La protesta social no será prohibida con la regulación de las huelgas (opinión)

La huelga debe ser REGULADA para evitar el abuso que hemos visto y que hace tanto daño a cientos de miles de personas con muchas consecuencias negativas.

OPINIÓN. Manifestarse, marchar y hacer protesta social no se está prohibiendo con la ley para regular las huelgas en el sector público. Porque todo eso es diferente a la «huelga».

Es más, solo una dictadura puede prohibir la protesta social, pero aún así una gran protesta social se trajo abajo el régimen de Pinochet en Chile. Es imposible eliminarla de las sociedades modernas y democráticas, es parte consustancial de la dinámica social de nuestros países.

La huelga, por su parte, es un derecho para la defensa de los intereses y derechos de los trabajadores, no un recurso para hacer política (y hasta politiquería) en contra de los gobiernos, como ha sucedido en las últimas décadas.

Pero incluso la huelga tampoco está siendo prohibida, sino regulada. REGULADA para evitar el abuso que hemos visto y que hace tanto daño a cientos de miles de personas con muchas consecuencias negativas: el daño a la economía que es terrible, el daño en salud y educación a la población más pobre y vulnerable, la obstrucción del trabajo de miles de personas en carreteras, el perjuicio a los emprendimientos que dependen de la educación y los demás servicios del Estado, el daño a los estudiantes que pierden su derecho a la educación, la inestabilidad social y económica que se genera por razones políticas (y a veces politiqueras), entre muchas más.

La gente y los empleados del Estado pueden manifestarse, marchar y hacer protesta social contra políticas públicas y apoyar todas las causas que deseen y consideren importantes, sin lugar a dudas, pero como lo hacen todos los demás costarricenses: en su tiempo libre, si realmente tienen la convicción social que dicen tener, PERO SIN PERJUDICAR A OTROS INOCENTES. Así se manifiestan hoy en Chile, Ecuador o Bolivia, así como en cualquier país de Europa.

En Costa Rica existen dos tipos de manifestaciones: las del sector público mediante huelgas que perjudican a todos los demás y las de sectores diversos del ámbito privado que marchan los domingos con sus propios recursos y sin perjudicar a nadie. Como ejemplos, aquí mencionamos marchas contra el aborto y pro-vida, marchas en defensa de la democracia, marchas del orgullo gay o por los derechos de la población LGTBi, marchas por el ambiente y la defensa de los animales, entre otras.

Con esta ley se evita EL ABUSO de usar la huelga para no trabajar, viajar y vacacionar descaradamente a costillas de los costarricenses, entre otras aberraciones que hemos visto. Eso es muy injusto para todos los demás que trabajamos honradamente y producimos para el país, mientras unos cuantos se aprovechan de su poder a través del ABUSO de un derecho.

Pero también, con esta ley se logra determinar que hay servicios esenciales de los que depende la vida humana y que no deberían jugar a la política, porque de ellos dependen los derechos fundamentales y humanos de los demás, algo que tiene todo el sentido del mundo, de la humanidad misma.

Esa ley debe pasar, incluso, para REGULAR ese derecho y así no viciarlo más de ilegitimidad, como ha venido sucediendo. Hoy nos encontramos con costarricenses que del todo están en contra de la huelga, quienes dicen que deberían prohibir totalmente la huelga, porque es un robo al erario público, una forma de corrupción no diferente a la que tienen los políticos que tanto critican. Es decir, la huelga debe ser regulada incluso para protegerla como derecho laboral importante, para que su función original y digna se mantenga incólume.

No se trata de joder a los sindicatos o los funcionarios públicos, se trata de evitar que sigan cometiendo abuso en perjuicio de los demás.

Esto no se trata de ir a favor o en contra del Gobierno, de una clase social o de otra, de un partido político u otro, de una creencia o la otra, tampoco de una ideología o la otra, se trata de algo más práctico y de sentido común para nuestra sociedad: se trata de corregir lo que realmente ha demostrado que está muy mal.

Aclaración: Las opiniones vertidas en este artículo corresponden al titular que lo firma, no necesariamente a la línea editorial de este medio de comunicación.

1 thought on “La protesta social no será prohibida con la regulación de las huelgas (opinión)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Comentarios con Facebook