Si viene de visita a Costa Rica, consulte estos consejos gastronómicos muy ticos

Estas recomendaciones definitivamente son importantes para quien desea conocer y disfrutar nuestras comidas.

Mauricio Azofeifa, cocinero experto. Si viene de visita a Costa Rica y quiere verdaderamente disfrutar de nuestra gastronomía, hay varias cosas que podrían orientarlo.

El chile artesanal

Siempre pregunten por la «chilera» de la casa, muchos lugares tienen una, es completamente gratuita y no debería haber dos iguales.

Puede ser de verduritas picadas en vinagre o las que vienen licuadas y cocinadas en botellita, con chile panameño, chile e´ perro, jalapeño o cualquier combinación que se le ocurra, se la puede aplicar a los casados, a las sopas, a las empanadas y a básicamente a lo que sea. Pruébela al suave pero atrévase al picante, es un componente consustancial de la gastronomía del tico.

También hay una variedad de chileras semindustriazadas, que guardan el sabor verdadero, aléjese de esos tabascos de supermercado que no guardan ni el recuerdo de un ingrediente natural en su contenido, pero de no haber más, igual póngale chile.

Variedad natural

Coma muchas frutas y vegetales, los que vivimos aquí ya ni lo notamos, pero la variedad de productos naturales y frescos es un privilegio del que pocos lugares en el mundo gozan: una sandía fría, una piña dulce o pintona con sal, todo el abanico de la maduración del mango, yuplones, caimitos, jocotes, o bien un pejibaye recién salido con mayonesa, esas lechugas frescas, los tomates jugosos, una olla de carne con una docena de tubérculos virtualmente desconocidos por el mundo, el palmito, los condimentos naturales y no secos que vienen en bolsitas. Evite las pulpas radioactivas, pídalo natural.

También evite los productos de la bolsa al freidor, en la medida de lo posible intente con cosas guisadas y «entre más viejo mejor»: picadillos, frijoles, garbanzos o cubaces siempre con pellejo, sustancia que raspe la garganta, sopas ya casi desintegradas, carnita mechada, gallos, lengua en salsa, canelones, chiles rellenos, por favor no pida alitas fritas, burritos, dedos de pollo o corvineta, hamburguesas en pan brioche o esas tonterías que puede pedir o evitar en cualquier lugar del mundo.

Haga clic para consultar detalles del tour.

El chicharrón es básicamente grasa, deliciosa y «tapa arterias» grasa, un pedazo magro de cerdo frito no es un chicharrón, recuerde la palabra «panzada» y reaccione cada vez que la lea pidiendo el plato grande, sobresatúrelo de limón, móntelo en una tortilla palmeada, póngale la chilera de la casa y deje que los jugos bajen por su codo. Llegará el día en que lo recuerde como un amor de verano.

El guaro

No hay ningún licor en el mundo que baje más rico que un litro de guaro en el medio de una mesa con amigos; es un trago barato que viene en botella de alcohol de 90, pero es delicioso (o no sabe a nada, no lo he decidido).

LEA TAMBIÉN:

Lo puede ligar con lo que sea o con nada, se sirve en copa llena y está presupuesto para ser consumido en grandes cantidades, no deberían ni venderlo en menos de un litro. Pero si vino a Costa Rica y no se emborrachó con guaro Cacique no deberían ni acreditarle las millas de la tarjeta de crédito.

Ningún lugar que se haga llamar «artesanal» lo es realmente, pregúntele a quién sepa, dele una oportunidad a sodas y cantinas, si está lleno y es feo debe ser rico.

Con este compendio de sabores que nos permite nuestra particular posición en el mundo, uno no entiende como abren un McDonalds cada 20 minutos.

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook