Tecnología de avanzada elimina sustancias nocivas del agua potable

La tecnología elimina y destruye con gran eficacia los compuestos químicos órgano fluorados sintéticos (PFAS).

Río Espejos, un tinte proveniente del Yolillo pone las aguas negras y hace de ellas un espejo celestial. Una maravilla de Costa Rica que pocos conocen...

El Instituto Tecnológico de Israel (Technion), desarrolló una tecnología para eliminar las sustancias químicas del agua potable. Estas sustancias se encuentran en una gran variedad de productos, como el revestimiento de teflón de las sartenes, la espuma antiincendios, los retardantes de llama y los aditivos hidrófugos.

Investigadores de la Facultad de Ingeniería Civil y Medioambiental del Technion han desarrollado una tecnología innovadora para eliminar los contaminantes peligrosos del agua potable. La tecnología elimina y destruye con gran eficacia los compuestos químicos órgano fluorados sintéticos (PFAS). La investigación fue dirigida por la Dra. Adi Radian y su estudiante de posdoctorado, la Dra. Samapti Kundu, y se publicó en Chemical Engineering Journal.

Los PFAS son una familia de contaminantes problemáticos también conocidos como «sustancias químicas para siempre» por su estabilidad química y su persistencia en el medio ambiente.

Estas sustancias se encuentran en una gran variedad de productos, como el revestimiento de teflón para sartenes, la espuma antiincendios, los retardantes de llama y los aditivos hidrófugos. Llegan a las aguas subterráneas de diversas formas, como el riego agrícola con aguas residuales tratadas y las sustancias ignífugas que se filtran en el suelo. Debido a su estabilidad química, permanecen intactos en el suelo durante mucho tiempo, lo que provoca una amplia contaminación de las fuentes de agua potable, lo que, a su vez, aumenta considerablemente la exposición humana.

Los estudios internacionales han demostrado los numerosos riesgos para la salud que supone la exposición a los PFAS, como el cáncer, las enfermedades cardíacas y hepáticas, los problemas de fertilidad, los defectos de nacimiento y los daños al sistema inmunitario. Por ello, Israel ha comenzado a vigilar estas sustancias. De hecho, el verano pasado se detuvo la extracción de agua potable en la región de Krayiot tras el descubrimiento de una alta concentración de PFAS.

La eliminación de estas sustancias del agua potable se consigue mediante técnicas de absorción relativamente sencillas y baratas. Sin embargo, estos métodos no son lo suficientemente eficaces y, lo que es más importante, sólo transfieren los contaminantes del agua al material absorbente, que requiere pasos adicionales de purificación para deshacerse de las sustancias tóxicas absorbidas. Además, estos métodos no son selectivos; también pueden eliminar sustancias esenciales para la salud de las personas.

Dos soluciones nuevas y prometedoras son el uso de procesos de oxidación y polímeros específicos que adsorben eficazmente las sustancias contaminantes. Sin embargo, hasta ahora estas tecnologías no han dado resultados satisfactorios.

La nueva investigación examinó la posibilidad de combinar estos dos métodos: separar los contaminantes con polímeros especiales y utilizar después procesos avanzados de oxidación para eliminarlos. Los resultados indican que una planificación adecuada permite obtener una gran eficacia en una amplia gama de acidez (pH) y salinidad.

El método muestra la eliminación de siete tipos de PFAS, incluso cuando todos ellos se encuentran en la misma unidad de fluido, con un nivel de eficiencia que se aproxima al 90%, y lo hace en pocos minutos.

Los investigadores utilizaron minerales omnipresentes en el suelo -óxidos de hierro y arcillas- junto con polímeros de ciclodextrina. Los compuestos de arcilla-hierro-polímero actúan como aceleradores que confinan los PFAS en la superficie y luego aceleran el proceso de oxidación que destruye los contaminantes en sustancias no tóxicas (iones de flúor, agua y dióxido de carbono). La combinación elimina eficazmente los PFAS y no libera sustancias no deseadas en el agua utilizada para beber.

La investigación, realizada en el Laboratorio de Química del Suelo de la Facultad de Ingeniería Civil y Ambiental, demuestra que este sistema hace innecesaria la realización de procesos complementarios como el calentamiento, la radiación UV y el uso de ondas sonoras, que complican y encarecen la tarea.

Fuente: Agencia AJN. Publicado en RevistaSobreVuelo.com, en convenio con Culturacr.net.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Lo último: