La mezquindad con el buen trabajo de otros es una expresión de tercermundismo ◘ Voz Propia

Las grandes limitaciones en la cultura política costarricense que impiden su avance y crecimiento hacia un país exitoso.

OPINIÓN. Cuando uno escucha o lee comentarios donde pareciera que se trata de dos chiquillos diciéndose “lero, lero, la bola es mía”, se le hace inevitable pensar que detrás de eso hay una expresión cultural no tanto de infantilismo político, sino de tercermundismo en nuestra cultura política.

La politiquería es la expresión más evidente de ese tercermundismo y se puede encontrar en múltiples manifestaciones que hoy las redes sociales -principalmente Facebook- alimentan para su propio negocio comercial.

Cuando hace muchos años escribía un pequeño ensayo que titulé “Los 6 hábitos culturales del costarricense que todos desprecian” (luego pasó a ser un capítulo de mi libro “Así somos los ticos”, Editorial CulturaCR), pensaba que aquellos hábitos también eran actitudes y comportamiento que se podían observar en la política doméstica. En efecto, cada una de esas expresiones son habituales de la politiquería más baja de nuestro país.

El serrucha pisos, figura “insigne” de esa idiosincrasia tan nuestra, es por excelencia el manifestante principal de esa pobreza cultural que no nos permite avanzar ni crecer. La mezquindad con el trabajo destacado de los demás es, precisamente, una forma en que funciona ese tradicional serrucha pisos y se asienta, normalmente, muy bien como funcionario en el estado, aunque claramente en el sector privado también, pero con más discreción.

Nuestra sociedad horizontal, bastante buena para mantener democrática y fuerte a la clase media en algún momento, se convirtió con el tiempo en una limitación mental y cultural. Creo que fue Abelardo Bonilla quien dijo en algún momento que Costa Rica es tan horizontal que si alguien intenta levantar la cabeza por encima del común, se la cortan de inmediato.

Y las formas más clásicas para cortar cabezas que quieran destacar en el país, son el choteo, el puñal por la espalda y el berreo, siempre rebuscando cualquier cosa que esté mal con el esfuerzo de los otros. Siempre estarán la aguja en el pajar, el pelo en una deliciosa sopa o la comba del palo, donde la prensa y la opinión pública, así como los contrincantes y enemigos políticos, buscarán destruir el trabajo destacado de los contrarios o de los otros.

Y todo eso configura un tercermundismo que nos tiene postrados en una situación donde somos “un país subdesarrollado casi exitoso” (parafraseando al libro Leonardo Garnier y Laura Cristina Blanco). No podemos despegar, no podemos crecer, cuando a quienes hacen su trabajo con seriedad y responsabilidad se les ataca con vileza y mezquindad.

Recuerdo cuando un grupo de diputados, del PLN principalmente, en la Asamblea Legislativa rechazó un crédito con el Banco Interamericano de Desarrollo que le hubiera ahorrado al país un aproximado de $91 millones. Otro ejemplo son esas inservibles comisiones legislativas que supuestamente investigan, pero cuyo único propósito es linchar funcionarios y culparlos desproporcionadamente sin permitirles replicar.

San Lucas 2021 tour

Y, claramente, lo mismo funciona con la obra destacada que realizó el gobierno de Carlos Alvarado en varios frentes. Por eso es desafortunado escuchar a Pilar Cisneros o al equipo de Rodrigo Chaves diciendo que encontraron un país quebrado y en una situación lamentable. No puede uno entender cómo un presidente trotamundos y proveniente de un organismo transnacional de primer nivel, mantenga esas actitudes y poses de la política clásica de los países del Tercer Mundo.

Un país con crecimiento económico del 7,6%, con un superávit fiscal (después de décadas de hablar de déficit fiscal), con aumento notable de las exportaciones, con el reconocimiento internacional por su estabilidad fiscal, con una infraestructura vial, educativa, de salud y general concluida y encaminada como nunca antes vista, con un trabajo ejemplar enfrentando una pandemia (destacado en el mundo), con un extraordinario trabajo de liderazgo ambiental y promoción turística en el mundo, con recortes a múltiples privilegios, con pasos notables (y viables) para enfrentar problemas añejos como las pensiones de lujo y la evasión fiscal, con la inclusión de derechos humanos importantes para poblaciones discriminadas, con una obra de recuperación de tierras para indígenas como nunca antes, entre otros, NO puede llamarse un país quebrado o en una situación lamentable.

Todo esto no merma, en ningún sentido, que también se deba investigar la corrupción y se deban criticar las cosas que no están bien.

Eso sí, hay rezagos y problemas estructurales que este gobierno no ha podido solucionar (como ningún otro), tal es el caso del desempleo, la pobreza y la desigualdad económica. El sistema excluye a poblaciones que no tienen trabajo y no quieren trabajar en cualquier cosa, que no tienen preparación y que son vulnerables. Y las formas en que se combate esa pobreza y esa desigualdad han demostrado haber fracasado.

Por supuesto, la comunicación en la administración Alvarado Quesada fue desastrosa, impresentable, y así no se puede defender ni dar a conocer una obra importante. En cultura el vacío, la deuda, fue notoria también. Y podríamos enumerar otros yerros, pero no reconocer los alcances de su obra es pura y llana mezquindad politiquera, es una expresión de ese tercermundismo en nuestra cultura política que nunca, de ninguna manera, nos permitirá salir adelante para ser un país exitoso.

Yo espero que el señor presidente entrante, Rodrigo Chaves, no empiece su gobierno con tan lamentable expresión de retraso político, porque me queda claro que mucha gente lo entenderá como “lavarse las manos” en caso de un eventual fracaso en su trabajo como mandatario. Y eso, curiosamente, también es bastante idiosincrático del comportamiento de una cultura política tercermundista.

Aquí estaremos en Culturacr.net, para informar en lo bueno como en lo malo, y ojalá sea muy exitoso su trabajo, porque será el éxito de todos nosotros y nosotras.

Sobre el autor del contenido

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.