que el país posea un sistema de salud ejemplar para la la región.

“Un reconocimiento”

“Me pareció un enorme reconocimiento a un país que ha tenido políticas claras y, lo más importante, que han trascendido gobiernos”, dice sobre el artículo la exministra de Salud costarricense María Luisa Ávila.

Según la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el sistema costarricense “ha sido referente en la región por su orientación con base a la Estrategia de Atención Primaria de Salud y sus buenos resultados”.

Así lo señaló en el informe “Perfil del sistema y servicios de salud de Costa Rica”, de 2019. Y la Secretaría de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) indicó en 2017 que “el sistema de salud de Costa Rica es ampliamente visto como una historia de éxito“.

El doctor Atul Gawande es fundador y presidente de Ariadne Labs, un centro para la innovación de sistemas de salud, y ha escrito para The New Yorker desde 1998.

Cuestión de décadas

De acuerdo con Gawande, “en Costa Rica la salud pública ha sido una prioridad durante décadas”.

La Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) se creó como ente semiautónomo en 1941, durante la administración del presidente Rafael Ángel Calderón Guardia, y dos años después se reformó, volviéndose una institución autónoma destinada a la atención de la población obrera mediante un sistema tripartito de financiamiento.

Pero fue en la década de los 70, dice Luis Rosero, experto en demografía, cuando se estableció como el sistema actual, para la implementación del sistema universal del Seguro Social.

Juntas de Educación de todo el país deben ¢18.000 millones al CNP

Ejecutivo emite decreto para evitar reducción salarial de los docentes

Dirigente del PLN investigado por usar dinero de una escuela en campaña electoral

MEP busca recuperar 4 años perdidos de la educación costarricense con nuevo plan

En esa década, escribió Gawande, Costa Rica se concentró en combatir la mortalidad maternoinfantil, reforzando los cuidados pre y postnatales, la muertes maternas entre los 70s y 80s se redujeron en un 80%.

A mediados de los 90, señala Rosero, se hace una nueva reforma del sector de la salud, que fue diferente a las de muchos países en Latinoamérica, en las que se tendió a privatizar.“En Costa Rica no, lo que se hace es volver a la idea de alcanzar a la población más necesitada, más abandonada a través de pequeñas clínicas a las que se les denominó los EBAIS (Equipos Básicos de Atención Integral de Salud)”.

“Eso tiene un éxito extraordinario: se mejora la accesibilidad de las personas, se disminuyen las inequidades”.

¿Cómo funciona?

El seguro público cubre aproximadamente al 95% de la población. Sin embargo, las prestaciones de salud cubren al 100% de los habitantes.

El 5% de no asegurados incluye, por ejemplo, empleados informales o temporales, inmigrantes indocumentados, ciertos refugiados, algunos grupos indígenas.

La Caja se financia con las contribuciones de los afiliados, los empleadores y el Estado.

Entre 2011 y 2016 el país invirtió en salud, en promedio por año, el 8% del Producto Interno Bruto, informó el Ministerio de Salud en 2019.

El país está dividido en áreas de salud que tienen “una población adscrita de entre 15.000 y 40.000 habitantes en zonas rurales y entre 30.000 y 60.000 habitantes en zonas urbanas”, indica la OPS.

Y en dichas áreas funcionan 1.045 EBAIS, considerados la base del sistema nacional de atención de la salud, que cuentan con cinco miembros, entre ellos un médico y un asistente técnico de atención primaria (ATAP).

Durante su tiempo en Costa Rica, la labor de estos ATAP impresionó a Gawande por su profesionalidad y compromiso.

Recuerda a uno en particular que, montado en su motocicleta, llevó vacunas contra la covid-19 a pacientes que no podían desplazarse a sus clínicas locales.

Cada EBAIS lleva una “ficha familiar” por cada hogar que tiene a su cargo y según la prioridad con que se clasifique a esa familia, se le visita una, dos o tres veces al año.

¿Que puede aprender Estados Unidos?

Gawande indicó que a diferencia de Estados Unidos, el sistema costarricense prioriza el sistema y su gatos en las necesidades principales de salud.

Además, la atención médica norteamericana es independiente en su mayoría, mientras que Costa Rica muestra los beneficios de integrar tanto la atención médica y la salud pública: gasta menos y obtiene mejores resultados.

“Creo que el hallazgo de que Costa Rica puede lograr tanto, incluso con ingresos modestos, sugiere que también hay muchas oportunidades en otros países“. Concluyó Gawande.

Con información de la BBC.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.