Líderes Ngäbes reclaman conflicto por intromisión de sectas extranjeras en sus territorios

La cultura Ngäbe tiene su propia religión llamada Mama-Tatdadijo o Mama-Tata.

No es la primera vez, pero es a raíz de los acontecimientos en que 7 personas fueron asesinadas en «El Terrón» de Santa Catalina, en la comarca Ngäbe-Buglé de Panamá, que los líderes indígenas hacen un fuerte llamado de atención sobre la constante intromisión de sectas religiosas en su cultura.

En síntesis, los dirigentes políticos reclaman que las iglesias protestantes ingresan a sus territorios para evangelizarlos con ideas que no corresponden a las de sus creencias, lo que provoca la división entre las personas de las comunidades.

Ricardo Miranda, presidente del Consejo Nacional de la Juventud Ngäbe de Panamá, exigió al Congreso General del pueblo Ngäbe que investigue lo sucedido, pero fue más allá.

Miranda, en compañía de quien fuera la cacica general de la comarca, Silvia Carrerea, relató que los grupos religiosos ingresan a sus territorios y logran inducir y seducir a los nativos, quienes practican una religión propia llamada Mama Tatdadijo, una mezcla entre catolicismo y creencia autóctonas.

Mapa de la comarca Ngäbe-Buglé en Panamá

De este criterio también fue Evangelisto Santos, cacique de la comunidad de «El Terrón» -donde sucedió la desgracia humana-, quien denunció que es común el ingreso de esas iglesias que generan división y problemas en el pueblo.

En Costa Rica también

En Costa Rica, esa religión tiene el nombre de Mama-Tata, pero ha sido desplazada poco a poco por los cultos evangélicos de iglesias como «La luz del mundo» y otras usualmente neopentecostales.

Esta religión ha sido producto de estudios serios y es una religión ancestral que aún se practica en comunidades indígenas de ambos países.

LEA:

En los 5 territorios de la cultura Ngäbe que existen en Costa Rica normalmente se ven iglesias evangélicas pentecostales como «La luz del mundo» u otras denominaciones y, en algunos casos, algunas católicas pequeñas, donde se practican algunas tradiciones de la Mama-Tata, pero la invasión evangélica predomina y va desplazando la religión autóctona.

La religión Ngäbe se basa en la aparición de la Virgen María y Jesucristo a la señora Delia Bejerano, conocida en lengua ngäbe-buglé como Besiko Kruningrobu, desde 1962.

Extranjeros invasivos

Según los denunciantes son principalmente extranjeros quienes llegan a evangelizar y confundir en las comunidades. «Sabemos que estos grupos -las sectas- están siendo incitados por extranjeros, introduciendo prácticas ajenas a la tradición Ngäbe-Buglé», indicó Miranda en una conferencia este 17 de enero.

El líder pidió a las autoridades de migración y trabajo de su país el realizar investigaciones de ingreso y actividades de los foráneos.

Haga clic para consultar detalles del tour.

Además, exigió la elaboración de un registro de las iglesias que operan en la comarca, para saber quiénes las dirigen y de dónde vienen esos religiosos.

La ex-cacica general fue contundente: «Hay muchas sectas en la comarca y nos están dividiendo entre nosotros«.

Síntesis de la desgracia

Las declaraciones sobrevienen por la muerte, tortura y secuestro de varios indígenas en «El Terrón» de Santa Catalina, comunidad alejada de la comarca Ngäbe, quienes fueron agredidos para «sacarles el demonio» y fueron sacrificados porque «no se arrepintieron de sus pecados».

La mayoría de las 7 víctimas mortales son menores entre 1 y 17 años de edad, así como una mujer embarazada de aproximadamente 5 meses. El supuesto gestor del crimen fue el abuelo de las víctimas, quien dijo haber recibido «un llamado de Dios» para liberar a su pueblo de los pecadores.

El señor de apellido González había sido político de la comunidad y había aspirado a mejores puestos de representación. Se desconocen sus ligámenes religiosos por el momento, pero la iglesia «La luz del mundo», a la que inicialmente se le asoció con esta secta denominada «La nueva luz de Dios», descartó tener alguna relación.

Los responsables, 9 personas tanto adultas como menores, reciben prisión preventiva mientras se realiza la investigación y se lleva a juicio. Ya dieron sus primeros testimonios de lo sucedido.

¿Está usted de acuerdo con mezclar política y religión?

Agregar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook