Museo Nacional acepta negligencia por no pedir autorización para pintar el muro sur

Esta pared sur, que da con la Avenida Segunda, normalmente es víctima de personas que lo pintan con spray intentando grafitis, pero además del humo persistente de los vehículos y las inclemencias del tiempo.

Comparta en


asi somos los ticos suscripcion

[responsivevoice_button voice= “Spanish Latin American Male” buttontext=”Pulsa para escuchar la noticia”]

El Museo Nacional comunicó este día que las obras de pintura y protección del muro sur de la edificación se realizaron sin la autorización del Centro de Patrimonio, como corresponde. Indicó que hubo negligencia, pero no dolo.

“Al ordenar la suspensión de las obras, el CICPC (Centro de Patrimonio) detectó que el Museo Nacional de Costa Rica había sido omiso en la solicitud de autorización para pintar el muro. El Museo Nacional por su parte, aceptó esta apreciación y reconoció que no hubo dolo, sino negligencia y estableció las sanciones internas correspondientes a los responsables del hecho”, comunicó la entidad.

image005 12

“La única intervención que se realizó, con base en una recomendación técnica, fue aplicar pintura antigrafitti hasta una altura de 3 metros y pintura acrílica en el resto del muro. No se aplicó ninguna capa de repello; tampoco se tapó ningún rasgo histórico, como los impactos de bala que hasta el día de hoy se pueden apreciar al visitar el muro a lo largo de la Avenida Segunda”, agrega la entidad adscrita al Ministerio de Cultura y Juventud.

El Museo Nacional informó que tiene un plan de mantenimiento y conservación del inmueble también conocido en la historia como “Cuartel Bellavista” que se aplica de manera metódica cada dos años. “Está inscrito en el Banco de Proyectos de Inversión Pública de MIDEPLAN. Su objetivo principal es conservar y restaurar la memoria histórica arquitectónica que representa el emblemático edificio, testigo del acto de la abolición del ejército en Costa Rica”, se informó.

Esta pared sur, que da con la Avenida Segunda, normalmente es víctima de personas que lo pintan con spray intentando grafitis, pero además del humo persistente de los vehículos y las inclemencias del tiempo, por lo que requiere un trato especial que a veces se dificulta, anota la administración del principal museo histórico del país.

La aclaración se dio porque en una página de arquitectura en Facebook y en el grupo “Custodios del Patrimonio Costarricense” denunciaron una supuesta destrucción del patrimonio de esa edificación histórica.

“Borran historia repellando la fachada del Museo Nacional. Proyectiles de bala y cañón se ven muy poco. Este sitio es considerado uno de los emblemas de la Abolición del Ejército en 1948″, indica la denuncia.

“El Museo Nacional de Costa Rica fue reparado recientemente con la colocación de pintura en el muro histórico la Fachada sur sobre la Avenida Segunda de San José. Ahí donde era posible ver golpes de proyectiles de bala y cañón considerados históricos ya que datan la primera mitad del siglo XX”, amplían los emisores de la queja.

Sin embargo, el Museo Nacional -como se leyó previamente- ha desmentido el repello y el ocultamiento de los huecos de bala. De ese criterio es también el Centro de Patrimonio, que indica en un comunicado que la labor realizada “no incluyó ninguna labor de repello a las marcas dejadas por los disparos producidos por históricos conflictos bélicos del país, como erróneamente consignó un medio de comunicación”.

No obstante, en efecto, informa que “las obras, así como también, los materiales aplicados, no contaron con la autorización del Centro de Patrimonio Cultural”, por lo que se ordenó su paro inmediato.

El Centro de Patrimonio sostiene que no hubo omisión de su parte ante los trabajos realizados: “Se aclara que fue el 10 de febrero de 2019 cuando el Centro de Patrimonio detectó que se estaba trabajando, sin previa autorización, en la fachada sur del Museo Nacional. Una arquitecta de la Unidad de Patrimonio Histórico-Arquitectónico realizó una inspección y emitió un informe técnico en el que se solicita un plan remedial para revertir el recubrimiento del muro”. La arquitecta tuvo una audiencia ante la Comisión Nacional de Patrimonio el pasado 27 de marzo.

La directora del Museo Nacional, Rocío Fernández, se presentó ante el Centro de Patrimonio para explicar sobre el descuido al no pedir la autorización respectiva. El mismo 27 de marzo se pidió autorización, pero fue rechazada.

El 14 de junio el Centro de Patrimonio y la Comisión solicitaron mediante oficio que la Asesoría Jurídica del Ministerio de Cultura y Juventud abriera un procedimiento administrativo al Museo Nacional por incumplimiento a la Ley 7555.

Patrimonio conformó una comisión técnica formada por una arquitecta, un ingeniero estructural y un historiador, y realizaron una visita “para valorar las opciones viables para aplicar en el muro y recomendaron retirar la pintura aplicada sin autorización, utilizar un consolidante para prevenir el deterioro y no aplicar color en la superficie”.

No obstante, el Museo Nacional informó que no es posible remover la pintura sin dañar la estructura patrimonial.

Comparta en


1 thought on “Museo Nacional acepta negligencia por no pedir autorización para pintar el muro sur

  1. Por Dios , cómo no va a haber una persona de rango superior que supervise la s tareas de mantenimiento y conozca los procesos respectivos ! Pifia o ineficiencia !

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.