Macaya y CCSS se oponen a condonar deudas a trabajadores independientes

La situación de las cargas sociales se vino a agravar más con la creación del IVA y los nuevos instrumentos de recolección e imposición tributaria.

Según Román Macaya, presidente ejecutivo de la Caja Costarricense del Seguro Social, manifestó que la entidad está en contra de condonar o crear una amnistía a los deudores.

Según el jerarca, la junta directiva de la CCSS acordó oponerse al proyecto 21.522 que actualmente se discute en la Comisión de Asuntos Económicos del Congreso.

“Tiene que ser un pragmatismo legalmente sustentado, constitucional sustentado, económicamente sustentado y actuarialmente sustentado; todos esos filtros deben tomar en cuenta en este caso”, expresó Macaya.

Sin embargo, ofreció buscar soluciones alternas para incentivar la economía y la formalización del empleo.

La CCSS mantiene una cartera de morosos muy grande y que aumenta día con día, ante la imposibilidad de los trabajadores y pymes de pagar sus compromisos.

El diputado Erick Rodríguez defendió que la amnistía solamente resuelve que la CCSS rescate dineros que de otra manera perdería y que se le dé un respiro a los trabajadores independientes y microempresas.

“Las cargas sociales de este país son matadoras, son criminales y entonces aquí la única forma es bajar las cargas sociales y flexibilizar las formas de pago, que sea por horas o de otro tipo”, indicó el legislador Rodríguez Steller.

LEA TAMBIÉN:

El proyecto busca condonar deudas o hacer amnistías de las deudas que acumula la Caja con micro-empresarios y trabajadores por cuenta propia, una cuenta que ha ido creciendo y desincentiva la economía social solidaria en favor de los emprendimientos.

La situación de las cargas sociales se vino a agravar más con la creación del IVA y los nuevos instrumentos de recolección e imposición tributaria, que someten a los trabajadores a complicaciones en sus declaraciones y facturación.

Los pequeños empresarios han planteado fuertes críticas contra un sistema poco amigable que, finalmente, obliga a los trabajadores independientes a tener que acudir a servicios de profesionales o empresas (más cargas) para poder cumplir con la legalidad tributaria. La formalidad entonces parece cuesta arriba para el emprendimiento nacional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *