Ocio improductivo, un mal común

Ejercitar el cuerpo cuando realizamos un trabajo sedentario resulta imprescindible para mantener la salud tanto física como mental.

Actualmente, encontramos algunos tipos de ocio muy extendidos y generalizados que no aportan un beneficio directo a las personas que lo disfrutan. Desde la pasividad más absoluta hasta el consumo de sustancias perjudiciales, son muchas las formas de ocio escogidas por jóvenes y adultos que suponen un perjuicio para la salud o el ánimo.

En ningún caso se puede hacer afirmaciones generales puesto que hay muchas personas que cuentan con métodos de ocio muy productivos e, incluso, existen asociaciones para compartir dichos entretenimientos haciéndolos aún más interesantes.

Por otro lado, encontramos algunos entretenimientos que resultan interesantes y productivos en una cierta medida. Es el caso de algunos ejemplos como los juegos online, los casinos en línea o el uso de redes sociales que deben ser utilizados con una actitud responsable y tomando siempre la medida adecuada.

¿Qué hacemos mal?

El ocio se puede definir como las actividades que realizamos durante el tiempo libre que nos queda una vez finalizadas todas nuestras obligaciones cotidianas. Por norma general este tiempo suele ser muy limitado y resulta paradógico que no sepamos aprovecharlo para su disfrute máximo.

El principal error suele ser tomar por costumbre la realización repetida de actividades improductivas. Descansar de todo un día puede ser beneficioso para el cuerpo y la mente, sin embargo, dejar correr cada día el tiempo libre sin activar nuestro organismo no conlleva un verdadero descanso.

Ejercitar el cuerpo cuando realizamos un trabajo sedentario resulta imprescindible para mantener la salud tanto física como mental. Por otro lado, activar la mente con actividades de interés para nosotros pero diferentes a las realizadas durante la jornada laboral, es el mejor sistema de descanso psicológico.

Es fácil ver a una persona tumbada en el sofá de casa con la televisión encendida y el teléfono móvil en las manos pensando que así descansa cada día al salir del trabajo. Otra forma común es pasear por un centro comercial, comprar cosas innecesarias y tomar comida basura. Este tipo de actitudes son las que se convierten en realmente perjudiciales con la repetición.

Propuestas de ocio más productivas:
⦁ La práctica regular de algún deporte siempre está en el primer lugar de la lista de actividades productivas para el cuerpo. Encontrar el deporte que nos satisfaga será la clave para transformar una obligación en un entretenimiento.
⦁ Tanto el cuerpo como la mente agradecerán una salida al campo. El contacto con la naturaleza activa el organismo y potencia el bienestar de forma inmediata. Las personas que no tengan posibilidad de acceder al campo con facilidad pueden apostar por las zonas verdes de su ciudad.
⦁ Las habilidades e intereses personales también ayudan a encontrar la actividad de ocio más adecuada. Una persona interesada en la astronomía, la meteorología, el coleccionismo u otras muchas disciplinas, puede dedicar su tiempo libre a fomentar esta afición como el ocio más productivo que se puede lograr. Existen numerosas agrupaciones especializadas que permiten participar en actividades conjuntas ayudando así al que se inicia y favoreciendo un mayor disfrute mediante la actividad compartida y la socialización con distintos individuos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *