6 de febrero de 2023

Planeta habitable a 100 años luz abre nuevo foco de seguimiento

Planeta habitable porque se encuentra en la conocida como “una zona optimista”, donde podría haber agua y condiciones de vida.

Comparta en


Observaciones con el satélite TESS de la NASA han revelado un segundo pequeño mundo –95% del tamaño de la Tierra y probablemente rocoso– en la zona habitable de una estrella a 100 años luz. Sería un planeta habitable para los humanos.

TOI 700 e se sitúa a una distancia en la que podría haber agua líquida en la superficie de un planeta. Es el mismo caso de TOI 700 d, a los que se suman otros dos planetas fuera de zona habitable.

Planeta habitable en medio de zona optimista

“Se trata de uno de los pocos sistemas con múltiples planetas pequeños en la zona habitable que conocemos”, explica en un comunicado Emily Gilbert, investigadora postdoctoral del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA que dirigió el trabajo. Esto convierte al sistema TOI 700 en una interesante posibilidad de seguimiento adicional”. El planeta e es aproximadamente un 10% más pequeño que el planeta d, por lo que el sistema también muestra cómo las observaciones adicionales de TESS nos ayudan a encontrar mundos cada vez más pequeños.”

Tras un año de búsqueda, Gilbert presentó el resultado en nombre de su equipo en la 241ª reunión de la Sociedad Astronómica Americana en Seattle. The Astrophysical Journal Letters aceptó un artículo sobre el planeta recién descubierto.

TOI 700 es una estrella enana M pequeña y fría situada a unos 100 años luz en la constelación austral de Dorado. En 2020, Gilbert y otros anunciaron el descubrimiento del planeta d, del tamaño de la Tierra y habitable, que se encuentra en una órbita de 37 días, junto con otros dos mundos.

El planeta más interno, TOI 700 b, tiene aproximadamente el 90% del tamaño de la Tierra y orbita la estrella cada 10 días. TOI 700 c es 2,5 veces mayor que la Tierra y completa una órbita cada 16 días. Es probable que los planetas estén bloqueados marealmente, lo que significa que sólo giran una vez por órbita, de modo que uno de sus lados siempre está orientado hacia la estrella, al igual que uno de los lados de la Luna siempre está orientado hacia la Tierra.

TESS observa grandes franjas del cielo, denominadas sectores, durante aproximadamente 27 días seguidos. Estas largas miradas permiten al satélite seguir los cambios en el brillo estelar causados por un planeta que cruza por delante de su estrella desde nuestra perspectiva, un acontecimiento llamado tránsito. La misión utilizó esta estrategia para observar el cielo austral a partir de 2018, antes de volver al cielo septentrional. En 2020, regresó al cielo austral para realizar observaciones adicionales. El año adicional de datos permitió al equipo afinar los tamaños originales de los planetas, que son un 10% más pequeños que los cálculos iniciales.

BOLETÍN GRATUITO:


“Si la estrella estuviera un poco más cerca o el planeta fuera un poco más grande, podríamos haber detectado TOI 700 e en el primer año de datos del TESS”, explica Ben Hord, doctorando de la Universidad de Maryland en College Park e investigador del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA en Greenbelt (Maryland). “Pero la señal era tan débil que necesitábamos el año adicional de observaciones de tránsito para identificarla”.

TOI 700 e, que también podría estar bloqueado por las mareas, tarda 28 días en orbitar su estrella, lo que sitúa al planeta e entre los planetas c y d en la llamada zona habitable optimista.

Los científicos definen la zona de habitabilidad optimista como el intervalo de distancias a una estrella en el que podría haber agua líquida en la superficie en algún momento de la historia de un planeta. Esta zona se extiende a ambos lados de la zona de habitabilidad conservadora, el intervalo en el que, según la hipótesis de los investigadores, podría existir agua líquida durante la mayor parte de la vida del planeta. TOI 700 d orbita en esta región.

Encontrar otros sistemas con mundos del tamaño de la Tierra en esta región ayuda a los científicos planetarios a aprender más sobre la historia de nuestro propio sistema solar.

Según Gilbert, se está llevando a cabo un estudio de seguimiento del sistema TOI 700 con observatorios espaciales y terrestres, que podría aportar más información sobre este extraño sistema.

“TESS acaba de completar su segundo año de observaciones del cielo boreal”, declaró Allison Youngblood, astrofísica investigadora y científica adjunta del proyecto TESS en Goddard. “Esperamos con impaciencia los otros apasionantes descubrimientos que esconde el tesoro de datos de la misión”.

Artículo relacionado:

Comparta en