Nebulosa.com, el vacío como fuerza narrativa

Hoy en “Artículo invitado” tenemos esta desenfadada reseña literaria realizada por el escritor Daniel Garro sobre la obra “Nebulosa.com” de Guillermo Fernández.

  • Hoy en “Artículo invitado” tenemos esta desenfadada reseña literaria realizada por el escritor Daniel Garro sobre la obra “Nebulosa.com” de Guillermo Fernández.

Daniel Garro. Reseña literaria. A pesar de lo que sugiere su título, “Nebulosa.com” no es una novela de ciencia ficción (excepto por una historia que cuenta uno de los personajes), ni un relato anticipatorio. Sin embargo, publicada en 2008, justo antes de que las redes sociales eclosionaran, nos muestra el mundo tal como es ahorita: una búsqueda desesperada del sentido de la vida propia en el seguimiento morboso de las vidas de los demás.

Pocos autores nacionales he leído que transmitan la desdicha de sus personajes con la eficacia de Guillermo Fernández. En otros escritores, sobre todo jóvenes, el retrato de la miseria se queda en una pose de Pitufo Gruñón milenial; pero en la narrativa de Fernández se siente sincero y profundo sin necesidad de clichés góticos o lacrimógenos. Lo consigue con sus ya sofisticados recursos de la ironía, la prosa creativa y, por encima de todo, una estupenda construcción de personajes.

Su protagonista, Matilde, es una joven que ha perdido el sentido de la existencia. En apariencia, es una muchacha normal que no viste como emo, ni se corta los brazos, ni se la pasa lloriqueando, ni quejándose de todo y hasta parece una maecilla tuanis, a ratos; pero percibe la vida con una desgana y un cinismo de los cuales tiene plena consciencia. Debajo de su apatía se asoma cierta sensibilidad ante el sufrimiento humano, pero le resulta más entretenido hablar con desconocidos por correo electrónico y resolver el misterio de un suceso extraño -pero ciertamente trivial- que a la larga se convierte en motor narrativo.

La novela se adentra así en una sucesión de hechos poco trascendentes que se niegan a construir una trama y tal vez un lector ansioso deje la lectura botada al no entender de qué va la cosa. Pero el lector paciente llegará a darse cuenta de que esta novela no presenta una trama, sino un estado de cosas, una situación que por su propio estatismo se vuelve angustiosa, ya que en la vida de Matilde parece no haber hechos concretos.

LITERATURA
Abrazos Santiago Porras,
porque el matapalo solo
construye un árbol
El libro que fue considerado
un verdadero monumento nacional

La novela se puebla con las historias del resto de los personajes, historias que van desde lo insulso hasta el terrorismo internacional y solo tienen en común a Matilde en su pasivo rol de espectadora. No obstante, con una relación de proporcionalidad invertida, las historias más cercanas a Matilde, aquellas de personas reales a las que ella conoce y hasta frecuenta, son las más inocuas, fragmentadas, tergiversadas e incluso ridículas, mientras que los hechos más importantes (que involucran, por ejemplo, a disidentes rusos en París) le llegan apenas como una onda en el agua, vía correo electrónico. Ella hasta duda de la existencia de esas personas que le escriben sobre sus vidas en otros países y corrobora que son “reales” solo cuando ve los noticieros.

Así, la protagonista percibe por pedazos la vida de los demás y encuentra cierto entretenimiento en armar esas vidas, llenar los espacios vacíos y especular sobre ellas. En el ínterin, se percata de que el resto de la gente parece tener el mismo vacío pasatiempo.

Al final (porque, sí, les voy a contar el final), la vara queda en nada… pero pocas veces ha sido tan sabroso leer el trascurso de una novela que empieza en nada y termina en nada porque trata sobre la nada. A esta novela no le afecta esa paranoia sobrevalorada del spoiler, ya que lo sabroso de su lectura no es una sucesión de giros que, una vez superados, pierden toda efectividad estética; lo sabroso es más bien el perpetuum mobile de frases memorables, elegantes ironías, bellas metáforas y pequeños clímax marcados por descubrimientos impactantes y a veces incómodos sobre sus personajes.

NOTA AL MARGEN: La novela se encuentra agotada en estos momentos a espera de nueva edición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *