Nuevamente La Nación manipula sobre AMLO ◘ Opinión

Según este artículo de opinión hay una orquestación de la prensa nacional e internacional contra el presidente López Obrador de México.

  • Los artículos de opinión son responsabilidad única y exclusiva del firmante del mismo y no corresponde a criterio alguno de este medio de comunicación.
Por Habib Succar G.

La Nación no cesa en sus ataques gratuitos contra el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO), y en el editorial del 8 de octubre, como lo hizo antes el 12 de julio por el tema de la pandemia, insiste en “meter a AMLO en el mismo saco” que Daniel Ortega y Nayib Bukele, como presidentes que “atacan la libertad de expresión”, los tres.

En el caso de México, mencionan que AMLO “arremetió” contra dos revistas muy prestigiosas: Letras Libres y Nexos, y contra sus directores (sic) los “reconocidos intelectuales Enrique Krauze y Héctor Aguilar Camín”.

Defiende La Nación a estas dos revistas como paladines en la lucha en pro de la transparencia, la democracia y la justicia en México (sic). “También el diario Reforma, el más independiente del país (sic), ha padecido insistentes ataques verbales en meses recientes” (sic), señala el rotativo costarricense.

Es fácil precisar con la verdad y señalar que, lo que realmente hizo el presidente AMLO fue transparentar las compras públicas (obviamente a cargo del erario): el gobierno federal antes compraba mes a mes, los 7,000 ejemplares que publicaban Letras Libres y Nexos, respectivamente.

Montañas de dinero público entregados a los directores de esas revistas, quienes hoy han perdido todo prestigio y respetabilidad, porque se han descubierto y se han hecho públicos sus viciosos contubernios y millonarios negocios al amparo del poder político, con lo cual realmente compraban su silencio.

En el caso de Krauze, se descubrió por ejemplo que tiene (y tenía) jugosos acuerdos “editoriales” con el gobierno federal y con alguno que otro gobernador, como en el caso de Jalisco, donde se dejaba cobrar más de $5 millones de pesos (mdp) al año, por “asesorías” al gobernador Enrique Alfaro, acusado públicamente de autoritario, corrupto y ligado al narco del Cartel Jalisco Nueva Generación (CJNG) del tal “Mencho”. En las protestas populares desatadas en julio pasado en Guadalajara, “el intelectual” Krauze publicó un tuit que haría sonrojar a cualquiera que se considerara intelectual, legitimando la brutal represión policiaca del gobernador Alfaro, y comparando al político con actos heroicos del prócer Mariano Otero.

SONDEO:

¿Está de acuerdo usted con los bloqueos que se realizan en el país?

Luego se supo que Krauze cobraba hasta $1 millón de pesos por cada tuit… ¡Venalidad a la orden del día! Intelectualidad al mejor postor. Ni redundemos en la desfachatez de venderle al gobierno federal, mes a mes, la edición íntegra de Letras Libres, que al cabo dependían del erario federal para amasar ganancias millonarias sin mover un dedo. Hoy se conoce y se critica que muchos de los gobernadores estatales utilizan jugosas partidas del erario para “asesorías editoriales” (sic).

Pero al episodio más tenebroso y corrupto dirigido por Enrique Krauze, se le llamó “Operación Berlín”, consistente en una feroz campaña mediática de paparruchas (mentiras, “fake news”) lanzada desde redes sociales en 2017 contra el entonces candidato presidencial AMLO, con la clara finalidad de desprestigiarlo y evitar que llegara a la presidencia de México (Véase en la web). Este es el “prestigioso” intelectual que defiende La Nación que promueve la “transparencia, la democracia y la justicia en México”. ¡Menudo fiasco!

El periodista Epigmenio Ibarra,
cronista de AMLO

Otro tanto pasa con Héctor Aguilar Camín, quien tiene la curiosa virtud de haberse conquistado el favor de cada presidente de México desde Salinas de Gortari (1988) hasta Peña Nieto (2018) ̶ veinte años pegado con denuedo a la ubre del erario ̶ , y en cada nuevo sexenio, don Héctor lograba distanciarse del anterior y congraciarse con el nuevo presidente. El tiraje íntegro de su revista Nexos era comprado igualmente por el poder en el palacio de Los Pinos, donde residían sus clientes presidenciales. Pero Héctor Aguilar tiene en su haber la más bochornosa de las venganzas ejecutada por presidente alguno: cuando “se enemistó” con su mecenas, Carlos Salinas de Gortari, y se declaró en luna de miel con Ernesto Zedillo, Salinas, siempre tan cuidadoso, hizo publicar en la prensa los cuantiosos cheques que mes a mes le entregó a Héctor Aguilar Camín, con los cuales compraba no solo su silencio cómplice sino también sus elogios desmedidos. ¡Vaya honradez intelectual! ¡Qué malos ejemplos de intelectuales escoge La Nación!

La multa a la revista Nexos que reclama La Nación, fue por haber perpetrado el delito de falsedad ideológica en una contratación pública. No fue una acción punitiva su supuesta línea crítica editorial. La prohibición de contratar con el Estado durante varios años, es la misma que se aplica en todos los países civilizados a aquellas empresas que cometen delitos en las contrataciones públicas.

Volviendo a los pagos del erario a famosos “intelectuales” (más parecen mercaderes de los medios de comunicación), diremos que cumplían exactamente una tenebrosa función: callar la crítica y comprar la adulación incondicional. Esas prácticas corruptas, no son exclusivas de estos dos intelectuales supuestamente perseguidos por AMLO, sino que se ha demostrado con datos oficiales, que eran comunes a todos los medios de comunicación: solo en el último año del expresidente Enrique Peña Nieto, se pagaron más de US$500 millones de dólares del erario (sí, leyó bien: quinientos millones de dólares USA; más de $10 mil millones de pesos) a los medios de prensa y periodistas con programas propios de opinión en TV y periódicos y revistas. Esto en México se conoce como “el chayote” y a toda esa prensa venal y corrupta, se le conoce como “prensa chayotera”.

MÁS CONTENIDOS:

Ahora son conocidos y vilipendiados en México los otrora “dictadores de la opinión publicada”: López Dóriga, Loret de Mola, Ciro Gómez Leyva, Adela Micha, Pedro Ferriz e hijo, Carlos Marín, y una cohorte de nombres que recibían, ¡hasta US$10 millones EUA!, por surrealista que parezca.

Ferriz e hijo

La simpática mención del famoso escritor Paco Ignacio Taibo II como “zar cultural” del gobierno de AMLO, para luego endosarle al gobierno unas opiniones personales de Paco Taibo sobre Krauze y Aguilar, solo dan risa, porque nadie en México ha creído que las siempre polémicas opiniones del famoso novelista (a quien La Nación llama “historiador”, ¡vaya desinformación!) sean otra cosa que personales y nunca representativas ni oficiales del gobierno de AMLO. Eso ni merece discusión alguna.

En general, el gobierno de AMLO es el más criticado de los últimos 100 años de vida política en México y se entiende por qué. AMLO eliminó el chayote y con ello se compró la guerra mediática en la que vive a diario. “La prensa chayotera” está damnificada bajo el gobierno de AMLO y muchos están en absoluta crisis financiera y al borde del cierre. Igual con la TV, donde Televisa y TV Azteca, otrora dueños de vidas y haciendas, están al borde de la bancarrota y con caídas estruendosas de audiencia y la respectiva cotización de sus acciones. En su lugar, Facebook y YouTube se han posicionado como medios alternativos que la población entre 18 y 35 años, favorece ampliamente sobre los medios tradicionales (Véase aquí el análisis del comportamiento de los medios de información respecto de AMLO).

El periódico Reforma, de quien habla tan bien La Nación, recibió en el gobierno de Peña Nieto, nada más y nada menos que un pequeño préstamo de US$100 millones (dólares EUA; Ȼ60 mil millones de colones) de fondos públicos. Reforma, se caracteriza por realizar un periodismo que en Costa Rica solo se asemeja al de un cierto pasquín que gusta de publicar portadas amarillistas y sensacionalistas, básicamente infames y calumniosas. Y eso es de todos los días. Recientemente Reforma publicó en portada a 8 columnas, que “una cuñada de AMLO” (sic, excuñada) regidora municipal en Macuspana, el pueblo natal de AMLO, había desviado $200 mdp (sic), cuando lo cierto es que no existía ni existe ninguna denuncia contra ella y mucho menos tiene nada que ver el presidente AMLO con ese supuesto desvío, tal como el titular del periódico insinuaba. Al día siguiente, en conferencia de prensa, el presidente AMLO, analizado esa “noticia” se dejó llamar “pasquín inmundo” al periódico Reforma. Es la única vez que el presidente ha usado una terminología semejante para referirse a un medio de prensa. Y lo dijo dos veces más en menos de 10 minutos. Y es que Reforma ha hecho muchos méritos para ello.

En un estudio reciente se determinó que, en los 9 periódicos principales de alcance nacional, el 66% de los artículos de opinión eran contrarios a AMLO, el 20% eran neutrales y el 14% eran favorables o daban cuenta de obras positivas del gobierno federal. Aún así, los medios de comunicación y la oposición política hablan, reclaman y se quejan de que en México “no hay libertad de expresión”. ¡Oh paradoja!

En gobiernos anteriores sí se censuraron y silenciaron a medios y periodistas, además de amenazarlos, secuestrarlos, torturarlos y asesinarlos, como acostumbraron algunos gobiernos, pero ahí “los intelectuales” que hoy reclaman “libertad de expresión” nunca se pronunciaron contra los atropellos cometidos por los gobiernos contra Carmen Aristegui, Jesús Lemus, Olga Wornat, Anabel Hernández y un larguísimo etcétera de periodistas valientes que fueron hostigados por el poder político, por su ética y honestidad profesional.

Denisse Dresser

Ya se sabe que el presidente AMLO realiza todas las mañanas, de lunes a viernes, un ejemplarizante ejercicio de transparencia ante todos los medios de comunicación colectiva acreditados en las llamadas “conferencias mañaneras”, de 7 a 9 a.m., que son un ejercicio de libertad de expresión que no tiene parangón en el mundo. El presidente AMLO es el único que se expone todos los días, libremente, ante las preguntas de la prensa, sin censura ni protocolos. Ningún otro presidente del mundo realiza semejante ejercicio de transparencia y libertad de prensa. Pero la prensa opositora y “los intelectuales orgánicos” como los llama AMLO, se quejan de que en México “no hay libertad de prensa”. ¡Qué cinismo!

Otra gran pifia comete nuevamente La Nación, criticando al presidente AMLO con supuestos hechos y casos que han sido manipulados hasta el colmo de la desvergüenza y la calumnia. Por dicha hoy existen “las benditas redes sociales”, mediante las cuales la ciudadanía se informa hoy de forma directa, sin intermediarios y sin manipulaciones ni paparruchas. Esos han sido los medios que nos han permitido afirmar, categóricamente, que La Nación miente y manipula y ataca a un presidente cuyo “pecado” fundamental, es militar en la izquierda mexicana y cuyos lemas favoritos son: “primero los pobres, por el bien de México” y “No mentir, no robar y no traicionar al pueblo de México.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *