Se necesita un cordón sanitario en la frontera con Nicaragua ◘ Opinión

Esta medida nos resguarda del ingreso de personas contagiadas provenientes de Nicaragua y además atiende la emergencia de nuestros hermanos nicaragüenses.

Por Omar Jiménez. Opinión. El 23 de marzo de este año, hace ya más de dos meses, escribí un comentario que titulé: “EL RIESGO DEL COVID-19 POR LA IRRESPONSABILIDD DE UNA DICTADURA DEMENCIAL”.

En dicho comentario indiqué que mientras la gran mayoría de los gobiernos del mundo adoptaban medidas de confinamiento de la población para atenuar la propagación de la covid-19 en sus países, la dictadura Ortega-Murillo, en Nicaragua, llamaba a una marcha multitudinaria a la que denominaron “El Amor en los Tiempos del Covid-19”, Inauguraba centros turísticos y promovía todo tipo de aglomeraciones.

Dije entonces que lo que ocurría en Nicaragua era la locura de dos sociópatas, de la que el pueblo de Nicaragua es la primera y principal víctima por el riesgo para la vida de cientos de miles de nicaragüenses, también manifesté que frente a ese peligro la Organización Mundial de Salud (OMS) y todos los Organismos Internacionales a los que les corresponda, debían intervenir sin dilación en defensa de la salud y la vida de nuestros hermanos nicaragüenses.

Señalé además que la demencia de la dictadura Ortega-Murillo representaba para nosotros un riesgo enorme, ya que era previsible una enorme avalancha de hermanos nicaragüenses hacia nuestro territorio, huyendo del peligro de un contagio inmanejable en su país, ante lo cual se requería que nuestro gobierno solicitara de inmediato la intervención de organismos Internacionales para que le exigieran al gobierno de Nicaragua que adoptara las medidas de confinamiento de su población, y así mismo dije que debíamos pedir ayuda internacional para resguardar nuestras fronteras.

Este riesgo, que anuncié haces más de dos meses, hoy ya es una realidad, la pandemia se desbordó en Nicaragua. Esta situación está obligando al país a invertir gran cantidad de recursos en el resguardo de nuestra frontera norte para evitar el ingreso ilegal de miles de nicaragüenses

Sin embargo esta acción de impedir el ingreso de nicaraguenses por medios policiales, si bien absolutamente necesaria, resulta insuficiente; primero porque es imposible evitar que algunas personas siempre logren ingresar por los puntos ciegos de una frontera de más de 300 kilómetros, y después porque esas personas devueltas siguen expuestas y obviamente intentarán ingresar de nuevo.

De manera que, por razones de seguridad para nuestra población y sobre todo por razones humanitarias para la población nicaragüense, es absolutamente necesario que nuestro gobierno pida a la Organización Mundial de la Salud y a la Organización Panamericana de la Salud ayuda para que, con recursos económicos y de personal de esas organizaciones, se establezca en la frontera con Nicaragua un cordón sanitario, mediante el establecimiento de campamentos en los que se atienda, antes de que ingresen a nuestro territorio, a los migrantes que lleguen contagiados y que por su estado requieran inmediata hospitalización.

Esta medida nos resguarda del ingreso de personas contagiadas provenientes de Nicaragua y además atiende la emergencia de nuestros hermanos nicaragüenses.

Junto a esto, obviamente nosotros debemos mantener a lo interno todas las medidas sanitarias para evitar un crecimiento incontrolado de contagios internos que haga colapsar nuestro sistema de salud y ponga en peligro nuestra vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *