Sanders contra Buttigieg: la previa en la batalla por derrotar a Trump

Pete Buttigieg, a pesar de ser abiertamente gay no goza del apoyo abrumador de la comunidad LGTBI.

El candidato presidencial democrático Bernie Sanders ganó las primarias en New Hampshire con un 26% de los votos. Su principal rival, Pete Buttigieg, obtuvo el 24%. Se suponía que el estado otorgaría una victoria fácil para Sanders, pero el margen entre él y Buttigieg fue inesperadamente estrecho.

Aunque el éxito de Sanders lo convierte en el indiscutible favorito, está muy lejos de la nominación del partido Demócrata. La situación actual es muy diferente a la de hace cuatro años, cuando él y Hillary Clinton eran indiscutiblemente los candidatos demócratas favoritos.

La estrategia de Sanders ha sido construir una coalición de votantes de clase obrera, minorías y jóvenes, gente que a menudo no forma parte del proceso político. Esto atrajo el voto popular en Iowa, pero admitiendo que la baja participación allí le preocupaba. New Hampshire fue una segunda prueba para saber si podía atraer a los nuevos votantes no solo para ganar la nominación sino para que los demócratas derroten a Trump en noviembre.

“Esta victoria es el principio del fin para Donald Trump. No importa quién gane, y esperamos que seamos nosotros, nos uniremos y derrotaremos al presidente más peligroso de la historia moderna de este país”, declaró Sanders tras su victoria en New Hampshire.

Por qué es tan importante este Estado

El pequeño estado de New Hampshire es considerado el barómetro político de EEUU. Al principio de la historia del país, se convirtió en el primer estado en declarar su independencia del Imperio británico, y ahora se considera crucial ganar las primarias allí si quieres ocupar la Casa Blanca.

Desde el punto de vista electoral, es un Estado bisagra, es decir, que su población puede votar tanto por un candidato demócrata como por uno republicano en una elección. Al mismo tiempo, solo hubo dos casos en la historia del país en los que un candidato llegó a la presidencia sin haber ganado previamente las primarias en New Hampshire. Se trata de las elecciones de 1992 y 2000, cuando ganaron Bill Clinton y George Bush.

La competencia entre Sanders y Buttigieg

Bernie Sanders es el primer político estadounidense que se llama abiertamente socialista. De momento, está mostrando resultados mucho peores de los esperados. Pete Buttigieg, a su vez, es considerado un demócrata más centrista que Sanders. No obstante, no logra superar a su colega demócrata, mostrando una ausencia de experiencia política convincente y una baja popularidad en algunos grupos electorales importantes para los demócratas.

A pesar de ser abiertamente gay no goza del apoyo abrumador de la comunidad LGTBI. Los votantes promedio de este joven de 38 años casado son los estadounidenses blancos y heterosexuales de mediana edad y los mayores, muchos de los cuales están impresionados por la religiosidad de Buttigieg y su condición de veterano de dos guerras, la de Irak y la de Afganistán.

Los gays, que tradicionalmente votan por los demócratas, prefieren apoyar a Sanders, quien había empezado a defender a las minorías mucho antes que Buttigieg. Además, al político le culpan de su estilo de vida “demasiado tradicional”.

Sin embargo, muchos analistas consideran ahora que es Buttigieg quien tiene mayores probabilidades de ser nominado entre los demócratas, por lo menos por ser mucho más joven que Bernie Sanders o Joe Biden.

En cuanto a la situación global en el mercado político de EEUU, parece que el actual mandatario, Donald Trump, no planea abandonar fácilmente el sillón presidencial y tiene todas las posibilidades de volver a ganar.

SONDEO:

¿Cuál(es) plataforma(s) de streaming tv paga usted o su familia en este momento en Costa Rica?
  • Add your answer

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *