Renta mundial: el proyecto contra la fuga del 40% de capitales que no pagan impuestos

Un 82% de los costarricenses, según encuesta de Conare, prefiere aumentar impuestos a las personas y empresas que más ganan.

Aunque no tiene el aval del actual Gobierno y se viene hablando desde administraciones atrás, el proyecto de Renta Mundial que impulsa el diputado Welmer Ramos parece coincidir en estos momentos con el sentir de los costarricenses para enfrentar el problema fiscal del país.

Una encuesta realizada de manera telefónica a más de 1203 personas por el Consejo Nacional de Rectores de las universidades públicas estableció que un 82% de los entrevistados dijo que aumentar los impuestos a las personas o empresas que más ganan ayudaría mucho (57%) y algo (25%), frente a un 12% que dijo es eso no mejoraría en nada (ver detalle de esta encuesta al final de esta nota).

“Hay que dar la lucha por que Costa Rica imponga la Renta Mundial, esto no sería ningún nuevo impuesto, es únicamente cerrar el portillo que permite que muchas grandes empresas simulen que las ganancias que obtienen en Costa Rica, son de fuente extranjera”, explica el congresista Ramos.

Según investigadores de la Universidad de California, Berkeley y la Universidad de Copenhague, se estima que cerca del 40% de las ganancias multinacionales (más de $ 700 mil millones en 2017) se transfieren a paraísos fiscales cada año.

Esos montos no pagan impuestos en los países donde son producidos, de manera que se convierte en una forma de evasión o elusión fiscal, sin que se aporte al desarrollo de esos países por parte de las grandes empresas transnacionales.

Ejemplos tenemos muchos: Panamá Papers, el no pago de impuesto de renta por 200 grandes contribuyentes por más de 10 años en Costa Rica, entre otros”, agrega el congresista defensor de este proyecto.

Según la investigación, esta evasión reduce los ingresos por impuestos corporativos a la renta en más de $200 mil millones, cerca del 10% de los ingresos fiscales corporativos globales.

“Es una pelea contra gente con capital y mañosa, medios de comunicación, empresas cerveceras, bancos, despachos de abogados y abogadas, grandes empresas consultoras y de contabilidad, etc”, expresa Ramos González.

Welmer Ramos afirma que es posible impulsar esta ley, sobre todo en un momento donde la gente está pidiendo a gritos no más cargas al trabajador y al productor de pequeña y mediana empresa del país, que conforman la clase media costarricense, tan golpeada por la propuestas fiscales que se han venido planteando.

En efecto, el politólogo y analista Jaime Ordóñez coincide en ese criterio:

“Después de que la última reforma fiscal (diciembre, 2018) se ensañara contra las PYMES (pequeñas y medianas empresas que son más del 80% de la población laboral del país) y contra los asalariados privados y públicos (la gente que está en planilla) el gobierno vuelve a cargar la mano sólo contra ellos“, comentó en un texto publicado en sus redes sociales.

Ramos declara que espera el apoyo del Gobierno, pero que si no lo hace “que no obstaculice”. Resulta claro que el diputado Ramos ha desarrollo su propia agenda económica de proyectos sin el apoyo declarado del Gobierno en los proyectos anteriores: usura bancaria y comisiones de datáfonos.

No obstante, sus propuestas tienen eco en muchos grupos sociales y económicos, que hoy se encuentran en una deriva angustiante por las propuestas del Ejecutivo y la crisis generada por la pandemia.

Ordóñez, por otra parte, reclama que la propuesta actual del Gobierno “nuevamente, deja totalmente exoneradas a un grupo privilegiado de zonas francas y otros sectores (el país tiene más de 192 leyes de exoneraciones y exenciones). Son sectores que, en su gran mayoría, pagan 0 en impuesto de renta. Además, se beneficiaron en forma inaudita y adicionalmente con una exención del IVA en su compra de insumos en el mercado interno, en la última reforma del 2018″.

Aunque el proyecto de Welmer Ramos no afecta ni busca eliminar las exoneraciones a las zonas francas, es parte del problema que visualiza el ciudadano, donde las grandes corporaciones no aportan al país de sus grandes ganancias.

Ordóñez explica que es falso que las empresas de zonas francas se irán del país si se les aplica el 10 o 15% sobre la renta, porque “pertenecen a países que poseen Renta Mundial y ello significa que —si no pagan renta aquí— lo tienen que hacer en sus países de origen, en el IRS de los EEUU, en el Canadian Revenue Office, etc. Son empresas serias. Los que andan con ese argumento son una serie de empresarios ticos que montaron en los últimos lustros empresas de puro papel en Panamá, en Gran Caimán u otros paraísos fiscales”.

“Los paraísos fiscales pueden ser difíciles de encontrar, pero se puede acercar la imagen presionando el botón de pantalla completa”, agrega el legislador Ramos.

¿Hay ambiente legislativo para impulsar la propuesta de renta mundial? Es difícil saberlo, pero resulta claro que se trata de una propuesta popular, pero con enemigos poderosos en la institucionalidad financiera de país que influencian la política económica del gobierno que dirige Carlos Alvarado, según economistas del país.

Según las evidencias del comportamiento legislativo, hay congresistas en el PUSC y el PLN con clara tendencia privatizadora a favor de las grandes empresas que pondrán obstáculos (Pedro Muñoz, María Inés Solís, Carlos Ricardo Benavides y otros). El apoyo de la fracción del PAC es incierto, aunque es posible si no hay oposición gubernamental.

Y en el caso de los partidos religiosos divididos posiblemente haya un panorama diferenciado: Restauración está alineado con el Gobierno y el presidente del Congreso, Eduardo Cruishank, ha mostrado esta posibilidad como una solución. En el caso de la fracción que se identifica con el Fabricismo posiblemente haya una reacción contraria a la propuesta, como con todas las propuestas del oficialismo o del PAC.

Pero estas son solamente suposiciones, la negociación que viene será para mucho más.

El diputado Ramos, mientras tanto, pide el apoyo de grupos sociales y organizados en favor de su propuesta.

Encuesta

Para más ahondar en la encuesta de CONARE sobre el sentir de la gente y las soluciones frente a la pandemia:

Ciudadanía respalda modelo de desarrollo del país en medio de crisis económica y sanitaria ● La mayoría de la población…

Publicado por Consejo Nacional De Rectores en Lunes, 21 de septiembre de 2020

2 thoughts on “Renta mundial: el proyecto contra la fuga del 40% de capitales que no pagan impuestos

  1. Me da mucha pena que un presidente por el que voté dos veces y por el cual hice campaña electoral intensa, siga alineado a los grandes plutócratas del país e impulsando políticas anti populares con gravosos impuestos a la clase media y dejando incólume al selecto grupo de mega ricos que son los dueños del país, del poder y de vidas y haciendas. Ya es hora de que Carlos Alvarado se sacuda ese yugo que en aras de “la unidad nacional” está exterminando a la clase media y librando a los ricachones del justo pago de impuestos. Solo Welmer Ramos ha sido congruente con los postulados del PAC en que hemos creído muchas personas progresistas: abajo la usura, las comisiones de los datáfonos, el monopolio de las farmacéuticas, de las cementeras, y ahora plantea soluciones a la crisis sin necesidad de créditos con el FMI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *