6 de febrero de 2023

Pedro Castillo: De maestro rural a posible prisión de hasta 35 años por falta de capacidad política

La triste historia de Pedro Castillo, de maestro de escuela rural a un suicidio político que lo podría meter a la cárcel por décadas.

Comparta en


La situación del hoy ex presidente peruano Pedro Castillo es más que lamentable y la gran mayoría de analistas internacionales coinciden en el gran problema del maestro rural fue desconocer y no tener la necesaria capacidad para gobernar.

El intento de golpe de estado fue, según los expertos, una especie de suicidio político, porque Pedro Castillo no tenía ni el apoyo del Ejército ni de sus propios ministros, que fueron renunciando horas después de que Castillo enviara su mensaje a la nación donde, según él, estaba destituyendo al Congreso.

taller en casa 37
Importante: Reclame este descuento con el código hD7k. Válido hasta 21 de diciembre, 2022.

Pero eso no es todo, quienes lo asesoraron o guiaron a este intento lo pusieron en la cárcel por un delito en particular, pero con posibilidad de que sean muchos más. Castillo desconocía la propia Constitución Política que juró defender, porque legalmente no podía disolver el Congreso y eso implica un presunto delito de rebelión que tiene una pena de hasta dos décadas de cárcel.

La incapacidad de Castillo es tal que no entendió lo que hacía, incluso creándose un daño innecesario, porque según los cálculos legislativos, sus enemigos políticos no tenían los votos necesarios para destituirlo en su tercer intento de aplicar la vacancia por incapacidad moral. Es decir, Castillo se asustó, no calculó bien, desconocía las leyes, no tenía apoyos suficientes y eso lo arrinconó a comprobar lo que sus enemigos querían: demostrar esa incapacidad.

De hecho, Castillo pidió asilo político a Andrés Manuel López Obrador, presidente de México. Lo obtuvo pero no se dirigió a la Embajada de México en ese país, por lo que el asilo ya no fue posible.

Por el momento, el Poder Judicial ha ordenado siete días de detención preliminar contra Castillo, pero según especialistas en derecho penal de Perú dicen que se trata de un delito en flagrancia, lo que podría establecer una condena rápido.

Carlos Rivera Paz, del Instituto de Defensa Legal (IDL), indicó a DW que “es probable que, después de los siete días de detención preliminar, Castillo reciba 36 meses de prisión preventiva”.

“Por los delitos de rebelión y sedición que le ha imputado la Fiscalía por violar el artículo 117 de la Constitución, Castillo podría recibir una condena de hasta 20 años de cárcel”, afirma Rivera Paz.

Suicidio político de Pedro Castillo

DW. Según el artículo 117 de la Constitución peruana, el presidente de la República solo puede ser acusado, durante su período, por traición a la patria, por impedir las elecciones presidenciales, parlamentarias, regionales o municipales, por disolver el Congreso -salvo en los casos previstos en el artículo 134 de la Constitución- y por impedir su reunión o funcionamiento o los del Jurado Nacional de Elecciones y otros organismos del sistema electoral.

En la excepción que da el artículo 134, el presidente solo tiene la potestad de disolver el Parlamento, si este ha censurado o negado su confianza a dos gabinetes ministeriales, cosa que no había sucedido. Es por ello que, poco después del anuncio de Castillo en televisión nacional, el Tribunal Constitucional calificó como “golpe de Estado” el cierre del Congreso, aclarando que “nadie le debe obediencia a un gobierno usurpador”.

En seguida, el TC exhortó al Parlamento a “actuar conforme a sus atribuciones y competencias” e hizo un llamado a la vicepresidenta, Dina Boluarte, para que asumiera el gobierno de la nación. Además, convocó a la Fiscalía, Fuerzas Armadas y Policía Nacional a “actuar conforme a ley y proceder contra quienes se han puesto al margen de esta”.

“Esto ha sido claramente un suicidio político”, opina el politólogo Godoy, y señala al entorno más cercano de Castillo. “Todo indica que la hasta entonces presidenta del Consejo de Ministros, Betssy Chávez, y el expremier Aníbal Torres fueron su principal soporte”, sostiene.

“Castillo va a ser seguramente condenado por los delitos de quebrantamiento del orden constitucional y aparte están las investigaciones por corrupción”, dice el abogado penalista Rivera Paz. Desde hace algunos años, en Perú, se permite la acumulación de condenas. “Por ello, además de la pena por rebelión, es probable que por el caso de organización criminal sea condenado hasta 30 años más”, afirma Rivera Paz.

Pero eso no significa que Castillo pasará 50 años en prisión, aclara el experto, “porque la acumulación de las penas tiene un máximo de 35 años o, como en otros casos, prisión perpetua”.


Con información parcial de DW.

Comparta en