¿Un milagro? Sobrevive después de 165 días hospitalizado por infección severa por Covid-19

Pero Richard no es el único caso: el 20 de mayo anterior, el centro hospitalario vivió una historia similar, con un paciente de 38 años que venció sus complicaciones.

camas de hospital

Para algunos un milagro, para otros la excelente aplicación del personal de la CCSS, pero lo cierto es que el caso de don Richard pasará a la historia como uno de los más impresionantes sobrevivientes de la pandemia, una historia de esperanza y lucha.

El paciente tuvo una infección por Covid-19 en octubre de 2021 que parecía normal, pero empezó a complicarse cuando quedó “sin respuesta a los medicamentos, con agitación y saturaciones de oxígeno muy bajas”.

Ya en el hospital Max Peralta de Cartago llegó a enfrentar un distrés severo que requirió equipo extracorpóreo para oxigenar, remover el dióxido de carbono y mantener funciones vitales.

La aparente ventaja de Richard fue que con 41 años era una persona saludable, pero la hospitalización se fue alargando más y más.

El asunto empeoró porque “tras un cultivo notaron la presencia de un hongo y lo medicaron, pero al no responder a los medicamentos procedieron a intubarlo y ocho días después ya iba para la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) con un procedimiento muy invasivo y de alto riesgo”, declaró Viviana, su esposa.

Según informó el intensivista Saúl Rodríguez, “aun con el ventilador mecánico apagado el paciente hizo neumotórax, eso significa que se “desinfla el pulmón”, una complicación que tuvo que ser intervenida quirúrgicamente con apoyo de los cirujanos del hospital Calderón Guardia”.

Según el detalle informado, ya después de la cirugía tuvo que estar 40 días en un proceso de rehabilitación, soporte nutricional y con terapia respiratoria, antes de separarlo del ventilador mecánico. 

Después de largo procesos de recuperación, Richard poco a poco fue recuperando su respiración. El relato de Viviana deja patente el amor y profesionalismo del personal que lo atendió:

“Algo que nunca olvidaré es que cuando Richard había logrado alimentarse por sí mismo y ya lograba comer de todo, le preguntaron si se le antojaba alguna cosa y pidió su hamburguesa favorita. Ese día el personal le mandó a traer el combo completo, usando sus propios recursos. Otras veces le encendían el televisor y le ofrecían otros gustitos, para que el ambiente fuera más acogedor. Esos detalles me sorprendieron mucho, porque considero que además de que no está en sus funciones, él era un desconocido para ellos, pero eso no importaba, lo hacían con todo el cariño, para motivarlo”, relató.

El equipo humano del hospital, junto a su familia, aplaudieron y hasta lloraron el día que Richard logró salir del hospital por sus propios medios, según informó en un comunicado Prensa de la CCSS.

Pero Richard no es el único caso: el 20 de mayo anterior, el centro hospitalario vivió una historia similar, con un paciente de 38 años que venció sus complicaciones tras 5 meses de internamiento y 4 meses unido a un soporte extracorpóreo y logró salir del centro médico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.