¡No alimente al trol! ◘ Voz propia

En este artículo de opinión se revela qué son los troles en redes y cuál es su función, para identificarlos bien y no alimentarlos en sus mentiras.

Por Eduardo Ureña Solano*. Un consejo de siempre de parte de quienes somos informáticos.

Existen desde los tiempos de los foros de opinión. Eran buenísimos para ponernos a pelear y luego solo se desaparecían.

Hoy se han vuelto hasta un buen negocio para empresas y partidos políticos. Es claro que no todos los que participamos en RRSS somos “troles”, pero algunos incluso son “bots” automatizados “entrenados” para responder comentarios en publicaciones.

Banner web 300x300 1
Espacio político pagado.

No se si sabía, pero existen verdaderos centros de troles que son contratados para llevar a cabo la labor de “hacer bulla” en las RRSS, apoyando los comentarios de otros troles asociados y creando publicidad gratuita en todas partes. Difícilmente inician o continúan una conversación. Generalmente terminan ofendiendo a quien les cuestione porque buscan esa reacción biliosa que tanto bien les hace.

Identificarlos es medio enredado, porque algunos internautas participan como “troles” sin proponérselo, por eso hay que ver algunos detalles importantes como revisar su perfil (generalmente tienen pocos “amigos” del país), normalmente no inician publicaciones en su propio perfil (no están hechos para eso) y cuando contestan en un comentario lo dejan ahí, abandonado en espera de que otros sigan su trabajo.

No hay que evadir una buena discusión, pero antes de continuarla piense: ¿Será un trol o un internauta legítimo?

Si llega a la conclusión de que se trata de un “troll” (castellanizado es trol), no responda… ni siquiera reaccione a su comentario. ¡NO LO ALIMENTE!

Nota del editor:

Le compartimos la definición de Wikipedia:

En la jerga de Internet, un trol,​ plural troles (del noruego troll), describe a una persona con identidad desconocida que publica mensajes provocadores, irrelevantes o fuera de tema en una comunidad en línea, como pueden ser un foro de discusión, sala de chat, comentarios de blog, o similar, con la principal intención de molestar o provocar una respuesta emocional negativa en los usuarios y lectores, con fines diversos (incluso por diversión)​ o, de otra manera, alterar la conversación normal en un tema de discusión, logrando que los mismos usuarios se enfaden y se enfrenten entre sí. Según la Universidad de Indiana son una comunidad en aumento. El trol puede crear mensajes con diferente tipo de contenido como groserías, ofensas, mentiras difíciles de detectar, con la intención de confundir y ocasionar sentimientos encontrados en los demás.

*Informático independiente desde 1992. Teólogo y ex pastor.

Sobre el autor del contenido

1 thought on “¡No alimente al trol! ◘ Voz propia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.