Nacía la literatura costarricense: Elisa del mar y otros relatos de Manuel Argüello

En la segunda mitad del siglo pasado la literatura costarricense estaba apenas en ciernes, unas décadas después de los acontecimientos de la Campaña Nacional de 1856-1857 y el posterior asesinado de Manuel Mora Porras y de el General Cañas.

Un participante activo del trágico acontecimiento de aquel asesinato fue Manuel Argüello Mora -sobrino de Juanito Mora-, a quien se perdonó la vida. Luego, el autor aprovecharía ser un testigo clave de aquellos sucesos para escribir su cuento La Trinchera, pero también otras obras importantes de aquella incipiente literatura costarricense.

Parte de ese trabajo literario fue el clásico relato Elisa Delmar, una historia de amor melancólico. Con el telón de fondo del fusilamiento de Mora y Cañas, Elisa y Alberto se ven enfrentados a difíciles circunstancias.

Por su parte, los personajes de La Trinchera viven en carne propia las consecuencias de la célebre batalla histórica en que son también protagonistas Mora y Cañas.

De la guerra al amor. El libro “Elisa del mar, La Trinchera y otros cuentos“, de la Editorial Montemira, será vendido a un precio de oferta de ¢4.750 en la próxima Feria Internacional del Libro que inicia este viernes 25 de agosto. Montemira estará en la nave principal al lado izquierdo, estand B10.

Otro cuento de esta obra es Margarita, una dulce historia de amor correspondido, en la misma época histórica que tanto marcó a este país. Además tenemos La loca de la Avenida Central, un relato novedoso para la época debido a su técnica de presentar a un personaje femenino que habla en primera persona sobre las dificultades de su existencia.

Según Alicia Miranda, propietaria y editora de esta casa editora costarricense, “estos relatos salidos de la fértil pluma de Manuel Argüello Mora recrean con acierto la sociedad costarricense decimonónica y son un importante legado para todos los costarricenses de hoy”.

Al autor se le considera el fundador de la literatura costarricense. Publicó cuentos, novelas cortas, crónicas históricas, novelas históricas y novelas costumbristas, y se le ha considerado un escritor romántico. Entre sus obras están Elisa Delmar y La trinchera (1899), La bella herederaEl amor de un leproso(1900) y Un drama en el presidio de San Lucas.

Muere en el año 1902 cerca de los 68 años. Luego vendrían nuevos talentos de esa incipiente literatura narrativa como Joaquín García Monge (“El moto”), Carlos Gagini, Roberto Brenes Mesén, Manuel González Zeledón y muchos más.

Visite además la web de Editorial Montemira en este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook