¿Por qué es importante y cuáles son los vacíos de la alianza entre Dominicana, Panamá y Costa Rica?

Dos talones de Aquiles: Lucha contra crimen organizado y carencias educativas y desigualdad en la distribución de la riqueza generada por el comercio.

Análisis*. El pasado 11 de diciembre de 2021 los tres presidentes de República Dominicana, Panamá y Costa Rica, Luis Abinader Corona, Laurentino Cortizo Cohen y Carlos Alvarado Quesada, respectivamente, firmaron la “Declaración de Puerto Plata”, un nuevo entendimiento para la Alianza para el Desarrollo en Democracia.

Aunque la alianza tiene un componente político muy claro, el de resguardar la democracia como única forma posible de crear desarrollo social y económico, lo cierto es que se trata en el fondo de una unión con intereses comerciales y económicos primordialmente.

“Este dispone la creación de un grupo de trabajo ministerial para profundizar sinergias e intercambiar sobre potenciales oportunidades de regionalización en las cadenas de valor entre las Partes”, informó la delegación costarricense en la reunión de Dominicana.

El mismo presidente Carlos Alvarado, de Costa Rica, mencionó los casos de Haití y Nicaragua, dos países con inestabilidad política por la inexistencia de una democracia. Ambos países vecinos fronterizos de dos de los socios que firmaron el acuerdo. Esos países también producen inestabilidad social, política y económica en sus países vecinos.

Los otros jefes de estado estuvieron de acuerdo en que “es una gran paso para avanzar hacia una región más estable”.

Según se informó, los tres mandatarios “renovaron el compromiso con el Estado de Derecho, la democracia, el respeto y promoción de los derechos humanos y la libertad de expresión”.

Firma del Acuerdo de la Alianza para el Desarrollo en Democracia 7

Claramente, detrás de esa pretendida estabilidad política y social están detrás muchos intereses comerciales que convienen a los tres países firmantes. Y las razones son múltiples, por eso no extraña que se quiera “profundizar sinergias e intercambiar sobre potenciales oportunidades de regionalización en las cadenas de valor entre las partes”.

Este video explica los alcances comerciales del acuerdo:

Cuando se firmó el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos -que en Costa Rica requirió el primer y último referendo ciudadano que ha existido-, se incluyó a República Dominicana, porque este país comparte no solamente el idioma, sino una cultura comercial similar.

Se podría decir que República Dominicana es el enclave comercial de Centroamérica en el Caribe. Es decir, no solo se trata de un acuerdo comercial para exportaciones e importaciones entres esos tres países, sino el cómo se establecen alianzas para expandir servicios y producir bienes comerciales con mejores condiciones de transporte y con encadenamientos más sólidos. Se habla de una economía circular para generar empleos a largo plazo.

San Lucas 2021 tour

Es pura geoestrategia, los tres países tienen peso comercial y logístico en la región, porque Panamá tiene el canal, Dominicana el acceso al Caribe y Costa Rica el desarrollo educativo y tecnológico, así como el recurso humano, de manera que se pueden complementar ventajas para gestionar una alianza que no necesariamente puede quedarse ahí. De los tres países, Costa Rica es el único que pertenece a la OCDE, lo que también abre puertas a los otros dos países al mundo desarrollado o en vías de desarrollo.

En efecto, aunque es el tercer acercamiento -el próximo encuentro será en Costa Rica para afinar detalles el próximo año-, se trata de un concepto estratégico que podría en un futuro cercano incluir a otros países del bloque regional. De hecho, uno percibe que esta alianza no avanza con la firmeza que podría tener.

Si bien Nicaragua y Honduras viven en inestabilidad social, económica y política, las recientes elecciones libres en Honduras -sin intervención militar- y cierta estabilidad guatemalteca, pueden hacer pensar en esos países para fortalecer este mecanismo. Pero eso será para valorarse más adelante.

Esta alianza confirma además que los países en vías de desarrollo pueden unirse y hacer la diferencia, para defender sus intereses comerciales y de manera independiente y autónoma, regionalmente, sin ajustarse a designios de las potencias.

El mismo presidente de Estados Unidos, Joe Biden, expresó que se trata de “un compromiso inspirador y de alianzas, que espero que veamos más, a medida que emprendamos este tema en el próximo año de acción”.

En muchas oportunidades, en el pasado, a partir del proceso de Esquipulas y la pacificación de Centroamérica -que terminó degradándose con la entrada del nuevo siglo-, se trató de unir al istmo con diferentes mecanismos como el Parlamento Centroamericano, hoy una entidad obsoleta. La unión de Centroamérica nunca fue posible dada la inestabilidad política, militar y económica de los países, con la excepción de Costa Rica.

suscripcion solidaria culturacr UN CAFE

Por esa razón, más que una cercanía geográfica, la geopolítica estratégica hoy define mejores posibilidades en alianzas a partir de las coincidencias culturales, económicas y políticas. Con una base democrática y un comercio activo, tres países como estos aliados, sin duda encontrarán mejores formas de crear oportunidades para sus poblaciones.

Sin embargo, la concentración de la riqueza en pocas manos, la desigualdad en la distribución del ingreso y las carencias educativas siguen siendo talones de Aquiles en esta trama. No basta que haya intereses comerciales comunes cuando la educación y el bienestar que pueda generar el comercio no llega a las poblaciones.

Caribe Centroamerica

El otro talón de Aquiles de esta alianza es el tema de la seguridad nacional frente al crimen internacional organizado. El tema apenas se menciona en el acuerdo y, hasta el momento, no adquiere la importancia que le urge. Sabemos de mafias organizadas de personas dominicanas que operan en Costa Rica con suma violencia y sabemos del trasiego internacional de las drogas en el Caribe y en el Pacífico desde Colombia hacia el principal cliente mundial de estupefacientes: Estados Unidos.

Cuando el nuevo entendimiento habla de cooperación incluye “cambio climático, seguridad alimentaria, educación, gestión del talento humano y ciencia, tecnología e innovación”, pero no menciona el tema de seguridad regional.

Estos países deben colaborar directamente, con sus respectivos servicios de vigilancia e inteligencia policiaca, para combatir y derrotar esa criminalidad creciente y amenaza la estabilidad social de los países. Y eso no es algo menor en estos momentos.

Si esos problemas no se enfocan en las siguientes reuniones seguiremos en lo mismo, dando énfasis al comercio y la economía, pero dejando de lado a las personas que lo producen.

* Geovanny Jiménez S. El autor es politólogo con especialidad en política internacional por la Universidad de Costa Rica.

Sobre el autor del contenido

1 thought on “¿Por qué es importante y cuáles son los vacíos de la alianza entre Dominicana, Panamá y Costa Rica?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.