8 de febrero de 2023

Las mega Chavidencias ◘ Voz Propia

Las Chavidencias es un concepto acuñado por el autor de este artículo de opinión para referirse a una forma de mentira y de calumnia…

Comparta en


Por Omar Jiménez Camareno. La práctica de mentir como estrategia propagandística o como arma política para construir la imagen propia, por medio de calumnias contra los “adversarios” es de vieja data.

Quien nada debe nada teme.
Omar Jiménez

Según Ivan Almeida, Doctor en Filosofía y profesor jubilado de la Universidad de Aarhus de Dinamarca, en el Capítulo 4 del libro I de sus obras “Morales y de Costumbres”; Plutarco le atribuye a Medion de Larisa, un personaje que había sido consejero de Alejandro Magno, la siguiente frase:

“Ordenaba a sus secuaces que sembraron confiadamente la calumnia, que mordieran con ella, diciéndoles que cuando la gente hubiera curado su llaga, siempre quedaría la cicatriz.”

En el Siglo XVII , el filósofo inglés, Roger Bacón publica una frase con el mismo sentido en su obra “De la dignidad y el desarrollo de la ciencia”

“Como suele decirse de la calumnia: calumnien con audacia, siempre algo queda”

En tanto en el siglo XIX, el poeta y dramaturgo Jean-Francois Casimir Delavigne, escribe su “Les enfants d’Edouatd” decía lo siguiente:

“Mientras más creíble es una calumnia, más memoria tienen los tontos para recordarla”

Modernamente la frase ha sido repetida en la siguiente forma: “miente, miente que algo queda”. Esa expresión ha sido achacada a Joseph Goebbels, Ministro de Propaganda de Hitler, aunque no existe evidencia de que Goebbels la haya utilizado.

Tampoco es nueva la estrategia de crear, mediante la propaganda oficial, un enemigo que es presentado como enemigo de la República o de la población, con el propósito de que la ciudadanía se una y apoye al gobernante de turno, quien se presenta como el defensor del pueblo contra ese supuesto enemigo.

Solo basta recordar como Hitler y su Ministro de Propaganda Joseph Goebbels, lanzan una furibunda campaña de odio contra la población judía, que terminó dando lugar al genocidio de los judíos, realizado por el régimen fascista alemán.

Entonces, la útilización por parte del chavismo costarricense de toda clase de mentiras en su propaganda electoral y posteriormente en el gobierno, por medio de las conferencias de los miércoles y en las distintas formas de comunicación del Ejecutivo, así como la de crear, mediante un discurso agresivo, enemigos: “pensionados de lujo”, “políticos corruptos”, “prensa canalla”; ante los cuales Chaves es presentado como el “gran defensor” de la población; como el líder dispuesto a “comerse la bronca”, no es una coincidencia, es una “CHAVIDENCIA” bien orquestada y puesta en escena con cuidadoso planeamiento.

Todos y todas, vimos recientemente la última obra teatral; el Ministro de Hacienda anuncia el “megacaso” de defraudación fiscal.

Resulta que el “mega caso” terminó siendo un conjunto de “MEGACHAVIDENCIAS”

El “megacaso” anunciado con bomnbos y platillos que hace el Ministro de Hacienda, nos cuenta de la denuncia anónima de una gran defraudación fiscal realizada por un banco.

¡¡Oh!! que gran casualidad (chavidencia) resulta que el banco que supuestamente habría incurrido en esa defraudación era el BCT; si, el banco cuyo propietario es Leonel Baruch; efectivamente, el dueño de CRhoy; adivinaron, el mismo que en la campaña le otorgó créditos para la campaña electoral a los Partidos Liberación Nacional, Unidad y Frente Amplio.

La trama montada con Nogui Acosta, como actor principal, parecía genial, cortaba rabo y orejas.

Presentaba a uno de los principales medios de la “prenda canalla”, a CRhoy, ligado a la “mega defraudación” y de paso “salpicaba”, a lo Shakira, a tres partidos de oposición, con lo cual se buscaba evitar el control político y doblar brazos para obtener posibles apoyos en la aprobación de algunos proyectos que el gobierno necesita le apruebe la Asamblea Legislativa.

Pero el tinglado se vino al suelo y la obra terminó siendo una bufonada desteñida.

Hacía más de una semana la fiscalía había notificado la solicitud de desestimación del caso y el actor principal de la trama se vio obligado a decir que a él nadie le contó esa parte del guión.

Ahora, el elenco busca como reescribir el guión y decir por medio de actores secundarios que el caso aún no termina.

Lo que ya todas y todos sabemos, es que lo que no van a parar son las chavidencias, muy posiblemente en las próximas semanas nos anunciarán nuevos “megacasos”.

Otro artículo del autor:

Comparta en