La estrategia está en el horno: ¿Le dará su adhesión Fabricio a Figueres? ◘ Voz propia

Ponga mucha atención a esta eventual estrategia de último momento que Figueres y su grupo estarían horneando para poder ganar el balotaje.

El asunto parece que lleva su rato de estarse horneando a fuego lento en la estufa de la estrategia final verdiblanca y podría surgir en cualquier momento.

El cálculo parece tener sentido: hay un 65-70% de votantes que no quieren hacerlo por Figueres, hay cerca de un 45-50% que lo harían por Chaves, hay un 15% aproximado de indecisos y muchos abstencionistas que no pueden medirse con claridad.

Pero también hay un público que nunca votará por Chaves: el progresismo pro derechos humanos de las mujeres y afines. La mayoría de votantes de Chaves son, en efecto y según Idespo, hombres; entre 35 y 49 años principalmente.

Además, una gran cantidad de mujeres y jóvenes apáticos no quiere votar o está indecisa. Desencantar a esa población sería una meta también, sobre todo entre quienes nunca votarían por Figueres.

Figueres no puede conseguir más votos, no ha podido por más que lo intenta con su “voto a favor”, pero puede revertir su campaña y apropiarse también de la campaña del “voto en contra”, que ya explicamos en este artículo.

Es decir, Figueres puede empantanar la campaña y atacar duramente a Chaves para que sus votantes no se sientan cómodos con votarlo. De hecho, los más indecisos -según Idespo- en votar son los chavistas. En otras palabras, provocar que haya menos votos por Chaves para que disminuya su apoyo y se empareje con el liberacionista, toda vez que los abstencionistas y nulos aumenten.

La adhesión de Fabricio Alvarado tiene dos propósitos: ganar una buena porción de ovejas que harán lo que indique el ungido por sus cultos e inutilizar una buena cuota de votos de Chaves que provienen -de nuevo, según el Idespo– de ese grupo en particular. El golpe con la adhesión, cacareada pero contenida, de Alvarado será contundente porque, así mismo, Figueres tampoco está cosechando muchos votos progresistas; tanto uno como el otro tienen denuncias por machismo o maltrato contra mujeres.

Así las cosas, el golpe definitivo sería una campaña de última semana donde se respalde y retumbe el gran pero de Chaves: sus denuncias por acoso sexual. En efecto, ya se puede ver en la publicidad de Google Ads una campaña contra Chaves, directamente dirigida contra el candidato de PSD, pero sin mencionar al PLN o a Figueres.

Esa publicidad, más la adhesión de Fabricio Alvarado, sería la antesala para un golpe final donde pondría a mujeres -según se especula en varios espacios- a expresarse sobre el horror del acoso sexual. Incluso se habla de que las denunciantes podrían participar, aunque eso es inverosímil otros hablan de que contratan actrices y estarían montando “una obra teatral”.

Una salvedad es relevante: no necesariamente atacar y convertir en victimario a Chaves puede ser decisivo, más bien podría convertirlo en víctima -aún más y acorde con su campaña contra los medios y los poderes que manejan esos medios-, y eso lo podría convertir en “mártir redentor”, más mesías de lo que ya es, para una población que quiere defenderlo a como dé lugar.

A Rodrigo Chaves le queda un movimiento que puede ser tanto astuto como riesgoso en esta trama: el perdón. Chaves puede pedir perdón por un error y pedir una oportunidad de rectificar, apoyado por las mujeres que lo respaldan. Ciertamente, hay una gran cantidad de mujeres en este país que no respaldan del todo las acciones del feminismo ligado al progresismo (que no estoy diciendo si eso es bueno o malo).

Otra salvedad: Figueres está jugando con Dios y con el diablo. Aunque parece que los supuestos representantes de Dios adversan al “diabólico progresismo”, también es cierto los progresistas finalmente se decanten, en secreto, por Chaves, a raíz de la argucia de Figueres. Pero esos movimientos parecen ser pocos en una población amplia no estrictamente progresista, que consideraría otros factores.

¿Qué pasará con los “progres” del PLN, su vicepresidente Laura Arguedas, sus partidarios Leonardo Garnier o María Luisa Ávila? No importan. ¿Qué negocia Fabricio Alvarado? Posiblemente puestos, entre ellos el Ministerio de Educación… Usted tendrá claro por qué.

Por supuesto, esta es una opinión que presume un escenario y unas acciones que aún no se da, de alguna manera establece una proyección sobre algo que podría suceder. No pretendo tener la completa certeza del curso de los acontecimientos, pero los olores de ese horno me indican que por ahí va el tueste de ese pan que pronto veremos salir, si no se quema o se queda en espera.

*Geovanny Jiménez S. El autor es escritor y politólogo.

Sobre el autor del contenido

3 thoughts on “La estrategia está en el horno: ¿Le dará su adhesión Fabricio a Figueres? ◘ Voz propia

  1. la desesperación siempre es una invitación al error. Figueres no se da cuenta que el mantel que tiene es muy chico, si jala para un lado, queda media mesa descubierta, si jala para el otro lado, lo mismo. Ahora se le van a correr las feministas y los sectores más progres.

  2. Las ovejas de Fabricio ahuyentarán a los Figueristas “anti- ramashecos”.No será la solución.

  3. La estrategia final, el CISNE sorpresivo, será un supuesto “reportaje” de Greivin Moya contra Chaves (obviamente pagado por PLN) que harán circular masivamente el sábado 2, de modo que no haya chance de reacción… Ya se sabe…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.