Netflix sofoca a sus clientes y provoca desbandada en medio de dura competencia

Netflix parece haberse convertido en el streaming que sustituye a los canales de televisión que antes transmitían telenovelas de mala calidad con grandes audiencias y decenas de anuncios publicitarios.

Solamente en los primeros meses de 2022 la plataforma de streaming había perdido 200.000 clientes a raíz de la pérdidas de muchos contenidos de gran impacto, como el caso de las franquicias que ahora manejan plataformas como Disney Plus y HBOMax.

La competencia con el ingreso al mercado de Prime Video no era tanta al inicio, pero desde que Disney Plus y sobre todo HBO Max ingresaron, Netflix no solamente perdió el monopolio que ostentaba en el servicio de streaming, sino que vio mermada su participación entre quienes no encontraron en las telenovelas latinoamericanas o series coreanas un atractivo de sustitución.

La molestia se venía acumulando desde que la plataforma se había aprovechado de su monopolio para subir los precios sin remordimiento alguno, justo en el peor momento en que perdía membresías importantes en películas y series de televisión.

A sus aumentos de precios y la entrada discreta de Amazon Prime Video, se sumó que tanto la plataforma del gigante de las ventas por Internet de Jeff Bezos, como las nuevas competidoras (HBOMax y Disney Plus), entraran a la competencia incluso a menos de la mitad del precio de Netflix. HBOMax, incluso, varias veces hace campañas a mitad de precio, con lo que deja en $3 por mes su servicio, uno con excelente contenidos.

Ahora las molestias se agrandan por dos razones más: las pruebas para meter publicidad que hace Netflix y las restricciones en la cantidad de usuarios que antes no existían. A pesar de la intromisión de anuncios publicitarios, Netflix negaba que esa fuera su nueva estrategia de mercado. Sin embargo, ahora parece que cambiaron de opinión y estarían por lanzar un nuevo producto que implicaría cuentas más baratas, pero con proyección de comerciales.

Reed Hastings, el CEO de la empresa, anunció: “Cualquiera que siga a Netflix sabe que yo estaba en contra de la complejidad de la publicidad y soy un gran admirador de la simplicidad de la suscripción. Pero por mucho que me guste, estoy más a favor de que el consumidor pueda elegir. Y permitir que los consumidores que quieren un precio más bajo y toleran la publicidad obtengan lo que quieren tiene mucho sentido”.

Pero no es todo: resulta que también anunció en las últimas semanas que cobrará por cantidad de usuarios, de manera que ya no será aquella plataforma que podíamos compartir con nuestros amigos y familiares sin problemas, sino que ahora cada quien deberá pagar su parte. Además, los usuarios que la utilizan desde otras IP lejanas a las de la casa del dueño original, ya no podrán hacerlo, excepto claro que quieran pagar su propio usuario.

Lo cierto es que si siguen así, cada día menos gente querrá mantenerse en una plataforma que ha desmejorado su calidad; aunque esto no pareciera importante para las masas, pero sobre todo que cada día aprieta más el bolsillo y la tolerancia de sus clientes.

Netflix parece haberse convertido en el streaming que sustituye a los canales de televisión que antes transmitían telenovelas de mala calidad con grandes audiencias y decenas de anuncios publicitarios para las amas de casa y personas no muy exigentes en sus gustos. En Costa Rica, por ejemplo, los programas más vistos todos los días son telenovelas que ya fueron transmitidas repetidas veces en la televisión nacional mediante señal de antena o de cable local, como “Betty, la fea”, “Pasión de Gavilanes”, entre otras.

Después de todo, para todos los gustos hay oferta comercial en este mundo.

Sobre el autor del contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.