Nuevo coronavirus surgió de murciélagos y habría pasado de serpientes a humanos

Las serpientes a menudo cazan murciélagos en estado salvaje, lo que plantea la posibilidad de que haya saltado de la especie huésped (murciélago) a las serpientes y luego a los seres humanos.

El brote de coronavirus en China, la enfermedad respiratoria infecciosa que ha matado a más de 15 personas y ha encendido mecanismos de prevención en todo el mundo, puede tener un origen bastante peculiar: un animal rastrero al que todos tememos, las serpientes. ¿Cómo llegó a transmitirse a los humanos?

Pareciera que las serpientes podrían ser la fuente original del nuevo brote de coronavirus.  El krait chino (Bungarus multicinctus) y la cobra china (Naja atra) son altamente venenosas y se encuentran en gran parte del centro y sur de China y en el sudeste asiático, informó The Conversation. 

​La enfermedad fue reportada a finales de diciembre de 2019 en Wuhan (centro de China), y se ha expandido rápidamente. Desde entonces se han infectado a personas en otros países, además de China, incluyendo Estados Unidos.

Siga el mapa de los casos reportados del virus:

Naja atra
© CC BY 2.0 / THOMAS BROWN / NAJA ATRA (04).JPG / Naja atra

No obstante, en los últimos 17 años diferentes tipos de coronavirus han matado a cientos de personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha nombrado al nuevo coronavirus 2019-nCoV.

Desafortunadamente, no existe una vacuna aprobada o un tratamiento antiviral disponible para la infección por coronavirus

¿Cómo se transmite de animales a humanos?

Aunque la fuente original de las primeras versiones del coronavirus es el murciélago, los científicos chinos lograron obtener el código genético del nuevo tipo y concluyeron que el brote de 2019 surgió en serpientes.

Según el estudio publicado en la revista científica journal of Medical Virology, la mayoría de los primeros pacientes que fueron hospitalizados eran trabajadores o clientes de un mercado de venta al por mayor de mariscos, carnes procesadas y animales vivos en Wuhan, donde también se vendían serpientes. 

Las serpientes a menudo cazan murciélagos en estado salvaje, lo que plantea la posibilidad de que el nuevo brote haya saltado de la especie huésped (murciélago) a las serpientes y luego a los seres humanos. Sin embargo, la forma en que el virus podría adaptarse tanto a los huéspedes de sangre fría como a los de sangre caliente sigue siendo un misterio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *