Junio inicia con la semana más intensa de la pandemia: ¿cuáles son las fuentes de contagio? ◘ Análisis

El mapeo de casos nos dice que San Carlos y San Ramón de Alajuela, Pococí, Cañas, Abangares, Los Chiles y Puntarenas, son los cantones donde se dieron los focos que, en parte, suscitaron el crecimiento de nuevo casos.

  • Suscríbase ahora mismo y RECIBA GRATIS una copia digital del libro “Así somos los ticos”, una obra fundamental sobre el cómo somos los costarricenses, en lo bueno y en lo malo. Valor de mercado: $19.
  • Este es contenido exclusivo para suscriptores PLUS, abierto por unas horas de manera promocional.

En la víspera de junio, el domingo 31 de mayo había 9 casos nuevos confirmados para un total de 1056 casos. La semana anterior el promedio de casos por día había sido de 18, un número manejable.

No incluidos en el conteo, se reportaban en total 46 casos de camioneros que habían dado positivo, pero no entraron al país.

Luego vinieron las tensiones entre empresarios y los gobiernos de Centroamérica con Costa Rica porque se impidió el ingreso de los transportistas a raíz de esas pruebas positivas. Luego de varios días, las negociaciones dieron frutos y se estableció un modelo para el ingreso y paso controlado de furgones con mercadería.

Entonces el tema ya no eran los transportistas, sino las denuncias reiteradas del ingreso de grupos de trabajadores nicaragüenses de manera ilegal por puntos ciegos de la frontera. La Fuerza Pública capturaba carros y camiones con indocumentados a lo largo de la frontera pero, según los vecinos, por las noches las personas se juegan la vida a través del monte en busca de su comida en las piñeras y plantaciones de la zona, además de la colaboración de vecinos que cobran por transportarlos.

El lunes 1 de junio los datos revelaban un aumento leve, pero amenazante, de 28 casos en un día. El martes fueron 21 casos y las alarmas se prendieron cuando -con información filtrada incluso- el número subió a 52 casos. Y aunque los siguientes 3 días el número bajó y mantuvo un promedio de 35 casos por día, la población se quedó con la alarma en vilo.

Estábamos pasando de un promedio de 18 casos por día a 35 casos por día, de una semana a la otra, es decir, duplicando el número.

Entonces las miradas se enfocaron en la frontera norte y no faltaron las culpas y los reproches a raíz del miedo de un contagio comunal y luego masivo en el país. Pero los números no son tan determinantes para culpar del aumento de casos al ingreso de extranjeros.

El 31 de mayo habían 209 contagiados extranjeros y para el 6 de junio 272 casos, lo que implica un aumento de 63 casos en 6 días, en promedio 10.5 casos por día de extranjeros. En cuanto a los nacionales se trataba de 843 el 31 de mayo y una semana después llegaron a 991 casos, es decir, un aumento de 148 casos, con un promedio de 27 casos por día. Así las cosas, se contagia un extranjero por cada 3 nacionales.

En el caso de los nacionales, debemos entender que son contagios por contacto local ante el incumplimiento de las medidas sanitarias establecidas, aunque algunos casos serán por contacto con extranjeros, sin embargo, esos números no están disponibles. Tampoco podemos saber si todos los casos de extranjeros son de nicaragüenses indocumentados que ingresan o son parte de alguna línea de contagio que viene de hace 3 meses cuando empezó la historia en Costa Rica.

En otras palabras, la información que aporta el Ministerio de Salud no nos permite saber si los casos son nativos (clusters internos) o importados (que vienen de afuera). Lo cierto es que las dos fuentes siguen vigentes y son potenciales focos de difusión.

Otro enfoque es geográfico y nos dice que hay cantones donde la expansión del virus se acelera, como sucede en San Ramón y San Carlos de Alajuela, donde se reportan 54 y 76 casos respectivamente. El mapa de casos nos dice que esos dos cantones, en conjunto con Pococí, Cañas, Abangares, Los Chiles y Puntarenas, son los cantones de esa región que reportan más casos activos recientes, con menos recuperaciones.

En el Valle Central preocupa el caso del cantón de Heredia, donde se reportan 59 casos y solamente 16 recuperados a este momento. Alajuela, Santa Ana, Escazú y Garabito tienen contenida la expansión que al principio fue preocupante, mientras en San José la situación está en proceso de recuperación, en el limbo entre el control y la expansión.

Las medidas aplicadas con énfasis en la Zona Norte atacan los focos localizados en las comunidades y con los clusters identificados, no obstante la amenaza de nuevos focos de contagio es permanente. El resultado de esas medidas se podrá ver, entonces, en la semana que viene. Lo cierto es que la semana pasada representó el crecimiento más alto de casos desde el primer día, hace 3 meses exactos, lo que coincidió con la reapertura de algunos espacios comerciales y de interacción humana.

La vicepresidenta Epsy Campbell ha realizado varias giras a la Zona Norte para supervisar el trabajo de contención de indocumentados.

El Ministerio de Salud, mientras tanto, no quiere aportar los datos que nos permitan valorar si las fuentes de contagio provienen de la inmigración o del descuido de los costarricenses, aunque los números disponibles indican que parece ser en dos tercios por la segunda razón.

Aunque algunos quisieran culpar a los migrantes del crecimiento de casos, lo cierto es que el descuido de los costarricenses (casos nativos) sigue siendo la principal causa, además de ese foco de contagio importado. Por supuesto, esa realidad puede cambiar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *