La RAE, Trump o los pueblos, ¿quién manda en la lengua española?

Este 23 de abril se celebra del Día Internacional del Libro, pero además el Día de la Lengua Española, la segunda más hablada del mundo.

Sergio Pintado, Sputnik. El español es el segundo idioma más hablado en el mundo y, por lo tanto, está lleno de variantes. Consultadas por Sputnik, dos académicas reflexionaron sobre cómo los hablantes se adaptan a los tiempos que corren, cuál es la influencia de la Real Academia Española y hasta cómo puede afectarla Donald Trump.

Nacida en el antiguo reino de Castilla como una evolución del latín vulgar, el idioma español se diseminó por el mundo hasta convertirse en la segunda lengua con más hablantes nativos en el mundo, solo superada por el chino. En efecto, unas 483 millones de personas tienen hoy al idioma español como su lengua materna y un total de 580 millones lo hablan en general.

La diversificación del español en el mundo también suele poner en aprietos a los estudiosos de la lengua que desde la Real Academia Española (RAE), institución creada en Madrid en 1713 con el objetivo de estudiar y regular la lengua, de forma de mantener la unidad lingüistica entre los hablantes de diferentes zonas.

De hecho, el estatuto vigente de la RAE —aprobado en 1993— mandata a la organización a “velar porque la lengua española, en su continua adaptación a las necesidades de los hablantes, no quiebre su esencial unidad”.

En esa línea es que la institución española ha implementado una “política lingüística panhispánica” que la compromete a consensuar criterios con academias espejo de los países hispanohablantes. Así, la incorporación de palabras propias de América Latina —o ‘americanismos’, como se han denominado— no han dejado de incorporarse al diccionario desde el siglo XIX, cuando se conformaron las primeras academias de la lengua en América Latina.

Actualmente, según consigna la RAE, el ‘Diccionario de Americanismos‘ contiene unas 70.000 voces y 120.000 acepciones.

¿Qué influencia tiene la RAE en el español de hoy?

Consultada por Sputnik, la escritora y académica argentina María Rosa Lojo, remarcó que “hoy día lo que prima es una interacción entre las academias”. En ese sentido, recordó que la RAE coordina sus acciones con las academias latinoamericanas en el marco de la Asociación de Academias de la Lengua Española (Asale).

Lojo remarcó que las academias latinoamericanas “en modo alguno se consideran como ‘sucursales’ o algo así, de la Real Academia Española” y apuntó que “no existe una relación jerárquica y lo que se busca es consolidar una política lingüística panhispánica”.

Libros en Feria Tristán Narvaja

Por supuesto, explicó la académica, la RAE “siempre tendrá un gran peso simbólico” dentro de Asale donde, además, siempre ocupa el cargo de presidente. Sin embargo, los estatutos de Asale aprobados en Medellín en 2007 garantizan la “cooperación” entre las asociaciones y otorgan a las organizaciones americanas un rol clave en la elección del secretario general y en la aprobación de los textos de referencia.

La Ortografía de la lengua española publicada en 1999 fue la primera en la historia que debió ser aprobada por todas las asociaciones. Desde allí, se fueron incorporando otras publicaciones y actualmente hasta el Diccionario de la Lengua Española debe ser revisado y aprobado por todos los países hablantes.

“Nadie piensa en la actualidad que la norma del español pase por Toledo (capital de la comunidad autónoma de Castilla-La Mancha), y están ampliamente reconocidas las particularidades de todas las variantes americanas. Los grandes congresos de la Lengua (cada cuatro años) también son organizados por Asale”, sostuvo Lojo.

Para la lingüista uruguaya Graciela Barrios, la influencia de la RAE también es muy relativa entre los hablantes. “Algunos hablantes puede que sepan qué es la RAE y le presten atención y otros no. Más atención seguramente le prestan a la regulación y a la negociación en los usos lingüísticos que surgen de las prácticas sociales”, opinó.

Barrios comentó a Sputnik que los hablantes interaccionan con los debates políticos que se dan en las sociedades, como la búsqueda de igualdad de género, o las herramientas a través de las que se realiza la comunicación, como las virtuales.

“En relación con los debates mencionados, los hablantes (que son quienes usan la lengua) también responden según características identitarias, intereses y, prácticas sociales, etc. particulares. La lengua es un reflejo de todo eso, así que cada hablante modela sus usos lingüísticos de acuerdo a su identidad y de acuerdo a la situación comunicativa”, sostuvo.

Las tonadas, un aporte de América Latina al español

Al asentarse en América, el idioma español sufrió modificaciones, especialmente en el español hablado, al superponerse con las lenguas propias de cada comunidad. “Las lenguas nativas, originalmente habladas en cada territorio, constituyen el llamado ‘sustrato lingüístico'”, explicó Lojo.

En efecto, la especialista indicó que ese sustrato es el que explica “la tonada” de cada lugar en el que se habla español. Citando al ensayista Bernardo Canal Feijóo y sus Teorías de la ciudad argentina, Lojo puso como ejemplo las diferencias importantes que se ven en las tonadas dentro de un mismo país como Argentina entre cordobeses, misioneros o tucumanos, por ejemplo, algo que “se relaciona con la huella de la lengua originaria”.

“Puede decirse que esa influencia impregna con mayor o menor fuerza, no solo el nivel fonológico, sino el gramatical y el léxico. Todo varía mucho según los países y las lenguas pero la influencia existe”, reflexionó.

La escritora y académica apuntó además que “el guaraní, el nahúa, el maya, el quechua y el aimara son las lenguas precolombinas que impactaron con más fuerza en el español”.

Por supuesto, las diferencias entre los hablantes latinoamericanos también se relacionan con las variaciones de castellano que hablaban los conquistadores. En ese sentido, consignó que “las variantes de España meridional, particularmente Andalucía, tienen una incidencia mayoritaria en la primera etapa, según lo señalan expertos como Carmen Marimón Llorca, entre otros”.

Cómo puede influir Trump en el español de EEUU

El uso del idioma español dentro de los límites de EEUU es una tendencia que no deja de crecer. El país ya es el segundo país con más hablantes de español detrás de México, con más de 40 millones de hablantes. Una realidad que no es ajena a Lojo, que también es miembro de la Academia Norteamericana de la Lengua Española.

“Recuerdo todos los debates que surgieron cuando asumió (Donald) Trump. El futuro del español está ligado al futuro de la inmigración de origen hispano, resistida por este mandatario, como lo sabemos”, señaló.

Según la analista, las políticas migratorias aplicadas por Trump desde 2016 pueden tener efecto en el uso del español dentro de las fronteras estadounidenses. “Desde luego, si se aplican políticas lingüísticas discriminatorias, ligadas a las sociales, esto puede afectar el interés de los hispano-descendientes por seguir hablándolo, aunque no es tan fácil erosionar una lengua por ahora con muchos hablantes”. 

En contraposición, saludó la presencia de “muchos escritores hispanos en los Estados Unidos, cada vez más conocidos y leídos, que se vuelven una referencia importante e influyente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *