Museo de Oro: “Sulé” abre una ventana al pasado mediante tecnología actual

En medio de la sala, destacando por sus colores y sonidos que surgen de ella se encuentra “Sulé”, la casa cónica talamanqueña del Museo del Oro.

dav

II. En medio de la sala, destacando por sus colores y sonidos que surgen de ella, se encuentra “Sulé”, la casa cónica talamanqueña del Museo del Oro.

Se trata de un pequeño recinto cuyo centro está sostenido por un poste principal que lo ayudará a adentrarse en cada uno de los estratos de un mundo creado por Sibö, el dios de los bribris y cabécares.

Es uno de los elementos más llamativos de todos las novedades que incorporó el Museo y que busca resaltar la importancia del objeto y de como este pasa de lo material a lo mitológico.

“En Costa Rica existen ocho pueblos indígenas y en cada una hay mitos y creencias diferentes, “Usulé” es un mito Bribri- Cabécar basado en entrevistas a un Awá bribri que se llama Justo Torres, quien nos fue contando toda la historia mitológica que está detrás de esta casa y lo que se buscó fue recrear este relato”, explicó a CulturaCR, Priscila Molida, curadora arqueológica del Museo.

El mito original cuenta que Sibö creó el mundo con ayuda de ocho animales principales, cada uno con características especiales que necesitaba para esto, requirió del cuzuco para hacer los agujeros y meter los postes, necesitó al felino para levantarlos por su fuerza, el ave para tejer lo que estaba dentro de la casa y la cubriría, así como otros más que usted irá conociendo.

Sin embargo, Sibö  los engañó para decirles que esa casa que estaban creando era para ellos cuando en realidad era para los seres humanos; cuando se dieron cuenta se volvieron en contra de ellos.


Mensaje publicitario

El mundo que usted conocerá está conformado por el supra mundo que se divide en cuatro estratos: Sibökmo, Sibö, Okma, y Struwikeska, el mundo donde habitan las personas llamado Iriria y el inframundo donde está: Iyiwak Suleyabi, Dawé Suleyabi, Sulá y Sulá Kaska; en cada uno de estos niveles hay diferentes personajes, y esto es lo que el público va ver, la sensación que hay en cada uno por medio de una animación que lo transportará a ese lugar.

Cada representación tiene una duración aproximada de minuto y medio y son realmente impresionantes.

El público tiene control total de esta estación decidiendo cual estrato quiere ver a través de una manija que se encuentra en el poste principal de la casa.

Anímese y descubra cuál es su favorita: Iriria donde viven los humanos, Sula, donde Sibö los crea a través del barro o la paz y silencio del Sibökmo donde habita el padre de este dios.

El Museo de Oro estará abierto todos los días entre las 9:00 a.m. y las 5:00 p.m. Los miércoles es gratis y los domingos son 2×1.

El próximo 22 de febrero, de 2 a 4 pm, habrá charla para docentes, gratuita, sobre nuevos recursos pedagógicos. Contacto: Tel. 2243 4202.

¡Pronto! Parte III de este reportaje, esté atento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *