Cinco verdades y mentiras sobre el reciclaje

Por ejemplo, la mayoría de las fábricas de reciclaje no quiere saber nada sobre bolsas de plástico, así que no se reciclan con éxito.

A medida que se habla cada vez más sobre el daño medioambiental causado por los humanos y sobre la necesidad de ser más ecológicos, crece también la confusión sobre el reciclaje de ciertos materiales.

Sputnik ha recopilado algunos de los mitos que reinan sobre el reciclaje y sobre la manera adecuada de separar la basura para minimizar el daño al medioambiente.

1. Las bolsas de plástico se pueden reciclar

Uno de los mitos más populares es que estos artículos cotidianos se pueden reciclar. Pero la realidad es diferente. La mayoría de las fábricas de reciclaje no quiere saber nada sobre bolsas de plástico porque los procesos técnicos implicados en la separación de materiales que se reciclan son complicados.

En muchas plantas todos los materiales se trocean juntos y luego se separan utilizando máquinas especiales para eso. Por ejemplo, el plástico se separa de los demás materiales al ser succionado por corrientes de aire porque es ligero, mientras que los cristales se quedan abajo. Por su parte, los fragmentos de latas se separan con la ayuda de imanes.

Sin embargo, las bolsas de plástico interfieren en todos estos procesos y acaban por todas partes. Además, pueden enredarse en la maquinaria de la planta y causar problemas técnicos. Por esta razón las bolsas de plástico solo se deben tirar a contenedores especiales dedicados específicamente a ellas.

2. El reciclaje consume más energía que la fabricación

Algunos especialistas afirman que reciclar ciertos materiales sale incluso más caro que fabricarlos desde cero en términos de gasto energético y del consecuente impacto medioambiental.

Sin embargo, la Agencia de Protección Medioambiental de EEUU presenta unos datos que dicen lo contrario. Según este organismo se ahorra un 95% de energía con el reciclaje de latas de aluminio, entre un 60% y un 74% en el caso de las latas de metal y un 60% con el papel.

3. Solo se puede reciclar una vez

Existe el mito de que los materiales se pueden reciclar solo una vez. Esto es cierto pero solo parcialmente, ya que existe cierta variabilidad entre los distintos materiales en cuanto a la posibilidad de reciclarlo varias veces.

Una botella de plásctico (imagen referencial)
CC0 / PIXABAY / Coca-Cola es el mayor contaminador de plásticos del mundo

El plástico es uno de los peor reciclados, puesto que las botellas de este material no acaban siendo nuevas botellas. En realidad, el material se convierte en pequeñas bolitas que se pueden usar para fabricar ropa o alfombras que a su vez ya no son reciclables.

A su vez, los metales como el aluminio se pueden reciclar una y otra vez, al igual que el cristal.

4. Los materiales que se tiran deben estar en buenas condiciones

No es necesario que las botellas estén sin doblar o que las latas de cristal no tengan defectos, puesto que todos estos materiales se trituran en diminutos fragmentos durante el proceso de reciclaje. Pero hay una excepción: en caso de tirar cristales rotos en un contenedor de reciclaje sin separar, lo mejor es envolverlos en un periódico o meterlos en una caja de cartón para que los empleados de la planta de reciclaje no se corten.

5. El reciclaje soluciona el problema de la basura

Haga clic para consultar detalles del tour.

Sin lugar a dudas el reciclaje disminuye considerablemente la acumulación de basura, puesto que los materiales reutilizados no se envían a los vertederos y reciben una segunda vida en forma de cosas útiles. Pero la solución radica en el paso anterior: en la fase de creación de esta basura.

Al fin y al cabo, la mayoría de los contenedores de plástico, botellas y utensilios de un solo uso se pueden evitar al usar sus alternativas de uso múltiple. De esta manera se puede evitar la formación de decenas de toneladas de basura que en el mejor de los casos se convertirían en material reciclado.

Basura al borde de un río (imagen referencial)
CC0 / PIXABAY / Problema residual: ¿qué hacer con tanta basura?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook