José León Sánchez y Walter Ferguson reciben merecidos premios de cultura

Geovanny Jiménez S. Durante muchos años amplios sectores del país reclamaron por conceder el Premio Magón de Cultura a don José León Sánchez, pero no se había cumplido. Hoy, esa deuda moral del sector cultura costarricense ha sido saldada por un jurado. (Ver video entrevista con Culturacr.net al final de esta nota).

De igual manera, se concede el Emilia Prieto de “Patrimonio Cultural Inmaterial” al gran Walter Ferguson, sin duda otro premio con todo merecimiento.

Al igual que el Premio Nacional de Cultura Magón – que en esta ocasión fue otorgado al escritor José León Sánchez-, el Premio Nacional al Patrimonio Cultural Inmaterial Emilia Prieto Tugores constituye un reconocimiento a la labor cultural de toda una vida que evidencia un decidido nivel de aporte al fortalecimiento del entorno y el desarrollo cultural costarricense, informó el Ministerio de Cultura y Juventud.

Clic en imagen para nueva fecha de este tour.

“Don José León Sánchez y don Walter Ferguson, además de legarnos su obra valiosísima y vasta, de su talento como creadores y de su trayectoria, nos han educado e inspirado en torno a la diversidad y las diferentes realidades que caracterizan a nuestra sociedad”, expresó la ministra de Cultura.

SÁNCHEZ ALVARADO. Es el escritor más leído en la historia de la literatura costarricense. De él se conoce la novela “La isla de los hombres solos”, que fuera llevada al cine en varias oportunidades, un best seller mundial que cruzó muchas fronteras y narra la vida inhumana en el antiguo presidio de San Lucas, ubicado en esa isla homónima.

También escribió otras valiosas obras como Tenochtitlán y Campanas para llamar al viento. Su cuento “La niña que vino de la luna” ganó los primeros Juegos Florales que se realizaron en el país. Tanto su novela más conocida como ese cuento los escribió estando en la cárcel de San Lucas, donde él también sufrió vejaciones durante varias décadas, por un supuesto crimen del que luego fue absuelto judicialmente y por el que la misma Iglesia Católica le pidió perdón.

Su historia está marcada por el dolor y la gloria, pero su aporte a la literatura costarricense es innegable y ahora que es un octogenario finalmente la institucionalidad del país le reconoce un mérito que muchos pedían a gritos desde hace muchos años.

A continuación un resumen del fallo del jurado 2017, aportado por el Ministerio de Cultura y Juventud:

  1. El jurado decide otorgarle el Premio Magón a José León Sánchez por la fama que le ha aportado al país, con sus escritos de máxima envergadura.
  2. Destaca su condición de artista autodidacta y que, ante cualquier controversia en torno a Don José León,  debe primar la valoración de su aporte a la cultura costarricense.
  3. De lo escrito por el señor Sánchez, se hace especial mención a sus obras “La isla de los hombres solos” y “Tenochtitlán”, considerada como la que mejor describe la cultura y la realidad azteca y obra culmen de una literatura que en Costa Rica y en Latinoamérica no tiene precedentes y el mejor aporte lingüístico en el país en los últimos años.

Usted puede ver una entrevista que Culturacr.net le hizo al escritor hace unos años, en video, al final de esta nota.

FERGUSON. “El jurado creyó que este es un homenaje que le debe hacer el país a don Walter Ferguson por su enorme trayectoria y trascendencia, no solo a nivel del Caribe de Costa Rica, sino a nivel internacional, en todo el Caribe Centroamericano y las islas que comparten ese sentimiento de lo que él expresa y transmite en sus calipsos. Además, en Cahuita se le reconoce como un líder de la comunidad y esto, sumado a otros aportes, como el rescate del inglés criollo, también se consideró para este premio. Don Walter representa el espíritu del Premio Emilia Prieto Tugores”, manifestó Javier Salazar, jurado y jefe de la Unidad de Divulgación y Educación del Centro de Patrimonio.

El premio tiene una dotación económica de aproximadamente ¢7.600.000.

Según la página de información cultural del MCJ, Sicultura, Walter Ferguson es el mayor exponente del calipso limonense, considerado como “King Calypsonian” (Rey del Calipso). Ferguson nació en el año 1919 en Cahuita, Limón. A la edad de siete años ya sabía tocar la guitarra, la armónica y la dulzaina. Vivió una infancia y adolescencia sin mayores dificultades pues su padre trabajaba en la United Fruit Company. (Ferguson, W. 2004)

Su primer calipso “A sailng boat” lo compuso a la edad de 20 años durante la Segunda Guerra Mundial. Después de que se retirara la compañía bananera de la zona de Limón se complicó su situación económica. Vivían de la recolección del cacao que durante ese tiempo fue atacado por la enfermedad llamada monilia y se perdieron varias cosechas. Ferguson trataba sobre los temas que se vivían y durante el acontecimiento de la monilia compuso un calipso que aún se recuerda en Limón y es interpretado por bandas de reggae y calipso. (Ferguson, W. 2002)

Mr. Ferguson creó alrededor de 100 calipsos, pero no hay registros porque en ese tiempo no existían grabadoras y él no las escribía. En el año 1982 se galardonó la canción “Black man food” interpretada por Buda, pero escrita por Ferguson. No recuerda algunos de esos calipsos que compuso, sin embargo, gente de la localidad y bandas de calipso limonense las han recuperado, por ejemplo, Manuel Monestel, del grupo Cantoamérica, logró que las canciones de Ferguson fueran escuchadas en San José.  (Ferguson, W. 2004)

Audiovisuales UNED creó el documental Ferguson, trovador de Cahuita que explica la vida de Mr. Walter Ferguson, en donde relacionaba la comunidad de Cahuita con su vida. Para el año 2002 la editorial de la UNED, inspirados en su vida y en la letra de sus canciones, creó un libro en el cual se habla de la vida de Ferguson y se analizan algunas de sus calipsos más reconocidos.

Actas de los jurados: https://tinyurl.com/y7ewf34c

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *