¿Qué es la cultura de la cancelación, se asocia a una ideología?

El concepto roza con los conceptos fundamentales de la libertad de expresión y de pensamiento, lo que lo pone en un plano controversial.

Protestas en las afueras

Es un fenómeno que apenas tiene un quinquenio de haber sido reconocido, pero posiblemente existe desde todos los tiempos o, al menos, desde décadas atrás. La diferencia es, quizás, que hoy es más evidente por los prejuicios o preconcepciones ideológicas, y es más común entre los jóvenes que se aferran a ideas que consideran inamovibles.

Durante los años ochenta, en las culturas conservadoras latinoamericanas, principalmente rurales, una persona que fumaba cigarrillos de tabaco normalmente era asociado con conductas malas y el rechazo era inmediato, era apartado -cancelado- del grupo de buenas costumbres y no lograba tener apoyo social. Este es un ejemplo de la cancelación en aquellos tiempos.

Pero hoy el asunto es más enérgico y se sustenta en creencias ideológicas muy férreas entre grupos.

Es el caso de una nueva serie satírica en Netflix (“La directora”), donde una directora nueva tiene que enfrentarse a este fenómeno en una ficticia universidad de Pembroke. Allí un profesor, intentando presentar un humor más sórdido hace la señal nazi, lo que se hace viral y provoca el rechazo grupal. El profesor es cancelado, se queda sin apoyo, y debe enfrentar muchas dificultades.

Este fenómeno, “cancel culture” en inglés, tiene su inicio en 2015 como una forma de quitar apoyo a figuras públicas por decir o hacer cosas que la ideología predominante considera inadmisible o intolerable, e incluso repudiable.

Insólito: Vicepresidente de Surinam juega en la Concacaf con 60 años y ficha roja de la Interpol

Coaliciones, alianzas y fusiones electorales en política costarricense ◘ Cultura electoral 22

Presidente de Costa Rica arremete contra potencias en la ONU: Dijo que las Malvinas son de Argentina…

Figueres en el pregón: Demanda a su hermana y anuncia a Rodrigo Arias como candidato a diputado

El asunto es que, aunque nace en los cimientos de pensamientos progresistas, el fenómeno aplica también para otras manifestaciones ideológicas. Un ciudadano religioso o conservador que cancela a un político por ser ateo o no mostrar obediencia a los preceptos bíblicos, por ejemplo, calificaría en esa orientación. Lo cierto es que el político debe responder a la resolución de problemas sociales, más que a creencias religiosas o particulares.

Similar sucede cuando, desde otras perspectiva, un progresista social cancela a un político por tener creencias cristianas, no usar lenguaje inclusivo o algún acto similar.

En redes sociales, faltaba más, este fenómeno es común y se da cuando algunas personas son invalidadas o canceladas por publicar opiniones o posturas concretas con respecto a un tema normalmente muy impopular.

La cancelación también se realiza con marcas y empresas que se manifiestan contra algunas ideas en particular.

El concepto roza con los conceptos fundamentales de la libertad de expresión y de pensamiento, lo que lo pone en un plano controversial.

El tema es polémico y, como puede verse, no es exclusivo de una ideología, pero sí de mentes reducidas a unas creencias muy particulares que normalmente son fijas y no soportan otras visiones de mundo.

1 thought on “¿Qué es la cultura de la cancelación, se asocia a una ideología?

  1. En efecto estamos viviendo esa exclusión o cultura de cancelación de personas, grupos y marcas y en muchos casos esa actitud provoca daños muy profundos a todos, puede ser que hemos llegado al hastio de los diferentes elementos y ya no queremos más de eso, puede ser que “el rebaño” se está fragmentando y algunos extrañan la sumisión de las masas. ¿Será que estamos empezando a despertar y no damos todo por sentado? A lo tico “ya no comemos cuento” y usamos la herramienta de cancelación como medio de protegernos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *