6 de febrero de 2023

Cuidado: Si critica a su jefe en Facebook podría ser sancionado según la situación

Funcionario público cuestionó a su jefe en Facebook y le aplicaron un procedimiento disciplinario.

Comparta en


La Sala Constitucional de Costa Rica declaró con lugar, parcialmente, un recurso de amparo sobre un caso donde un funcionario público fue amonestado por cuestionar y criticar a su jefe en Facebook.

El recurrente alegó una afrenta a su libertad de expresión porque se le abrió un procedimiento administrativo “por un comentario realizado en su perfil de Facebook en donde cuestiona y critica, de forma general, a su jefatura”.

Según la Sala, “ciertamente, la libertad de expresión en el ámbito de una relación funcionarial o estatutaria puede sufrir leves modulaciones por razón de la relación de jerarquía inherente a la organización administrativa, la confianza que debe mediar entre el superior y el inferior, los deberes de lealtad de ambos con los fines institucionales y de reserva respecto de las materias que han sido declaradas secreto de Estado por una ley. Pero tal matización ha de ser proporcionada y razonable, y que ni siquiera un interés
público podría limitar o restringir los derechos fundamentales de un funcionario”.

Según eso el tribunal constitucional declara con lugar el recurso en cuanto a la libertad de expresión y por eso “se anula el traslado de cargos”.

“Los superiores jerárquicos de un ente u órgano público, por sus especiales y acusadas responsabilidades y exposición al público, deben estar sujetos y tolerar la crítica no
dañina o antijurídica tanto de los usuarios de los servicios públicos, administrados en general como de los propios funcionarios. La crítica de los usuarios, administrados en general y de los funcionarios públicos sobre el desempeño individual de algún servidor e institucional del ente u órgano público constituye una poderosa herramienta para el control y fiscalización de la gestión pública y, desde luego, para obtener mayores niveles de rendimiento -resultados-, rendición de cuentas y transparencia administrativa. Ningún funcionario público puede ser inquietado, perseguido, recriminado o sancionado por expresar sus opiniones, ideas, pensamientos o juicios de valor acerca de la gestión del ente público o las actuaciones de otro funcionario público”, explica la Sala.

BOLETÍN GRATUITO:


Comparta en