Patricia Mora por su renuncia al Inamu: “Hay intromisión empresarial en Gobierno”

Rechazó, además, la evidente injerencia del periódico La Nación cuya oposición a las medidas de las mesas de diálogo ha sido evidente e incluso editorializada en sus informaciones.

Después de manifestar su molestia porque, a pesar de los acuerdos de las mesas multisectoriales, el Ejecutivo decidió negociar con el Fondo Monetario Internacional, la frenteamplista Patricia Mora lamentó también la intromisión de los intereses empresariales en las decisiones de Gobierno.

Mora Castellanos, además de renunciar como presidenta ejecutiva del Inamu y como ministra de la Condición de la Mujer esta mañana de manera oficial. El Gobierno solamente envió un escueto audio en el que agradece el trabajo de la exdiputada en este espacio.

“Estoy señalando un acto simbólico que da cuenta de la impertinente y vergonzosa intromisión de los grupos empresariales en el ámbito soberano del Poder Ejecutivo”, expresó Patricia Mora en su comunicación pública sobre los motivos de su renuncia.

“Estoy narrando un acto concreto que demuestra lo que hemos venido observando con enorme preocupación y que he denunciado en las sesiones del Consejo de Gobierno en reiteradas ocasiones: la práctica recurrente de despreciar el valor de la representación democrática, de imponer intereses corporativos en las decisiones de Estado, a espaldas de la población, intromisiones que se traducen en desigualdad, en privilegios para algunos y pobreza, violencia y exclusión para otros y otras”, comunicó Mora.

La ahora ex ministra también manifestó su desacuerdo con los “grandes recortes” al presupuesto para el 2021 que se fraguaron en la Asamblea Legislativa, así como lo que ella considera un grave daño al Estado Social de Derecho.

Según Mora, las medidas acordadas en las mesas intersectoriales “deberían ser tomadas con prontitud por el Poder Ejecutivo para evitar escenarios que agraven aún más las condiciones económicas”.

Rechazó, además, la evidente injerencia del periódico La Nación cuya oposición a las medidas de las mesas de diálogo ha sido evidente e incluso editorializada en sus informaciones.

“En la entrevista, o más bien interrogatorio (de La Nación), al que sometió al señor Presidente de la República, el editorialista no perdió oportunidad de advertirle a don Carlos sobre la inutilidad del esfuerzo de diálogo nacional”, agregó.

Según su criterio ese periódico arguye por “acudir a mecanismos, a vocerías y a atajos más expeditos y certeros”, que son ampliamente antidemocráticos, como representante de “los sectores que no han tenido la lucidez de desprenderse de una pequeña porción de su comodidad privilegiada para contribuir a que quienes nada o poco tienen puedan vivir con un poco más de dignidad”, en sus propias palabras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *