Una y otra vez: Las contradicciones y mentiras del diputado fabricista Jonathan Prendas ◘ Opinión

Pero el asunto con este congresista no solamente pasa por un asunto de imagen y discurso, sino por hechos que confirman su arrimo con intereses cuestionables en contra del mismo pueblo

No contento con la gran cantidad de reiteradas mentiras que los medios le han sacado desde que es diputado, ahora Jonathan Prendes, del Partido Nueva República (partido de Fabricio Alvarado), ahora se contradice a sí mismo de un día para otro y entra en el espacio de lo absurdo.

Hagamos recuento: mentiras, contradicciones y absurdos. Uno sencillamente no puede imaginar que este congresista que se define a sí mismo como especialista en comunicación política y politólogo piensa que sus expresiones realmente logran el agrado de los votantes.

Véalo usted mismo: el pasado 1 de abril dijo que estaba de acuerdo con una cuarentena general y que la restricción vehicular es indispensable:

Pero el 2 de abril publicó en su Twitter que la restricción es inconstitucional y que por eso acudirá a la Sala Constitucional:

¿Con qué propósito? Joder al Gobierno, hacer crítica barata y emitir un discurso necio de oposición falso, que mientras habla de oposición responsable por otro lado hace todo lo contrario. La críticas y las percepciones sobre los problemas nacionales son necesarias, como la oposición y la correlación de fuerzas en una democracia sana como la nuestra, pero cuando esa crítica está fundamentada, es seria y se basa en razonamientos responsables, no develando un odio y una inconsistencia moral y ética como le hemos visto a este actor de la política nacional.

Para seguir, este diputado, además, defiende abrir las iglesias durante la pandemia más grande e impactante que ha tenido la humanidad desde la gripe española hace 100 años.

Sus acusaciones reiteradas sin fundamentos y mentiras ya demostradas varias veces son parte del cuadro de este político tercermundista, que aún piensa que para lograr adeptos debe destruir al contrincante antes que estudiar y proponer con seriedad y con respaldos. Política del siglo pasado que ha ido quedando atrás poco a poco.

Pero el asunto con este congresista no solamente pasa por un asunto de imagen y discurso, sino por hechos que confirman su arrimo con intereses cuestionables en contra del mismo pueblo. Dos ejemplos, pero son decenas: su oposición irreflexiva y cínica a la ley contra la usura bancaria que tanto beneficio traería a cientos de miles de costarricenses y el apoyo a la pesca de arrastre que tanto daño hace nuestros mares.

Además, tiene una causa en la Fiscalía por un viaje que hizo y aparentemente fue financiado por la empresa de telecomunicaciones Huawei.

Ni siquiera hablemos de su oposición y la de su grupo de políticos confesionales a derechos humanos de las minorías o de su pretensión de imponer su fe y creencias por encima de los derechos internacionales más importantes, o su oposición a que estos derechos humanos sean enseñados en nuestras escuelas, hablemos también de cómo este señor quiso arrogarse como obra suya un gran esfuerzo interinstitucional del país para ingresar a la OCDE, una organización de primer mundo.

Y esa contradicción y politiquería no es nueva, en una oportunidad dijo que gracias a la oposición responsable de su partido se había podido superar la crisis fiscal y financiera de Costa Rica, pero él y su partido votaron en el Congreso todos los proyectos en contra para lograrlo. Y este señor, para más señas, es el líder del Partido Nueva República y mano derecha de Fabricio Alvarado.

En otra ocasión se dejó decir que la norma de aborto terapéutico que finalmente publicó el Gobierno “permitiría el desmembramiento del bebé o su quema aplicándole un ácido“, algo que a todas luces era una mentira marca Diablo:

También, para más señas, dio un dato falso sobre el desempleo en Costa Rica al incluir un rubro que el INEC no toma en cuenta para el cálculo de ese indicar en Costa Rica.

Podríamos seguir, pero el punto está muy claro. Nos queda el aprendizaje a los costarricenses, esa forma que tenemos de enterarnos cuando hicimos algo mal, pero podemos rectificar cuando el momento llegue.

1 thought on “Una y otra vez: Las contradicciones y mentiras del diputado fabricista Jonathan Prendas ◘ Opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *