¿Quién es Jeanine Áñez Chávez, la mujer que podría gobernar Bolivia?

Calificativos como «imbéciles», «satánicos», «delincuentes», «asesino», «cretinos sinvergüenzas», entre otros, son usados por la autoproclamada presidenta de Bolivia.

Sputnik y Redacción Culturacr.net. Tras la renuncia del presidente Evo Morales y gran parte de los miembros de su gabinete, la segunda vicepresidenta de la Cámara de Senadores, Jeanine Áñez Chávez, comunicó que asumiría provisionalmente el cargo de presidenta de Bolivia para convocar nuevas elecciones.

La política y abogada informó en una entrevista con la cadena Unitel.tv que, de acuerdo con la línea de sucesión constitucional del país, ella debe asumir como la próxima mandataria durante el periodo de transición y mientras se convoquen nuevas elecciones.

Evo Morales, presidente de Bolivia

Jeanine Áñez Chávez forma parte de la alianza opositora Unidad Democrática y es conocida en Bolivia por haber criticado duramente al Gobierno y al mismísimo Evo Morales.

La senadora es licenciada en Ciencias Jurídicas y Derecho. Entre 2006 y 2008 participó en la redacción de la nueva Constitución de Bolivia, como asambleísta constituyente.

Desde 2010 representa al Departamento del Beni en la Asamblea Nacional tras haber sido elegida como senadora por el partido del Plan Progreso para Bolivia Convergencia Nacional. La alta funcionaria esta casada con el político colombiano Héctor Hernando Hincapié Carvajal.

Un registro de su cuenta de Twitter en los últimos dos meses deja ver que Áñez ha manifestado violencia verbal contra Evo Morales y el gobierno boliviano, así como racismo anti-indígena. Calificativos como «imbéciles», «satánicos», «delincuentes», «asesino», «cretinos sinvergüenzas», entre otros, son usados por la autoproclamada presidenta de Bolivia.

Solamente hace dos meses, la política no tenía muchas interacciones en su cuenta de Twitter. Ahora circula en WhatsApp y redes sociales un tuit de ella en el que muestra claramente su lado racista:

Entró al palacio de Gobierno hace unas horas con una biblia en la mano gritando «la Biblia vuelve a palacio», mientras se autoproclamaba como presidente interina. Lo mismo había hecho el «Macho» Camacho, líder de las revueltas en Santa Cruz y resuelto fundamentalista religioso, quien eliminó la bandera indígena y puso un biblia en su lugar.

El Unión Europea pidió moderación a las partes para permitir próximamente nuevas elecciones.

Fuente: Sputnik

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook