PLN vota en contra de su propio proyecto: secretismo seguirá en nombramientos del Congreso

Carolina Hidalgo se manifestó indignada y dijo que “la Comisión Especial nunca se interesó realmente por transparentar las decisiones que tomamos”.

Con la excepción de las dos diputaciones del Partido Acción Ciudadana, todos los diputados de la Comisión Especial votaron para enterrar dos proyectos que pretendían hacer público el nombramiento de los magistrados de la Corte Suprema de Justicia.

Eso a pesar de que muchos habían manifestado que estaban de acuerdo con hacer transparentes estos nombramientos tan polémicos mediante una ley. El conflicto nació cuando en varios nombramientos realizados durante este período el PAC y algunos diputados defendieron que el voto debía se público y no secreto como se realiza en este momento.

Ante el archivo de los dos proyectos, la legisladora Carolina Hidalgo se manifestó indignada y dijo que “la Comisión Especial nunca se interesó realmente por transparentar las decisiones que tomamos”.

Según Hidalgo “el secretismo continuará” y dio a conocer que incluso el PLN votó en contra de un proyecto presentado por su propia fracción para lograr el objetivo.

La comisión la componen los diputados Jorge Luis Fonseca (presidente, del PLN), Carlos Ricardo Benavides (PLN), Eduardo Cruickshank, Pedro Muñoz, Erick Rodríguez Steller y José María Villalta, además de Carolina Hidalgo del PAC.

La Comisión finalmente no cometió su propósito y terminó siendo un espacio más para la pérdida de tiempo legislativo.

Mariachis y evangélicos quisieron revivir pesca de arrastre pero su idea no prosperó en el Congreso

En EE.UU. usan ‘objeción de conciencia’ por motivos religiosos para no vacunarse

La fabulosa celebración del Bicentenario en San José: Videos y fotos

Fabricio Alvarado quiere explotar gas natural y oro: “Es momento de aprovechar los recursos naturales”

Los nombramientos de magistrados y magistradas normalmente son polémicos porque se manejan como clientelismo o como un mecanismo para mantener el control o influir ideológicamente en las decisiones de la Corte Suprema de Justicia y de la Sala Constitucional, ante intereses políticos o sobre temas polémicos como los derechos humanos o reformas controversiales que surjan del Congreso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *