¿Qué es la estrategia “Costa Rica creativa y cultural”? Le explicamos con apoyo de la ministra Sylvie Durán

La ministra Sylvie Durán y el Ministerio de Cultura y Juventud lanzó la estrategia “Costa Rica creativa y cultura 2030”; sin embargo, en los medios de comunicación pasó desapercibida. Intentamos explicar este importante lanzamiento para conocer mejor en qué beneficia a los creadores de cultura.

A finales del mes pasado, el Ministerio de Cultura y Juventud lanzó la denominada estrategia “Costa Rica Creativa y Cultural 2030”, que la ministra Sylvie Durán define como “un instrumento de política pública que reconoce y promueve la visión emprendedora del trabajo cultura y sus requerimientos materiales para que sea sostenible, se profesionalice en procura de generar bienestar y retorno a sus protagonistas”.

¿Pero eso qué significa en palabras comunes? Varias personas consultan a este medio y pedía “una traducción” al respecto, por eso solicitamos la colaboración de la ministra Durán en este sentido, pero sus respuestas fueron igualmente puestas en un lenguaje profesional.

En principio, la idea de esta estrategia es sacar de la informalidad y el trabajo no profesional a muchos emprendimientos. Según la ministra de Cultura, las pequeñas empresas de la cultura trabajan sin acceso a las oportunidades, como acceso a los créditos y otros fondos porque no están formalizadas.

Además, sus negocios no aprovechan todo su potencial porque laboran empíricamente o sin capacitación en instrumentos operativos, como “la identificación de los nichos, las audiencias, las alianzas en los casos que corresponde, en los mercados nacionales e internacionales”.

La ministra Sylvie Durán explicó a Culturacr.net que se trata de producir apoyosmediante la formalización y el conocimiento cada vez más claro de su operación y opciones de crecimiento, instrumentos financieros adecuados al sector, programas de formación, capacitación y asistencia técnica, y la promoción de la innovación, tanto a partir de herramientas tecnológicas como nuevas formas de encadenamiento, puesta en valor y complementariedad”.

Aunque la jerarca dice que se basa en la idea de una economía social y solidaria, algunos han criticado la propuesta por ser de economía neoliberal, que busca poner a los emprendimientos culturales en una dinámica económica que prevé y da más importancia al negocio que a la creatividad artística y cultural. Esta propuesta responde a lo que han llamado economía naranja, es decir, a lo que algunos denominan “economización de la cultura”, o bien, la cultura sujeta a las necesidades económicas y materiales.

Indistintamente de las críticas, la ministra de la cartera de Cultura expone que la iniciativa tuvo que adelantarse ante la pandemia y ante la urgente necesidad de lograr avances en esa dirección para conseguir restablecer los niveles de vida de muchos afectados en esta crisis.

La estrategia se impulsa en coordinación con el Ministerio de Economía, Industria y Comercio para lograr esa formalización que permite el acceso a los recursos para mejorar.

“En la dirección de lo dicho, es indispensable hacer procesos de formalización y enlace a los instrumentos de apoyo adecuados reconociendo las particularidades de operación de las distintas iniciativas y lo que ellas implica, es decir, es haciendo consciente el perfil y la vocación de los distintos proyectos que se pueden entender los desafíos de sus sostenibilidad y crecimiento”, agrega Durán Salvatierra.

Es decir, que los emprendimientos deben formalizarse para conocer mejor su operación y establecer un rumbo adecuado para crecer.

Durán considera que las empresas deben trabajar, además, “en red con su contexto”, es decir, hay otras “experiencias afines con las que puede aprender, apoyarse, encadenarse o complementarse para generar escala y entonces estructurarse como sector”. En esta parte la ministra habla de hacer alianzas que ayuden a mejorar el producto o servicio.

Además de esta parte, es muy importante la capacitación en temas variados para crecer y convertirse en una empresa cultura exitosa.

“Tienen ventaja y han resultado pioneros los sectores que se han visto como tal”, defiende la jerarca.

“Como ministerio nos corresponde ser rectores de ese proceso, liderarlo y poner los recursos específicos de nuestra institucional a favor de conseguir esa lógica integral, queremos habilitar un contexto de condiciones que favorezcan el desarrollo de los emprendimientos según su naturaleza”, explica Durán.

La estrategia es, repetimos, “un instrumento de política pública”, es decir, por su naturaleza no es una ayuda material o económica que el Ministerio de Cultura y Juventud tenga prevista según sus recursos. Su trabajo es coordinar con el MEIC para los procesos de formalización y, según la ministra, coordinar con otras instituciones en la búsqueda de oportunidades diferenciadas para el emprendimiento cultural, como el caso con el MICCIT

Antes de este decreto no había participación formal del MEIC, MICCIT (Ministerio de Ciencia y Tecnología), Banca para el Desarrollo y el MCJ que hoy se unen, “sumado ya a operadores financieros concretos como el Banco Nacional y el Banco Popular, con los que estamos negociando”.

Según la jerarca con los bancos no solamente se trata de endeudarse, sino de “posibles accesos a fondos no reembolsables y de acompañamiento sujeto a fines de sostenibilidad y desarrollo emprendedor para sectores que tienen ese potencial como el nuestro”, agregó.

En palabras claves, hablamos de formalización + conocimiento de la operación y gestión + capacitación en tecnologías + alianzas y encadenamientos + recursos financieros adecuados + innovación.

Finalmente, es importante informar que la estrategia avanza con la formación de varios programas:

-Programa de Acompañamiento y Gestión Empresarial. El MCJ, MEIC y el MICITT elaborarán el Programa de Acompañamiento y Gestión Empresarial para el impulso de emprendimientos creativos y culturales, que permita fortalecer las capacidades de gestión empresarial de los emprendimientos creativos y culturales, y mejorar su posicionamiento competitivo en los mercados nacionales e internacionales.

-Programa de financiamiento para el Emprendimiento Creativo y Cultural. El MCJ, el MEIC y el Sistema de Banca para el Desarrollo, desarrollarán el Programa de Financiamiento para Emprendimientos Creativos y Culturales que reconozca los ciclos de capital de estas unidades productivas, definiendo planes e intermediarios que permitan participar con ellas de manera efectiva.

-Programa de innovación y digitalización para el emprendimiento creativo y cultural. El MCJ, el MEIC y el MICITT, desarrollarán el Programa de Innovación y Digitalización para emprendimientos creativos y culturales, que permita desarrollar capacidades que incorporen procesos de innovación y digitalización en sus iniciativas mejorando el valor agregado de su oferta y la competitividad de sus empresas en los mercados nacionales e internacionales.

Además, se crean las Mesas Ejecutivas Sectoriales de Audiovisual e Industrias TICS, Artes Escénicas y Música, Artes Visuales, así como Inclusión Territorial, creadas para trabajar los objetivos planteados en la propia estrategia y abordarán necesidades urgentes de los sectores, de cara a la reapertura y reactivación de los emprendimientos.

1 thought on “¿Qué es la estrategia “Costa Rica creativa y cultural”? Le explicamos con apoyo de la ministra Sylvie Durán

  1. Ciertamente, muchos emprendedores culturales o artísticos necesitan conocer y e incrustarse en las formalidades y estructuras de la economía, sin perder la esencia de la génesis artística y sus procesos. Ahora, otra cosa es utilizar esas necesidades para cargar a los artistas ( no profesionales ), con las cargas impositivas ( impuestos ), que tienen otros sectores y gremios de la economía formal, que tienen estructuras con enfoques y fines muy diferentes. Además, la Banca para el Desarrollo sigue siendo más de lo mismo en cuanto al crédito a las pymes y minipymes, que el resto del sistema financiero habitual ( Nos gustaría ver que finalmente retomen el rumbo de lo que fue su razón de ser en el pasado ). Los aspectos de uso de tecnologías es necesario y vital para insertarse y mantenerse en el mundo actual, pero también debemos saber el límite en el uso creativo de ciertos procesos, esto abre debate y estudio claro. Y por supuesto, en lo referente a inclusión, están las verdaderas oportunidades a sectores que no tienen niguna base formativa, de educación formal incluso, que pretendan obtener espacios para desarrollar y mercadear sus productos tradicionales o nuevos, ante el acaparamiento de las plataformas de exhibición, feriales y otros espacios, por parte de sectores más privilegiados y que son muchos de los que esta administración ( y la anterior, en que estuvo la actual ministra ), ha impulsado y han tomado para sí. Por ello, me parece que viene a ser un poco de lo que quedo pendiente en el proceso de Sí Cultura, ( directorio cultural ) y que aparte de ubicar a los que trabajan en la cultura, necesitan precisamente, estrategias articuladas para generar un espacio en el desarrollo y economía del país, sin perder de vista la función cultural que implica la cosa artística. Esperemos a ver si también se escucha a los propios actiores culturales, a ver si se toman en cuenta sus pareceres. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *