Prohibido celebrar que estamos de emergencia nacional

Geovanny Jiménez S. OPINIÓN. En estos días vivimos la tormenta y la gloria como nación. Los amantes del fútbol -que son la mayoría del país- no dejaron de celebrar el pase al mundial de fútbol Rusia 2018, mientras muchos pueblos costarricenses sufrían los efectos de una tormenta tropical que arrasó principalmente toda la costa del Pacífico costarricense.

Y eso generó comentarios adversos: “¿cómo celebrar con tanta gente sufriendo?” Y la gente que odia el fútbol salió a relucir aprovechando la coyuntura.

En mi criterio es majadería de alguna gente andar criticando a quienes celebran el fútbol porque vivimos las secuelas de una emergencia nacional. No podemos vivir masoquistas, del sufrimiento y deprimirnos como país ni como personas. Después de la faena diaria podemos disfrutar y celebrar el fútbol, como lo hacemos con el teatro, con un buen libro, una película entretenida o simplemente oyendo música. Cada quien en lo suyo.

Que hay fanatismo estúpido, sí, también hay cine estúpido y música basura. Que si el pueblo se moviera para reclamar como lo hace para celebrar estaría mejor, quién sabe. El pueblo debe saber más de política y de sus derechos, pero eso no da para pretender evitar que también sepa mucho de fútbol y de otras diversiones. Es más, además del fútbol la política es el segundo tema nacional en importancia.

TOUR TORTUGUERO + RUTA DE LOS HÉROES DEL 56 . Clic para fechas, precio y más detalles.

Los problemas en cualquier tema serán siempre la ignorancia (que es atrevida), el prejuicio, los estereotipos y la desidia, que usualmente tienen consecuencias nefastas para una sociedad. Y está bien que combatamos esos problemas, pero no vamos a lograr nada descargando en el fútbol nuestra frustración por ser parte de un pueblo limitadamente educado. Por ejemplo, la basura en la Hispanidad sería el mismo problema si la gente llegara en grupo a celebrar un triunfo político o si un grupo particular se reuniera a realizar un concierto. No es culpa del fútbol, sino de las multitudes -donde siempre hay cerdos sin escrúpulos que tiran basura- y la falta de basureros y condiciones para estas actividades. Pero una muchacha de Coto Brus salió de su casa y fue a limpiar la fuente, y eso también somos en Costa Rica.

Muchos de esos reclamones y odiadores del fútbol no dan una peseta o una libra de arroz, pero mucha gente que salió a celebrar el sábado sí lo hacen, y trabajan de sol a sol para limpiar escuelas, casas y todo lo que se necesita hacer. En el Estadio Nacional se montaron recolectas y los futbolistas donaron de su dinero y de su tiempo para recolectar donaciones, incluyendo al más grande: Keylor Navas. La gente buena es gente buena indistintamente del fútbol.

Lo que finalmente uno siente detrás de esas actitudes es una envidia de que el movimiento entorno a un deporte sea tan grande. Pero no tiene que ser, porque es un movimiento mundial. El país más poderoso del mundo en fútbol es una gran potencia socio-económica (Alemania) y otro poderoso del fútbol (Brasil) es un país pobre. En Europa hay países de primer mundo, socialistas y social-demócratas muy exitosos, donde el fútbol es muy importante: Suecia, Dinamarca, Noruega, Islandia, Bélgica, Holanda, Francia, entre otros. Lo que sí podemos es usar el fut para el beneficio social. Pero no hay correlación entre fútbol y desarrollo.

Ser de primer mundo es aprender a enfrentar los problemas, pero también poder celebrar y divertirse, sin miedos, sin odios, sin tanta frustración.

Importante: Los artículos de opinión son responsabilidad total de su firmante, no de este medio de comunicación.

BOLETÍN GRATUITO

CULTURA ELECTORAL 22 ► Análisis de encuesta y panorama electoral

2 thoughts on “Prohibido celebrar que estamos de emergencia nacional

  1. Lo que en el país acontece es de una magnitud sin precedentes como para banalizarlo reduciéndolo a “frustración”. Es contra ese tercermundismo idiosincrático que de paso se delata en este “artículo de opinión”, que ni asociaciones causa/efecto coherentes es capaz de establecer.
    Moraleja: No le toquen el opio del “fúrbol” al tico promedio porque “se indigna”. Alguien metió”el dedito en la llaga”, y el autor de este artículo rapidito se dio por aludido sin disimulo.

    1. Hubiera sido interesante que el señor Ricardo Valverde, aparte de emitir juicios sobre el artículo para desestimarlo (o a su autor) también hubiera ofrecido alguna relación causa-efecto coherente a su gusto; pero no, ni ejemplificó, ni argumentó. Se dedicó a la falacia ad hominem, atacar al autor y emitir etiquetas prejuiciosas sin razonamiento alguno. Es decir, en resumen, hizo lo mismo que critica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *