¿Que fue de t.A.T.u.? Cuando el negocio se nutre del falso progresismo ◘ Voz propia

Un fenómeno pop de Rusia que terminó siendo un fraude. ¿Qué pasó en este caso?

OPINIÓN. Contaba el año 2002, hace casi 20 años, cuando el dueto ruso t.A.T.u. se convirtió en toda una sensación mundial pop con su álbum 200 km/h in the Wrong Lane que lograría la certificación platino y su sencillo All the Things She Said tomando por sorpresa al mundo occidental. Aunque ya previamente habían tenido cierto éxito en Europa Oriental no fue hasta ese año que se convirtieron en un genuino fenómeno global.

Pero la fama no vendría solo por el talento musical (que indudablemente gozaban) sino también por la controversia. En su primer video se mostraban con uniformes colegiales besándose bajo la lluvia frente a una sociedad prejuiciosa. El mensaje caló profundo entre cientos de miles de adolescentes y jóvenes adultos que podían estar pasando por situaciones similares. El dúo constituido por Lena Katina y Yulia Volkova, entonces ambas menores de edad, se presentó públicamente como pareja.

Pero todo aquello fue parte de un ardid publicitario. La idea provino del productor Ivan Shapovalov tras ver el filme suco Fucking Åmål que relata el amor lésbico entre dos estudiantes de colegio. Aquellas imágenes escandalizaron a los segmentos más conservadores de la sociedad pero también inspiraron a muchos.

Sin duda un buen aliciente pero basado en algo irreal. Ambas eran heterosexuales y todo era un mero “publicity-stunt”, o dicho de otra forma, amarillismo y sensacionalismo puro como estrategia de mercadeo. Incluso años después Yulia Volkova diría abiertamente que ella no aceptaría un hijo gay y lo condenaría porque “Dios creó al hombre y la mujer para procrear”. Lena Katina es más liberal y criticó abiertamente lo dicho por su ex socia y ex “bandmate”. No que fuera difícil, porque el teatro no terminó ahí. Es que en realidad Yulia y Lena se detestaban en la vida real.

Literalmente se odiaban, no se hablaban y no podían estar en la misma habitación. En cierto punto la animosidad fue tal que grababan los videos por separado usando dobles y establecían como regla que las entrevistaran separadamente. Su sonado regreso unos 20 años después duró una semana porque se pelearon de nuevo. Peleas dentro de las bandas son normales pero pocas han sido tan enconadas, probablemente por el hecho de que a diferencia de otras bandas el dueto no fue constituido voluntariamente o entre amistades preexistentes. Ambas fueron seleccionadas por la empresa dueña de la marca t.A.T.u. tras un casting. Ciertamente un producto completamente artificial y un ejemplo del resultado que da la plasticidad del mercado “pop”.

Personas vacunadas con Pfizer podrán adelantar segunda dosis de 12 a 3 semanas

De nuevo elección secreta de magistrado causa controversia en el plenario

Congreso quiere explotación de petróleo y gas pero Ejecutivo insiste con nueva ley para oponerse

Estados Unidos mejora categoría para viajeros a Costa Rica

Las dos han defendido a Shapovalov a quien describen como un amigo y quien las ha apoyado en momentos difíciles. Pero indudablemente es cuestionable su accionar al explotar sexualmente a dos adolescentes de 16 años por lucro. Una vez separado el dúo el éxito nunca fue igual. Katina ha sido la más exitosa de las dos artísticamente y ha tenido una saludable carrera como solista en Rusia aunque sin llegar nuevamente al éxito mundial previo, mientras que a Volkova no le ha ido tan bien además de haber sufrido un cáncer de garganta que le afectó gravemente la voz y una fuerte depresión, logrando recuperarse de ambas. Su más reciente protagonismo mediático fue cuando pretendió ser electa diputada por el partido de Vladímir Putin, Rusia Unida, pero perdió la primarias.

Una lección para aprender como a menudo marcas comerciales explotan causas justas y legítimas por su propio fin y como no todo lo que brilla es oro.

2 thoughts on “¿Que fue de t.A.T.u.? Cuando el negocio se nutre del falso progresismo ◘ Voz propia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *