Una excelente película desvalorada: «Tr3s Marías», como el vino… ◘ Opinión

Más allá de los premios obtenidos de corto alcance, esta película es -a mi criterio- una de las mejores producciones cinematográficas que se han realizado en Costa Rica.

Una de las películas costarricenses que se pueden ver estos días de manera gratuita en Youtube es «Tr3s Marías», Francisco «Pako» González, dada a conocer en el año 2012.

La peli ganó dos premios al «Mejor Guión Original», una en el Festival Internacional Ícaro de Guatemala y otro en el Festival «Paz con la Tierra» de Costa Rica, hoy conocido como «Festival Internacional de Cine» de este país. También ganó premio a «Mejor actriz» para Ariadna Retana en Costa Rica y «Mejor Fotografía» en Guatemala.

Pero más allá de los premios obtenidos de corto alcance, esta película es -a mi criterio- una de las mejores producciones cinematográficas que se han realizado en Costa Rica. Sí, suena aventurado y más aún si yo no soy crítico de cine ni especialista.

Sin embargo, trataré de justificar mi percepción para que usted se siente a verla de una buena vez y confirme o no si coincidimos en estos criterios.

Sin duda, los puntos altos de esta cinta son el guión, las actuaciones y la fotografía, tres elementos extraños en el cine costarricense, principalmente los dos primeros.

Ahora bien, más allá de esos elementos técnicos, esta es una película que logra buenos efectos en el espectador, desde su «rescate» o «exposición» de esa cultura urbana marginal y popular costarricense, de ese lenguaje «vernáculo» bien dicho, sin dejos ni poses; hasta un juego de líneas de tiempo y espacios que sorprende y logra algo más que cuesta mucho ver en el cine común: genera suspenso e intensidad.

Es la exposición de una cultura machista, violenta y contradictoria que se desarrolla en un ambiente normalizado en la decadencia: muy tico, pero ante todo: muy real.

Por otra parte, con un excelente guión que logra tener un eje narrativo consistente y fuerte, va dejándonos ver escenas, trazos, de una realidad costarricense que es ajena a la mayoría, o bien, que la mayoría prefiere ver ajena. Insisto: muy real, sin poses, sin diálogos forzados y con una naturalidad que asombra. Juraría que los actores provienen de los mismos barrios marginales y del mismo círculo de delincuencia, prostitución y decadencia que se va articulando a lo largo del filme. La selección de los actores y su trabajo consecuente es sin duda un punto alto. Insisto: sin poses.

Las tres Marías son María José, María Victoria y María Elena, tres mujeres en ese contexto que sufren su circunstancia dentro de un espacio que se destila normal, pero que encierra aberraciones que parecen invisibles a los personajes, pero que en algún momento explotan en la cara, como una broma de mal gusto.

Ciertamente, también la fotografía, la ausencia de colores, le aporta un ambiente lúgubre, pero la música popular y el seguimiento de las escenas desde los zapatos de sus personajes (literalmente) le confieren a este largometraje una apreciación única y muy particular.

No le contaré la historia, la trama, ni otros detalles, porque usted tiene que descubrirlos por sí mismo.

Esta cinta la vi primero en 2012 y me dejó una buena impresión, hoy, 8 años después, la veo de nuevo y me genera una mejor. Sin duda, una película costarricense que hay que rescatar y celebrar. Tr3s Marías, como el vino…

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *