‘Para mí no existe el mal llamado aborto terapéutico, todo es aborto’, dice Fabricio Alvarado

En 2019 el país aprobó la normativa necesaria para permitir el aborto terapéutico en el país a través de un trabajo técnico y especializado que incluyó un equipo multidisciplinario.

Esteban Mata, Pulsocr.com. Como si la discusión no estuviera más que zanjada, y aunque parezca una necedad que ya puede hartar a los lectores, cabe rescatar que el candidato presidencial por Nueva República, Fabricio Alvarado, insiste en traer a colación temas como el aborto terapéutico, cuyo decreto que permite la aplicación de la ley sería revisado en caso de que llegue a la presidencia del país.

En una entrevista con el diario La República, el salmista evangélico dijo que en caso de llegar a la Presidencia, revisaría “todos los decretos” que se han firmado en los dos últimos gobiernos del PAC, incluido el que permite la aplicación de la interrupción de emergencia del embarazo, denominado “aborto terapéutico” y que existe en la legislación costarricenses desde la década de los 70.

Relacionado: Norma técnica: más allá de las ideologías

“Para mí no existe el mal llamado aborto terapéutico, todo es aborto” , dijo Alvarado al medio josefino.

“Vamos a revisar todos los decretos, no nos vamos a enfocar en uno solo. Es necesario evaluar la pertinencia de algunas medidas. Para mí no existe el mal llamado aborto terapéutico, todo es aborto”, dijo el candidato.

Mariachis y evangélicos quisieron revivir pesca de arrastre pero su idea no prosperó en el Congreso

En EE.UU. usan ‘objeción de conciencia’ por motivos religiosos para no vacunarse

La fabulosa celebración del Bicentenario en San José: Videos y fotos

Fabricio Alvarado quiere explotar gas natural y oro: “Es momento de aprovechar los recursos naturales”

En 2019 el país aprobó la normativa necesaria para permitir el aborto terapéutico en el país a través de un trabajo técnico y especializado que incluyó un equipo multidisciplinario.

CONTINUIDAD A LA NEGATIVA

Sin embargo, ese mismo año, ya el bloque de diputados fabricistas presentó un proyecto de ley para equiparar las penas del ‘delito de aborto’ con el de homicidio calificado.

La iniciativa, tramitada bajo expediente 22.453 e impulsada por Jonathan Prendas, Carmen Chan e Ignacio Alpízar, pretende que cualquier persona que cause la muerte de un feto, pueda ser sancionado con 35 años de prisión, mismo tiempo por el que se sanciona a una persona que haya cometido el delito de homicidio calificado.

El texto plantea que el que causare la muerte de un feto será reprimido con prisión de veinte a treinta y cinco años, si obrare sin consentimiento de la mujer o si esta fuere menor de quince años. Dicha pena sería de 19 a 30 años, si el feto no había alcanzado seis meses de vida intrauterina. Asimismo, se sancionaría de 18 a 32 años si se cometiera un aborto con consentimiento (16 a 30 años de prisión si el feto no alcanzó seis meses).

1 thought on “‘Para mí no existe el mal llamado aborto terapéutico, todo es aborto’, dice Fabricio Alvarado

  1. A mí, como cristiano evangélico, me da mucha vergüenza el papelón que han hecho algunos políticos dizque llamados “evangélicos”. Nuestro Señor Jesús dijo que “por sus frutos (obras) los conocerán” a las personas, digamos, aunque se refería a los fariseos y falsos profetas. Para empezar, utilizar el sagrado nombre del Señor Jesús para hacer política y jalar agua a sus molinos, es sencillamente deleznable. Luego, se autollaman “cristianos” y como tales, quieren dar a entender al público que “los cristianos” estamos representados por ellos y no es así. Estos religiosos que se meten en política mezclan cosas que el Señor Jesús mantuvo por aparte y nunca mezcló. Nuestro Señor nunca dijo tampoco que era por medio del poder político que alcanzaríamos el Reino de Dios ni que el poder terrenal fuera necesario para predicar el evangelio. Todo lo contrario. Los apóstoles fueron perseguidos y asesinados por el poder terrenal y el evangelio del Señor avanzó y avanzó por obra del Espíritu Santo, no por obra de políticos de oficio y menos por religiosos metidos en política, como hacía el Sanedrían, es decir, los judíos religiosos en el poder que mandaron matar a Jesús. Más le valdría a Fabricio andar alabanzo a Dios en las iglesias cantando canciones que podrirse y corromperse en el lodazal de la política, de donde ya sacó no se sabe cuántos millones que recibió en efectivo durante la segunda ronda electoral 2018. No nos extrañe si termina en la cárcel por “la estructura parelela” de financiamiento electoral que denunció el político-pastor Avendaño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *