6 de febrero de 2023

La Alianza del Pacífico se tambalea

Según expertos de varios países la Alianza del Pacífico se tambalea porque, después de 10 años, no tiene avances significativos, además de la crisis peruana y los cambios ideológicos.

Comparta en


La crisis política que enfrenta Perú, después del intento de golpe de estado que el ex presidente Pedro Castillo, es una causa, pero no la única. La Alianza del Pacífico se tambalea por más razones.

El mandatario Castillo no había podido asistir a la última reunión de esa alianza en México porque el mismo Congreso -que luego lo destituyó por incapacidad moral- no se lo había permitido. En consecuencia, el presidente mexicano -que tiene la presidencia pro témpore- decidió suspender esa reunión, en la que asistirían los 4 países miembros, pero además varios que desean ingresar, como el caso de Costa Rica.

¿Por qué Alianza del Pacífico se tambalea?

La lentitud con la que avance este foro económico es otro asunto a considerar y no es extraño que así suceda, porque cuando la Alianza del Pacífico empezó los presidentes de Colombia, Chile, Perú y México eran de la derecha capitalista, pero ahora en esos países gobiernan mandatarios de izquierda socialista. Castillo, en efecto, es de tendencia socialista también, pero su sucesora, Dina Boluarte ha sido puesta por la derecha que durante meses atacó de manera incesante al hoy destituido Castillo.

“En primer lugar, se trata de un bloque que fue creado como respuesta al auge de las iniciativas post-neoliberales, de los proyectos de integración de la izquierda en América Latina”, dijo a DW Vladimir Rouvinski, director del Programa de Estudios de la Alianza del Pacífico (PEAP) de la Universidad ICESI, de Cali, Colombia.

“El mecanismo, cuando fue creado, tenía estructuras más ligeras que otros procesos de integración regional. El diseño de la Alianza del Pacífico, en principio, la hace ser mucho más dinámica en la gestión. Es una estructura orientada básicamente al comercio”, apuntó, por su parte, Michel Levi Coral, profesor de la Universidad Andina Simón Bolívar, sede Ecuador. 

Otra razón que arguyen especialistas de varios países tiene que ver con que el objetivo de esta alianza era, inicialmente, realizar alcance con los grandes mercados de Asia, como el de China, Japón, Corea del Sur y demás países de la región.

Ese objetivo ha sido troncado, aunque Australia ha mostrado algún acercamiento y “el único punto que se ha logrado es un acuerdo de asociación con Singapur”, indicó el académico ecuatoriano.

“La alianza ya cumplió 10 años. Y lo que vemos, 10 años después, es que se ha centrado mucho en consolidar los vínculos entre los Estados parte, lo que es muy importante, de manera que se pueda generar cadenas de valor, que les permita ser competitivos. Pero vemos muy poca interacción con el Asia Pacífico”, agregó.

Manfred Wilhelmy, profesor de la Universidad Católica de Valparaíso y del Instituto de Estudios internacionales de la Universidad de Chile, cree que no se han cumplido las expectativas iniciales. “Las relaciones con Asia fueron una idea programática, pero ninguno de los cuatro gobiernos ha visto sus relaciones económicas con Asia en función de la Alianza del Pacífico”, declaró.

El riesgo para Costa Rica

Durante esos 10 años solamente 4 estados se mantienen en esta alianza y no avanzan las solicitudes de los demás interesados en participar.

En Costa Rica y países de Centroamérica los resquemores van más allá, se trata de poner a competir una economía agrícola pequeña -aún rústica y poco mecanizada- con otras muy grandes que absorben las grandes producciones y pueden facilitar mejores precios en el mercado internacional.

¿Existen estudios serios y responsables que analicen realmente las ventajas para este país de pertenecer a grandes mercados? Muchos ex jerarcas del campo agropecuario y especialistas en esas áreas ven con horror el ingreso de Costa Rica a esta alianza, porque anuncia el fin de muchas actividades agrícolas que hoy tienen prosperidad.

Costa Rica tiene tratados de libre comercio con Chile, Perú, México y Colombia, y en todos el balance comercial es perjudicial.


Con información de DW

Comparta en