La verdad social en una ficción del corazón

Carlos Vïmez. Nada más difícil que reseñar la obra de un autor cuya carrera literaria comenzó codo a codo con la propia, pues no se quiere caer en la adulación ni en la crítica excesiva por dicha amistad. Pese a esto me dispongo a la tarea de reseñar la novela de Francisco Fuentes, El secreto oculto del corazón, la primera novela de un buen amigo cuyo fuerte no es el realismo y, sin embargo, nos presenta en su opera prima una historia sobre la intolerancia y su superación, que salta en la línea del drama y la comedia de situación para cortar entre sus protagonistas las tensiones más graves con sarcasmo y burlas de uno al otro.

“-Claro que existe esa regla, pero me beneficia a mí: la de que la hermana de tu enemigo es tu futura novia – Una sonrisa maliciosa se dibujó en el rostro de Ethan-. Pero calma, no dije que quisiera ser novio de tu hermana… aunque no estaría mal, ya llevo rato soltero.

-Vaya, vaya, el joven y atractivo (no te emociones) deportista ha pasado solo mucho tiempo (…)”

 

Algunos de los puntos que se pueden discutir sobre esta obra son la nacionalidad contra la ambientación, pues a más de un letrado le molestará que esta novela esté ambientada en Estados Unidos, en especial tratándose de una obra que por el tema y el su trato puedan llamar tanto a la población lectora más joven, quitándole oportunidad a la vida autonomía de nuestra literatura en nuestra región; sin embargo, esta no es una regla creativa y el escenario norteamericano permite al autor jugar más con los diferentes grupos que en nuestro país no se encuentran. También puede señalarse la juventud bien captada de sus personajes, perfectos para manejar la terquedad de la intolerancia, pero que a su vez son tan maleables.

“-Vamos, chico, vete a casa, descansa un poco – insistía el señor Clapton luego de notar una vez más que Ethan contraía el rostro en una mueca de dolor…”

Sin embargo estos personajes no son los únicos que tienen su momento en la obra, pues algunos ya adultos dejan su huella por sus historias anteriores, su manera de desarrollarse conforme pasan las páginas; pues esta es la mayor ventaja de Francisco, su cualidad de desarrollar a los personajes, y no sólo el protagonista es ejemplo de esto.

Es cierto que siendo una obra inicial, no está libre de pequeños defectos de forma que pueden resaltar en algunos momentos causando ruido narrativo, en particular la voz del narrador, mayoritariamente omnisciente, que interrumpe en algunos momentos para dejar una percepción propia de lo que está sucediendo en la obra, delimitando en el lector la capacidad de crearse una opinión propia. Además de esto que a lo largo de 149 páginas sucede en dos o tres ocasiones, dándole un carácter unilateral al diálogo de la obra; la novela cuenta con un patrón de desafíos en los que cada uno encierra una sorpresa y un hilo narrativo que no es pausado ni apurado, que fluye de manera entretenida.

Esta es una novela perfecta para jóvenes que quieren empezar a adentrarse en temas más complejos, con tintes de risa y llena de verosimilitud, no pierdan la oportunidad de conseguirla y disfrutar de esta obra.

Los artículos de opinión son responsabilidad total de su firmante, no de este medio de comunicación.

CULTURA ELECTORAL 22 ► PROGRAMA 7:

SONDEO PLN

Si la convención fuera hoy, ¿por cuál candidato del PLN votaría usted?
SUSCRÍBASE A NUESTRO BOLETÍN GRATUITO
Mailing by Mailrelay

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *