Trabajo y precarios han sido los principales clústers de contagio del coronavirus

Según la investigación realizada por el programa Interferencias de Radio UCR, en colaboración con el científico de datos Rigoberto Carvajal de la Universidad de Costa Rica.

Un valioso estudio del programa Interferencias de la Radio UCR demuestra que los primeros 4 meses de pandemia en el país, fueron los espacios de trabajo, precarios y comunidad cantonal los clústers principales de transmisión del SARS-Cov-2.

Según la investigación realizada con la colaboración del científico de datos, Rigoberto Carvajal, de la Universidad de Costa Rica, un cuarto clúster han sido los hospitales y en cuarto lugar los espacios sociales (fiestas y encuentros de esa índole).

El hacinamiento en cuarterías y el espacio de transmisión familiar también están en la lista de los principales clústers. En los últimos meses, sin embargo, según los reportes que se tienen, es posible que los encuentros familiares pasen a ser un clúster determinante en la nueva etapa de contagio masivo que enfrentamos.

En el caso del trabajo y los precarios el detonante principal tiene relación con la importación de casos desde Nicaragua y la necesidad del trabajo para sobrevivir, ligados a los clústers que se abrieron en La Fortuna de San Carlos y Los Chiles.

Por otra parte, está el clúster que se abrió en el hospital de Alajuela con el contagio del virus a partir de un médico que lo trajo de Panamá y creó una “ola de expansión” desde ese lugar.

Despúes de esos casos identificados la transmisión ha sido comunal, de manera que la información sobre los clústers es más difusa y aún el Ministerio de Salud no la reporta.

Sin embargo, el estudio de Interferencias revela que la mayoría de casos extranjeros no fueron importados desde Nicaragua, sino que se contagiaron aquí por las condiciones de hacinamientos y vulnerabilidad en que viven, principalmente ligados a dos focos de transmisión: La Carpio en La Uruca y Pavas. Luego de esos casos, aunque no lo menciona el estudio, se debe considerar la transmisión que se dio en Alajuelita y que se expandió hacia Desamparados, aunque en este cantón ya desde diferentes orígenes.

Como se puede analizar en el cuadro siguiente, hasta mediados de abril los principales clústers fueron los casos importados y mediante hospitales. Luego poco a poco el contagio empezó a aumentar por relaciones laborales hasta encontrar su pico el 4 de mayo. Seguidamente los casos se ubicaron en una gran variedad de clústers, principalmente importados y con relación cantonal, hasta el 18 de mayo. Luego la relación con los precarios aumentó convirtiéndose en el principal hasta el 29 de mayo.

MÁS CONTENIDOS:

En junio los precarios y la relación comunal siguieron teniendo supremacía, pero fue entonces cuando las relaciones sociales aparecen como clúster importante y el trabajo retoma importancia. Hacia finales de junio se da una revelación que posiblemente persiste hasta nuestros días: el gran número de casos sin nexo, más de un 60%.

Siga el gráfico para mejor ver:

En el caso de casos importados queda claro que la mayoría provinieron desde Nicaragua, pero también hubo desde Estados Unidos.

Al 5 de julio solamente un 10% de los casos fue considerado como importados, es decir, que adquirieron el virus en otro país. El restante 90% se contagiaron aquí por los diferentes nexos que ya vimos.

En este mapa del estudio del programa Interferencias se puede observar la distribución geográfica de los casos importados:

Como se sabe, en Nicaragua no se tomaron medidas para evitar el contagio de los ciudadanos y eso desencadenó que muchos nicaragüenses trajeran el virus cuando pasaron la frontera de manera ilegal para buscar trabajo en las empresas productoras y empacadoras de la zona norte del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *