¡Precaución! Sólo para expertos en semiótica

La historia de los Pufis habla de una sociedad ficticia que sobrevivió a una guerra nuclear. Este hecho provocó cambios en el ambiente los que obligó a los Pufis a adaptarse…

girl sitting on the floor surrounded by many white books and a large candle

Antecedente del interés por el libro.

Las intenciones nacen pero no siempre las identificamos.

Cada vez que visito a mi madre conversamos acerca de los libros que estamos leyendo. Tenemos gustos distintos así que rara vez coincidimos.

Como madre lectora, se interesó desde que yo era muy pequeño para que acogiera el hábito de la lectura porque “me haría más inteligente”. ¡Créanme, es un mito!

Esta vez le comenté:

– ¿Se acuerda de aquel libro que me compró creyendo que era infantil y resultó ser un lío filosófico que ni usted entendió?

– Si, lo adquirí sin saber de qué trataba. El librero me dijo que era para primeros lectores. Por la portada parecía; pero no, no se orienta al público infantil.

– ¿Cómo se llamaba?

– La historia de los Pufis. No se me va a olvidar.

Al día siguiente, me dirigí hacia las principales librerías del país. ¡No lo tenían disponible! ¿Han sentido este sinsabor?

Caminar ansioso a la distribuidora editorial de su preferencia, cargando un bolso que desborda la certeza de que va a encontrar lo que usted busca, mientras la mente practica excusas racionales que suavicen la culpa de comprar algo por mero impulso; para que el vendedor te responda:

– Nunca he escuchado acerca de ese libro. No, ni siquiera me aparece en el sistema muchacho.

¿Por qué las cúpulas de la Basílica de Santo Domingo lucen de color negro?

Montículo que encierra mágica historia del Monumento Guayabo será remozado ◘ Video

Costa Rica: Bares, fútbol, iglesias y fiestas sí, ¡pero libros no! ◘ Voz propia

Quipu: Primera expo virtual de la escritura aún no descifrada de los ancestros indígenas

Soy consciente que no es culpa de ellos. De cualquier forma, me enfada. Me irrita recordar la falsa felicidad que sentí. La muy posible cara de estúpido con la que pregunté:

-Buenas, por pura casualidad ¿tienen a disposición “La historia de los Pufis” de Louis Ducoudray?

Llámenme iracundo. Estos eventos no me entristecen, me enojan. A los pocos días contacté al autor, resulta que tiene más de cien unidades en casa a la venta.

Ya con el libro en mano me dediqué a analizarlo. Lo leí la primera vez, no lo entendí. La segunda un poco, no demasiado. La tercera fue la vencida.

La historia de los Pufis habla de una sociedad ficticia que sobrevivió a una guerra nuclear. Este hecho provocó cambios en el ambiente que les obligó a adaptarse. Existen tres tipos de Pufis: los rojos, los azules y los amarillos.

Construcción de los personajes

Su aspecto físico no tiene una forma definida, son como seres de gelatina. Su modo de comportarse e incluso, su manera de sentir es muy humana. Tanto así que me ayudó a concluir que los Pufis, son una especie de crítica a la sociedad y no un mundo ajeno con totalidad al nuestro.

En serio, los reto a poder descifrar el libro. En un principio creí que los Pufis eran una familia. Es decir, los rojos los padres, los amarillos los hijos y los azules las madres. Pero no, creo (Imposible asegurar algo con este libro) que los Pufis representan las clases sociales y los eventos que ocurren es la percepción de los distintos estratos ante un mismo hecho.

La trama no es lineal ni hay un hilo conductor presente en la obra. El libro se divide en secciones, sucesos aislados que tratan de amarrarse en un lapso.

Considero que es parte de la confusión que intenta crear el autor. Estamos acostumbrados a unir secciones de un relato, buscar ese sentido lógico de que cada acción provoca una reacción. En la historia de los Pufis eso no importa.

Semiótica y descripción

Me atrevería a afirmar que la manera de describir los eventos en la obra es la cereza en el pastel. Louis nos muestra la exquisita capacidad que tiene para convertir un acto tan sencillo como el de ingerir mango, en poesía. Es capaz de congelar el tiempo y deleitarnos con una página entera que narra la sensación de morder la fruta.

El libro es un crucigrama, símbolos aparecen inmersos en los ríos de tinta que completan el escrito, los cuales es su deber descifrar si quiere encontrar coherencia. Lo anterior es de cierta forma un reto para uno como lector.

El diseño del libro

A primera impresión pensé: “No encuentro sentido al hecho de que el libro esté diseñado como si fuera literatura infantil”.

Fue hasta después de la tercera lectura, que comprendí que el autor busca que nosotros leamos el libro con la apertura mental que tienen los niños y las niñas. Es necesario dejar nuestra percepción de la realidad y sistema de creencias a un lado, si desea descifrar con facilidad el significado de la obra.

El libro es perfecto si a usted le gustan los acertijos, los rompecabezas y la semiología, en caso contrario podría tornarse complejo.

¡Importante!

El libro me costó dos mil colones y lo pueden adquirir a través del siguiente enlace: https://cutt.ly/2brQtyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *