Terremoto de 7.1 y luces en el cielo producen pánico pero escasos daños en Acapulco

Sucede antes o después del terremoto y se trata de un fenómeno natural producto de la carga electromagnética que provocan las rocas al colapsarse.

Un fuerte terremoto que superó los 7 grados sacudió los alrededores de Acapulco, México, al ser las 8:49 pm (hora de ciudad de México). El epicentro se dio 14 km al sureste de Acapulco y se estima entre 7.1 y 7.2 su intensidad.

La buena noticia es que a pesar de las condiciones de lluvia que se vivían en ese momento, la ciudad fue evacuada exitosamente y no hubo otros terremotos que pudieran causar mayores daños. Solamente se reporta una persona fallecida por causa del sismo.

De acuerdo con Protección Civil de Michoacán, los efectos del temblor fueron perceptibles en todas las regiones del estado, pero los sobrevuelos no indican daños notables.

Las luces en el cielo

En México, ayer se pudo observar un fenómeno que asustó aún más a las personas en Acapulco: se pudieron presenciar luces en el cielo durante el momento del fuerte sismo.

Sucede antes o después del terremoto y se trata de un fenómeno natural producto de la carga electromagnética que provocan las rocas al colapsarse en el movimiento telúrico.

Jorge Luis Pinto presentó su nuevo libro en Costa Rica

Primicia: Ex presidente Luis Guillermo Solís responde ante acusaciones de Rodrigo Chaves

Entrevistamos a jerarca del CIEP de la UCR: ¿Es posible el fraude en las encuestas, cómo y por qué?

Negó vacuna y atención, lo llevaron a clínica privada y luego exigieron que la CCSS pagara los gastos

Friedemann Freund, físico de la NASA, presentó en 2001 una de las teorías más aceptadas sobre este fenómeno.

El especialista menciona que si el nivel de estrés, entre las rocas, es alto, aparecen cargas electrónicas que transforman momentáneamente la roca aislante en un semiconductor. Los semiconductores son materiales que tienen un nivel de conductividad eléctrica, entre el de un metal y un aislante, y se utilizan para fabricar transistores.

“Estas cargas no son fáciles de medir. Se mueven con una velocidad impresionante, tan alta como 300 metros por segundo”, comentó Friedemann, quien pudo demostrar que cuando las rocas se aprietan, las cargas se despiertan y fluyen del volumen de roca en el que se generaron.

Estos fenómenos van desde señales eléctricas y magnéticas anómalas, hasta luces de terremotos que iluminan la cima de las montañas y generan un extraño comportamiento de los animales”, dijo.

Con información de Infobae y agencias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *