Tiempo de más amor y menos sexo ocasional

Con el descubrimiento de la sexualidad en cuanto hay un distanciamiento social, las relaciones empiezan a caminar por una ruta distinta…

El momento actual que se vive es inédito y seguro quedará plasmado en los libros de historia. En el futuro, las discusiones acerca de la pandemia del COVID-19 se darán por el hecho de que las relaciones humanas y sus reacciones han resultado ser de lo más diverso. Si las conductas del ser humano dependen del peso representativo de los hechos, las situaciones extremas y repentinas crean una versión diferente para cada persona, asociados a la crisis sanitaria mundial.

Para algunos, puede que se aumenten las fobias u obsesión por la limpieza. Para otros, estar cara a cara a un confinamiento que recalca la importancia de una distancia física social nunca antes experimentada de las personas queridas, genera dudas y otros miedos. Además, las conspiraciones e incluso ideas extremas pueden afectar a la forma de ver las cosas tal cual son. Y, en medio a todo esto, se ven afectadas por supuesto, las relaciones de amor y sexo con las damas de compañía.

El proceso de volver a la vida, aunque haya condiciones específicas, genera tensiones en relación a qué es lo que va a pasar. Y de todas las importancias que representan el momento de pandemia en el planeta, la descubierta acerca de la sexualidad es la que más debates genera.

El estrés de la situación puede ser la clave para generar menos deseo sexual y más calma a la hora de conocer a alguién. En otros casos, hay personas que encuentran en la sexualidad una vía de escape para descargar el estrés y ansiedad.

Skokka siempre busca las mejores alternativas para que las relaciones entre las personas sean de la manera que cada uno desea, pero siempre seguras. Es tiempo de más amor y menos sexo ocasional. No obstante, para todo hay una explicación.  

Por ello, vale la pena enseñar las razones por las cuales se opta más por un amor tranquilo en lugar del sexo ocasional, este que era parte de la rutina de muchos en todo los rincones del mundo actual.

Las nuevas relaciones. Más que sexo, se busca el amor

Por ser un momento de incertidumbre, las preocupaciones generan miedos y detienen la naturalidad que antes era previsible a la hora de buscar sexo con las escorts del DF. La generación joven afectada por la pandemia COVID-19, hasta entonces, aparecía entre la que más buscaba sexo ocasional y menos relaciones con solamente una persona, estas que crean lazos afectivos. 

Hasta que sea posible volver a una normalidad, los gobiernos aconsejan innumerables precauciones para que se pueda contener la transmisión del virus. Una de ellas es evitar al máximo el sexo ocasional. 

Es cuando el amor y el sexo pasan a tener significados diferentes. Las evaluaciones acerca de la vida en sociedad hacen que las personas despierten para las relaciones, que creen los lazos que antes eran evitados al máximo. Ahora, hasta que llegue el momento de sexo con una persona, habrá mucha más conexión y mucho más tiempo para invertir en descubrir los intereses del otro. 

El hecho de tener tiempo para pensar, tiempo de estudiar los miedos y aprender a lidiar con las emociones, permite que exista la búsqueda de vínculos emocionales que van más allá de solamente tener placer. Lo que antes parecía imposible ahora tiene su turno: la búsqueda de una pareja que sea algo más que solamente sexo.

La vida amorosa post-pandemia

Mucho se habla del distanciamiento social que la nueva situación genera. Limpiarse siempre las manos, mantener la higiene de los hogares, llevar la mascarilla (que de paso empieza a ser el accesorio fundamental de la vida cotidiana). De una forma literal, hay un cambio en las miradas. 

Ahora es cuando lo superficial deja espacio para que los intereses comunes sean compartidos más a fondo. Los días de hoy son perfectos para conectar con las personas que, cuando todo pase, quedarán con algunos principios y valores comunes.

Con el descubrimiento de la sexualidad en cuanto hay un distanciamiento social, las relaciones empiezan a caminar por una ruta distinta. El hablar, es más importante que el besar. La mirada, pasa a ser más importante que la sonrisa. El contacto físico da lugar a los gestos y actitudes que hacen toda la diferencia. 

Vale la pena decir que, es cierto que el impacto directo en términos de economía genera mucho estrés y puede desencadenar una potencial crisis alrededor del planeta. Es cuando, por otro lado, las relaciones entre las personas se hacen esenciales para que haya un apoyo emocional cuando más se necesite.
Entonces, el sexo ocasional empieza a perder una poco la fuerza, lo que no cambia las relaciones con las escorts. La adaptación a una nueva normalidad requiere que todo sea hecho sin pausas, pero sin prisa. Es momento de aprovechar para conocer a las personas mas especiales. Es una cuestión de aprender a volver a crear lazos, algo que se había perdido en los tiempos modernos.

Fdo.: Julia Santos.