Carlos Alvarado vetó ley contra la libertad de prensa en uno de sus últimos actos como presidente

Fue vetada por razones de inconstitucionalidad, conveniencia y oportunidad. Ley viola los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política en su artículo 29, así como la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 19.

InformeAdministracion PresidenteCarlosAlvaradoQuesada AsambleaLegislativa rosanchezphoto 2mayo2022 4923

Foto: Roberto Carlos Sánchez @rosanchezphoto

Actualizado. Una controversial ley creada por la diputada de Nueva República, Carmen Chan (hoy asesora de la diputada Rosalía Brown de esa misma divisa política), e impulsada por diputados como el “mariachi” Pedro Muñoz y el independiente Erick Rodríguez Steller, fue vetada parcialmente por Carlos Alvarado, en uno de sus últimos actos como presidente de la República.

Varios periodistas anunciaron ayer que finalmente la ley llegó a Casa Presidencial y, después de un análisis legal y político, el presidente realizó hoy su veto parcial. Ahora la ley será archivada en el Congreso, porque su plazo cuatrienal ya venció, según confirmó la administración del Poder Legislativo.

Según explicó Alvarado Quesada en la firma el veto será para los incisos b), e), f), g), h) e i) del artículo 8 del decreto legislativo, principalmente por razones de oportunidad y conveniencia.

“Estos incisos a pesar que tienen ‘una loable intención de regular adecuadamente el acceso a la información pública, podrían ocasionar confusiones interpretativas que lo limiten u ocasiones inseguridad jurídica”, expuso Alvarado.

Además, los incisos d) y k) de ese mismo artículo fueron vetados por razones de constitucionalidad, porque “representan un riesgo para el pleno ejercicio del derechos de acceso a la información pública y para la libertad de prensa, por lo que resultan inconstitucionales”, según Presidencia.

Carlos Alvarado había explicado que por plazos y legalidad él no sería el encargado de tramitar la ley que viola los derechos fundamentales establecidos en la Constitución Política en su artículo 29, así como la Declaración Universal de Derechos Humanos en su artículo 19. Esa es la principal razón por la que el presidente vetó la ley, además de un criterio de conveniencia.

La aberrante ley, que casi se cuela por la cocina, pretende violentar la libertad de prensa al inhibir a los medios a investigar casos de corrupción que estén bajo investigación de las autoridades judiciales.

El presidente dejó claro que hay un quebrando al orden constitucional y convencional del ejercicio de la libertad de prensa, un valor fundamental de la democracia costarricense.

La ministra de la Presidencia saliente, Giannina Dinarte, exhortó a la nueva Asamblea Legislativa para que pueda conocer el veto y hacer las correcciones para “subsanar la norma y darle al país garantía de que podrán tener siempre acceso a información de la gestión pública y de los asuntos de interés del país”.

Jonathan Acuña, jefe de la fracción del Frente Amplio expresó que respalda la decisión del presidente, pero debe legislarse en esa dirección:

Algunos medios y el diputado Eli Feinzaig pretendieron responsabilizar al presidente Alvarado por ese proyecto que en su momento no había llegado a Presidencia. Sin embargo, se le dio prioridad al asunto y los mensajeros apuraron su paso para que el mandatario saliente realice el veto en su penúltimo día de trabajo. El sábado sería su último día, antes del traspaso que se realizará el próximo domingo 8 de mayo.

Alvarado Quesada tiene especial interés en esta ley porque es especialista en comunicación política y defensor a ultranza de los derechos humanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.