Archivo: Las leyendas macabras que cautivan incluso a los escépticos en la isla de San Lucas

Si usted conoce la isla posiblemente ya conoce algunas de estas leyendas entorno a la cárcel más inhumana que ha tenido este país. Pero si no ha ido, realmente se sorprenderá de estas leyendas que provocan a los más curiosos narradores de terror.

  • Recuperamos este artículo originalmente publicado en abril de 2017 para la nueva sección de «Archivo CulturaCR«.

ARCHIVO. Si usted conoce la isla posiblemente ya conoce algunas de estas leyendas entorno a la cárcel más inhumana que ha tenido este país. Pero si no ha ido, realmente se sorprenderá de estas leyendas que provocan a los más curiosos narradores de terror.

«La isla de los hombres solos» de José León Sánchez narra mucho del dolor que provocaría luego más de una leyenda de terror y violencia. Pero además del famoso libro, hay muchas historias que usted podría conocer de este lugar si lo visita en un buen tour con un guía experimentado y conocedor.

Muertes horribles que aún pasman la más clara de la conciencias, como la de una enfermera que supuestamente fue violada por decenas de presidiarios -mediante un plan macabro- Luego, cuando ya la mujer estaba muerta, le sacaron su corazón e hígado y con él pintaron las partes íntimas de un dibujo en una de las celdas de máxima seguridad. Hoy, todavía se puede ver la «pintura» en esa pared (ver imagen).

Las celdas y sus paredes resguardan con graffitis y dibujos muchas historias. Una de ellas tienen connotaciones diabólicas, pero otras religiosas.

En una de ellas está dibujado un autorretrato (ver imagen arriba) con la forma de la cara del supuesto diablo, aparentemente realizada por uno de los criminales más sanguinarios que ha existido: Minor Araya, alias Caballón, líder de la banda de asesinos conocida como «Los 7 hijos del Diablo». Lo curioso de esta imagen es que al frente tiene la de una imagen religiosa de la Virgen del cobre (patrona de Cuba) que mira con desagrado y espanto. Y eso sin mencionar los delitos y fechorías que estos hombres perpetraron en el país y en la misma cárcel.

Incluso hay leyendas más actuales, por ejemplo un video en el que se muestra supuestamente a un visitante que es jalado hacia atrás por alguna fuerza -pero no hay nadie detrás de él-, lo que le provoca caerse y rasparse una pierna contra un gran disco de cemento donde se encuentra un hoyo negro llamado «El hueco de los lamentos», un recinto mínimo donde encerraban -bajo tierra- a los reos castigados. Cuenta la leyenda que quienes eran encerrados ahí gritaban que ya no soportaban más y que los mataran mejor, por la alta temperatura y oscuridad del lugar. Era un castigo insoportable.

¡Conozca San Lucas con CulturaCR Tours! Tel. 8527-2814. 

En esas celdas de 40 o 50 metros cuadrados encerraban hasta 70 reos, sin sanitarios, por lo que ellos debían hacer sus necesidades ahí dentro; incluso se masturbaban o tenían aberraciones sexuales, según las historias que se cuentan.

Otra historia narra la venganza de un capitán, quien fue apuñalado por uno de los delincuentes. El reo se escapó y se encerró en una celda, con un candado escondido. Como no podían abrir la celda, el capitán lleno de furia se fue a un recinto que estaba debajo y le prendió fuego. El humo y el fuego convirtieron la celda en un horno de cemento que mató a decenas de hombres que estaban ahí. Los gritos eran básicamente horrorosos, según se cuenta.

Pero hay muchas más de un impacto similar, que la gente puede conocer al visitarlo con un guía experimentado.

El presidiario de San Lucas encerró durante décadas a los peores delincuentes del país y se convirtió en una isla de terror humano.

Aunque muchas de estas historias podrían ser leyendas o también obra de la ficción, también hay historias reales, que estudios serios sobre sus grafitis y dibujos muestran. El dolor humano tuvo diversas e interesantes representaciones en las paredes de este lugar y conocerla in situ es toda una experiencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook