Logran aislar un antibiótico natural y ‘universal’

Una de las tareas de la farmacología contemporánea es combatir microorganismos con resistencia múltiple y absoluta a los antibióticos.

Un equipo de científicos rusos ha logrado encontrar una sustancia con propiedades antitumorales y antibacteriales revolucionarias: se trata de la emericellipsina A, un péptido que los investigadores aislaron de los hongos.

El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad Estatal de Tiumén junto con otros colegas rusos, y fue publicado en la revista Applied Biochemistry and Microbiology.

Este antibiótico natural es universal y supera la resistencia de los patógenos a los medicamentos. Los autores del estudio sostienen que la sustancia encontrada ayudará a combatir eficazmente la mayoría de las enfermedades infecciosas de los seres humanos y de los animales causadas por bacterias y hongos.

“El efecto más pronunciado se demostró en relación con las bacterias gram-positivas”, señala la investigación. 

Una de las tareas de la farmacología contemporánea es combatir microorganismos con resistencia múltiple y absoluta a los antibióticos, es decir, que no se curan con los medicamentos disponibles en el mercado. 

Los investigadores de la Universidad Estatal de Tiumén fueron los primeros en demostrar esta capacidad única del péptido emericellipsina A, aislado del hongo Emericellopsis alkalina. Según los expertos, la sustancia inhibe la capacidad de las bacterias para formar biopelículas protectoras, lo que hace que estos patógenos sean resistentes a los antibióticos.

La principal característica terapéutica de la sustancia estudiada es su universalidad. Todas las bacterias con resistencia múltiple o absoluta están indefensas ante la emericellipsina A, además de casi todos los eucariotas patógenos, por ejemplo, los hongos miceliales y la levadura.

“La emericilipsina A actúa sobre los eucariotas y procariotas a través de varios mecanismos moleculares. Los eucariotas —los hongos y las células tumorales— mueren debido a la destrucción de su membrana celular por el péptido, y la virulencia de los procariotas se suprime cuando se impide la formación de biopelículas”, explica el investigador del laboratorio de resistencia antimicrobiana de la Universidad Estatal de Tiumén Evgueni Rogozhin.

Según los especialistas de la universidad, la emericilipsina A es prometedora como producto médico independiente y como parte de medicamentos más complejos. La terapia puede llevarse a cabo mediante inyecciones o localmente, al aplicarse directamente a los tejidos afectados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *