Mural construido con armas conmemora atentado de la Penca

El mural busca plasmar un mensaje claro en contra de la violencia, a partir del mismo metal ya muerto que la construye día a día.

Desde hoy 30 de mayo, en el Día del Periodista Costarricense, el Colegio de Periodistas (Colper) luce un gran mural para conmemorar el triste episodio del atentado de la Penca.

El artista Juan Carlos Chavarría dirigió esta obra con la que participaron de dos ex privados de libertad, soldadores y un equipo de la Fundación Transformación en Tiempos Violentos, que construye obras de arte con desechos de armas.

En la obra participaron también, de manera voluntaria, dos artistas nicaragüenses que tuvieron que huir de su país por la situación de violencia y opresión que enfrentan.

En este caso se usaron más de 150 kg de armas para construir el mural. “Buscando apoyos surgió hace tres meses la idea de Marylin Batista, Directora Ejecutiva del Colper, de hacer un mural conmemorativo a la Penca, y ahí empezó el proceso”, relata Chavarría Chorres a Culturacr.net.

En un acto esta mañana, a las 9:30 am, fue inaugurado el mural, que también requirió una donación de armas de desecho por parte del Ministerio de Seguridad Pública.

La obra se titula “No nos callarán” y según Chavarría él también se identifica certeramente con ese nombre, porque tampoco a él, como artista, lo callarán.

LEA TAMBIÉN:

“Para esta obra me reuní con Nelson Murillo y otros periodistas sobrevivientes, miré imágenes trágicas del atentado y de ahí nace mi concepto para el mural, y el tema por la libertad de prensa y los periodistas que reciben amenazas en busca de la verdad”, indica Juan Carlos Chavarría.

Hoy se recuerdan 35 años del tristemente célebre atentado de la Penca, en el que perdieron la vida un grupo de 7 personas cuando se aprestaban a una conferencia de prensa con el líder guerrillero Edén Pastora, entonces un rebelde dentro del Sandinismo, que ya estaba en el poder. Ese 30 de mayo, por la noche, un estruendo causado por una bomba mató a 7 personas e hirió a 22, mientras el caos general reinaba en una casona vieja en la comunidad de La Penca, en Nicaragua. El objetivo era Pastora, pero el plan falló y la bomba castigó a otras personas en el lugar, incluyendo asistentes del conocido entonces como “Comandante Cero”.

La impunidad y el misterio han predominado en el caso, a pesar de los esfuerzos realizados en organismos internacionales.

El mural busca plasmar un mensaje claro en contra de la violencia, a partir del mismo metal ya muerto que la construye día a día.

La obra es parte de un conjunto de arte que Chavarría trabaja con esta fundación para la promoción de una cultura de paz desde la transformación social. La colección incluye cuadros construidos con partes de armas desechadas y talleres de arte en la comunidad de La Carpio, donde realiza gran parte de su obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook